Suscriptor digital

Fernando Dente espera su debut al "Bailando por un sueño 2015" con ansiedad, pero sin miedos ni prejuicios

Dente aceptó estar en Bailando por un sueño 2015 porque "es un programa que tiene mucha exposición" y quería saber "qué le pasaba" con eso
Dente aceptó estar en Bailando por un sueño 2015 porque "es un programa que tiene mucha exposición" y quería saber "qué le pasaba" con eso Crédito: Gerardo Viercovich
El actor llega a la pista de baile más famosa del país; en diálogo con Personajes.tv, contó cómo se prepara
Silvina Ajmat
(0)
13 de mayo de 2015  • 17:11

Fernando Dente marca el número de teléfono de un conocido canal televisivo y espera. Lo atiende la operadora y él va al grano: quiere saber si hay un casting para algún programa porque está decidido a actuar en la televisión. Sueña con eso. También con subirse a cantar en un crucero para recorrer el mundo, aunque sabe que tendrá que esperar. Recién a los 18 años podrá aplicar para ser cantante de cruceros. Y tiene solo 9.

A los 25, Fernando Dente recuerda a ese niño con una ternura extrema. Se ríe pero sabe que no estaba del todo equivocado. Con 18 no pudo pedir trabajo en un crucero porque ya había firmado contrato para protagonizar su primera película, High School Musical, luego de ganar un certamen de comedia musical que se transmitió en formato de reality show televisivo. No hubo crucero, pero sí llegó a la televisión. Consagrado actor y director de musicales, su carrera parece no tener techo: protagonizó las producciones argentinas de obras consagradas en Broadway como Despertar de primavera y Casi normales; y dirigió la versión local de Criatura emocional; hizo Tango Feroz; ganó premios y arrasó en la edición pasada de otro reality, Tu cara me suena. Fue su extraordinaria interpretación de un cuadro de Footloose lo que llamó la atención de Lourdes Sánchez, bailarina que ya es parte del staff fijo de " Bailando por un sueño ", que de inmediato fogoneó la convocatoria de Dente. Quería bailar con él. Hoy, debutan en la pista del recién inaugurado "Bailando 2015" con el coach que todos quieren tener como director del equipo: el Negro Carrizo.

«Nunca me iría a probar suerte en ningún lado. A mí me gusta mucho trabajar acá. No estoy en un trabajo de transición»
«Nunca me iría a probar suerte en ningún lado. A mí me gusta mucho trabajar acá. No estoy en un trabajo de transición» Crédito: Gerardo Viercovich

Sonríe gigante y se pone inquieto cuando piensa en que pronto pisará el estudio de televisión más mirado del país. "Me hace ruidito la panza", dice a Personajes.tv como un niño que está "en la cola de la montaña rusa". "Me siento en un parque de diversiones". Sin embargo, animarse a la pantalla de Marcelo Tinelli no es una decisión fácil. No. El quinto jurado. El puntaje 0. La lengua karateca de Moria Casán. La intransigencia de Nacha Guevera. La competencia feroz tras bambalinas. Los llantos, los gritos, los rumores. Hace muchos años que todos sabemos lo que significa "Bailando por un sueño".

-Lo pensé muchísimo, muchísimo.

-¿Por qué tanto?

- Es un programa que tiene mucha exposición y quería saber qué me pasaba a mí con eso. Lo que más me motiva de todo es ensayar tres horas por día con el Negro Carrizo, no se me ocurre otra escuela donde lo pueda conseguir y encima me pagan. Creo que le puedo sacar un provecho muy especial. Estar con Marcelo, con Lourdes... Me divierte, me resulta muy entretenido y una experiencia distinta. Pienso en los ritmos, en poder estar hasta el final. En el aquadance... Te guste o no te guste es el programa más visto de la Argentina y todo el mundo sabe lo que es el aquadance. Es muy tentador estar ahí. También me da mucha ilusión ver cómo va a salir mi cuerpo con todo esto. Dónde voy a poder volcar toda esta experiencia. Haciendo musicales en la televisión es donde más aprendí. Porque hay una cosa de resolver, de lo inmediato que te da un entrenamiento increíble.

