Suscriptor digital

El oficinista multipropósito de Lotus

En esta edición de la conocida suite hay nuevas aplicaciones, técnica de reconocimiento del habla, compatibilidad y, además, está a salvo del bug del año 2000
(0)
2 de noviembre de 1998  

Desde las primeras versiones del SmartSuite , o de productos que la integraban, como el software Lotus 1-2-3 , su principal característica era la amplitud de prestaciones. Si tomamos por ejemplo la planilla de cálculo que citamos, ésta era capaz de efectuar en forma sencilla cálculos con matrices cuando otras sólo podían hacerlo mediante largas fórmulas.

En pocos años, Microsoft se fue adueñando de la base instalada de productos para la oficina y el hogar como procesadores de texto, planillas de cálculo y base de datos. Si no se es compatible con las aplicaciones de la empresa de Bill Gates, aunque el software sea estupendo, el usuario puede sentirse como un paria. Su archivo creado en el programa de otra compañía no puede ser corregido con el Word o el Excel del trabajo o de la casa. No hay otra solución que migrar al Microsoft Office.

Por eso, la gente de Lotus puso en la compatibilidad uno de los objetivos fundamentales que debía cumplir si quería seguir en la carrera. De igual manera, se decidió que el Millennium pudiera trabajar perfectamente con los archivos nativos de la suite de Corel o que pudiera aplicar extensiones de ésta a los generados con los programas de Lotus.

Trabajar sin teclado

La mayoría de los productos que comprenden el SmartSuite Millennium Edition son conocidos: el procesador de texto Word Pro , la planilla de cálculo Lotus 1-2-3 , la base de datos Approach , el desarrollador de presentaciones Freelance Graphics , el software de grabación de pantallas ScreenCam , la agenda Organizer , y el administrador SmartCenter , que se ubica en el desktop de la PC.

También hay dos novedades: el editor de HTML Lotus FastSite y que el Word Pro y el Lotus 1-2-3 incorporen la tecnología de reconocimiento del habla de IBM ViaVoice Gold . El Lotus FastSite es un software que permite la creación de páginas sencillas de Web sobre la base de archivos de un procesador de textos o una planilla de cálculo.

El programa de reconocimiento de voz de IBM ViaVoice Gold permite que uno le dicte a la máquina cuando se está usando el Word Pro o la planilla de cálculo Lotus 1-2-3. El modo del habla es continuo. Los requerimientos mínimos de hardware para utilizar esta capacidad del programa es de una Pentium a 150 Mhz con tecnología MMX o Pentium a 166 MHz, 32 MB de RAM trabajando con Windows 95/98 o 48 MB para Win NT.

El hardware mínimo que se necesita para poder usar el SmartSuite es de 8 MB de memoria trabajando en el entorno Win 95/98 y de 16 MB para Windows NT. Se debe tener un espacio libre mínimo de disco de 96 MB para instalar todas las aplicaciones de la suite. Uno de los caballitos de batalla de este nuevo producto será también su precio: en la Argentina, 99 pesos más IVA. Para el ámbito corporativo, es decir mucha cantidad de puestos de trabajo instalados, el costo se reduce sustancialmente.

¿Y la meneada compatibilidad? La probamos. Se tomaron varios archivos creados en Microsoft Word, Excel y Access. Se los abrió con los productos homólogos de Lotus y se verificó que no había problemas para este proceso. También se incorporaron cambios trabajando con el SmartSuite y se los salvó en el formato nativo. Nuevamente se los ejecutó mediante las aplicaciones de origen. El resultado: se habían guardado perfectamente los cambios.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?