-Cuando se prende la cámara, ¿lo disfrutás o lo padecés?

-No lo padezco para nada [Risas].

- Hay otras cosas del show que no tienen que ver con el baile, están las peleas, los escándalos, los jurados "malvados", ¿cómo te preparás para eso?

-Yo confío mucho en mí. Voy a ir a trabajar. No me da miedo porque no me imagino generando algo incómodo o algo molesto. Si pasa, no pasa nada. Sonreiré y listo. Me puede pasar ahora o en una obra de teatro , porque uno no puede dominar a los otros, pero me conozco a mí, no soy de confrontar, no soy peleador. Soy muy tranquilo, así que esa parte no me asusta. No me detengo mucho en pensar en eso porque sería alimentar un fantasma y, en realidad, todavía no sé qué va a pasar.

"Podés tener un exabrupto, pero si la seguís… son personalidades. En mi caso, me conozco. Si me pasa, no sé, me sorprenderé de mí mismo."

-También se dice que el "Bailando..." te va llevando a la polémica, al escándalo, ¿creés que te puede pasar?

-Yo creo que es un show muy volátil y con muchas puntas. Deseo que mi lugar se encuentre en una punta en la que yo me sienta cómodo. Sé que siempre el lío o la pelea va a ser lo más llamativo, pero yo también me acuerdo del tango que bailó Mora Godoy. También de las parejas que pasaron sin pelearse. Sí, existen las peleas, pero nadie se presta a nada de lo que no se quiera prestar. Podés tener un exabrupto, pero si la seguís... son personalidades. En mi caso, me conozco, si me pasa, no sé, me sorprenderé de mí mismo, sería porque me tendría que pasar. Sería muy raro, como si mañana amaneciera hablando en ruso. No sé. Tampoco soy un necio que voy a hacer lo mío solamente.

«No soy prejuicioso»
«No soy prejuicioso» Crédito: Gerardo Viercovich

-¿Cómo preparás tu "personaje" para el show?

-Voy a tratar de ir fresco al encuentro. Enseguida te das cuenta de lo que representás para el otro, si te gusta, lo alimentás o lo llevás para otro lado. No tengo pensada ni media previa ni caer con salamines de Tandil. Al menos para la primera, no [risas].

- ¿Cómo te llevás con Lourdes Sánchez?

-Ella es una bailarina divina, está muy feliz con el Negro, los dos deseábamos mucho que él fuera nuestro coach. Ella me lleva años luz en el certamen, la tiene clarísima, y desde un lugar muy genuino, en el que yo me siento muy cómodo. La sigo bastante. Nos escuchamos mucho. Es una muy buena compañera de trabajo.

"No tengo pensada ni media previa ni caer con salamines de Tandil. Al menos para la primera, no".

-¿Qué es lo que más te atrae de ShowMatch?

-Lo que pasa con la gente, esa es la diferencia con otros programas. La gente que te saluda y todavía no me vieron, no saben qué doy, esa es la gran diferencia.

-¿Cómo fue el primer encuentro con el elenco del "Bailando...", el día de la foto grupal?

-Pensé que me iba a impactar mucho más. Lo viví con una naturalidad, lo cual me asusta. ¡Qué rápido que me adapto! [Risas] Me sentí bárbaro. Súper bien. Era mucha gente. Hablé mucho con Campi, a quien admiro mucho, es un artista increíble. Todos me cayeron súper. Parece que la pasan bien.

-¿Cómo te cayó Marcelo?

-Súper bien, me dio una buena impresión. Me dijo que tenía ganas de que cante, así que cantaré, es una gran oportunidad.

-¿Te preocupa lo que diga el jurado? Algunos lo padecen...

-Creo que lo padecen más los que vienen de otro palo al programa, que no están acostumbrados a las devoluciones. Yo estoy acostumbrado a que me mimen y a que me den con un palo. Es algo por lo que atravieso casi a diario en mi trabajo.

-Muchos artistas cuestionan el "Bailando..." y a los realities en general, ¿tenías prejuicios antes de ser invitado al programa?

-No soy prejuicioso. El prejuicio me lo saqué de chiquito. Estudiaba con [Hugo] Midón y quería ir a High School Musical. Aprendí a no hacer un juicio de valor de ningún proyecto. Para mí las cosas están buenas y están malas. Hay cosas mucho peores en cartel que un reality y premiadas.

-¿Qué te dijeron en el entorno del musical?

-No lo abrí tanto al tema porque no soy de hacer encuestas globales, pero en general todo el mundo me dice qué bien. Obvio, qué me van a decir, ¿no? [risas]. Mi gente más cercana confía en mí, en mis decisiones. Pero varias veces tuve que tomar decisiones polémicas y siempre, le pregunte a quien le pregunte, depende de mí.

-¿Cuáles son las ventajas y las desventajas para un actor como vos de entrar en un reality?

-La ventaja de los realities es el entrenamiento que te da. Es único y es real. Una vez que estrenaste la obra, la función anda. En cambio acá, la carátula cambia toda la semana. La desventaja es que uno se envicie con eso. Perderse de ir al detalle y buscar la perfección porque te acostumbrás a resolver y por ahí te perdés lo más lindo que es el proceso.

-¿Cómo te llevás con la fama?

-La gente es muy afectuosa conmigo. Mucha gente me tiene asociada a Casi Normales, lo cual me llena de orgullo. Siempre se acerca con muchísimo respeto. Desde Tu cara me suena registran más quién soy y qué hago. Es precioso y muy poco invasivo por ahora, muy agradable. Me dejan con una sonrisa. Me gusta mucho que se conozca mi trabajo, es lo que más me atrae de la televisión.

-Tu cara me suena también te dio reconocimiento internacional, ¿cómo se siente la repercusión en otros países?

-Me sorprende, me alegra. Todo me parece fascinante, como un parque de diversiones, ese es el primer impacto que recibo. Es muy extraño, vos me decís, España, es un país que me encanta, entonces me divierte, me da mucha ilusión que mi trabajo alguna vez me lleve a pasar por muchos lugares. Por supuesto que Broadway es un sueño, pero el mundo es lo que me encanta. Y me gustaría que hubiera una gira con algún proyecto…. La idea de tour, me copa. Lo sigo a Ricky Martin en Instagram y veo que está haciendo un recital en Nueva Zelanda y pienso qué loco.

-¿Te irías a probar suerte en Broadway?

-Nunca me iría a probar suerte en ningún lado. A mí me gusta mucho trabajar acá. No estoy en un trabajo de transición. Me gusta el mundo pero para volver acá. Para ir a Browaday a hacer "Arbol 14", no, no pasa por ahí. Me iría a vivir, de última, y viviendo ahí vería qué sucede, pero ir a tocar puertas, no.

«Me gusta mucho que se conozca mi trabajo, es lo que más me atrae de la televisión»
«Me gusta mucho que se conozca mi trabajo, es lo que más me atrae de la televisión» Crédito: Gerardo Viercovich

-¿Cómo te preparás físicamente para bailar? ¿Alguna dieta especial?

-Nutricionista, gimnasio cuatro veces por semana. En el ensayo, tenemos media hora de preparación física tremenda. Hay días que no puedo moverme después. Trato de comer bien, de dormir. Que el cuerpo esté descansado. Los fines de semana no hacer nada.

-¿Qué nos podés adelantar de lo que vamos a ver?

-La coreo está buenísima. Muy difícil porque no para un instante. Muy de baile de pareja, que es algo que yo nunca hice. Así que es todo un aprendizaje.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?