Suscriptor digital

España devela en las urnas cómo será su nueva era política

Según las encuestas, ningún partido lograría una mayoría clara
Martín Rodríguez Yebra
(0)
24 de mayo de 2015  

MADRID.- España descubrirá esta noche a qué se parece la nueva era política sobre la que tanto se teoriza desde hace meses.

¿Se acaba irremediablemente el modelo bipartidista de conservadores y socialistas? ¿Cuánto transformarán el mapa de poder los emergentes Podemos y Ciudadanos? ¿Nace una etapa de fragmentación extrema, pactos imposibles y gobiernos débiles, alla italiana?

Las elecciones municipales y regionales de hoy esbozarán respuestas a esas intrigas, cuando faltan seis meses para el recambio presidencial. Los líderes políticos contienen la respiración: los últimos sondeos publicados muestran resultados inciertos y cifras récord de indecisos.

Se eligen los alcaldes de los más de 8000 municipios españoles y los gobiernos autonómicos en 13 regiones (todas menos Andalucía, Cataluña, Galicia y País Vasco).

El resultado habrá que leerlo en varios niveles. El primero concierne al Partido Popular (PP), del presidente Mariano Rajoy. ¿Podrá mantenerse como primera fuerza en el orden municipal y retener los diez gobiernos regionales que arriesga, sobre todo su bastión emblemático de Madrid?

Después de cuatro años en el poder, el PP vio derrumbarse su prestigio, sobre todo a raíz de los casos de corrupción que sacudieron a buena parte de su dirigencia. Si tropezara hoy, Rajoy quedaría herido en su carrera hacia la reelección.

Otro foco de atención fundamental será el nivel de inserción que consigan los partidos Podemos y Ciudadanos. Algunas encuestas les otorgan opciones de dar un vuelco decisivo en grandes centros urbanos, gracias a una movilización sin precedente de los votantes jóvenes, entre quienes más se siente la ilusión de un cambio.

Los indignados de Podemos decidieron no anotar candidaturas con su marca en las municipales. Alentaron, en cambio, la formación de frentes de izquierda en las principales ciudades para buscar triunfos simbólicos.

Gran parte de su suerte se juega en Madrid capital, donde apoyan la candidatura de la ex jueza Manuela Carmena. La consultora Metroscopia la colocó cabeza a cabeza con la postulante del PP, la polémica pero muy popular Esperanza Aguirre.

Desbancar a Aguirre sería un enorme golpe de efecto para el líder de Podemos, Pablo Iglesias (y el desastre total para Rajoy).

También apuesta a un batacazo en el ayuntamiento de Barcelona. Podemos respalda a la activista antidesalojos Ada Colau, que según la encuestadora Gesop llega en un empate técnico con el actual alcalde, Xavier Trias, nacionalista de Convergència i Unió (CiU). Una derrota de Trias dejaría resquebrajado el proyecto independentista de Cataluña.

Podemos sí expone su nombre en las elecciones regionales. Se ilusiona con obtener una cuota de poder decisiva en la Comunidad de Madrid y con pelear el gobierno en Aragón, donde postula al argentino-español Pablo Echenique.

Ciudadanos aspira a cosechar segundos y terceros puestos en los grandes centros urbanos y a convertirse en la balanza del poder ante la eventualidad de gobiernos sin mayoría. Su líder, el catalán Albert Rivera, busca instalarse como una opción de cambio moderada.

Las elecciones darán también una oportunidad al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) para probar que puede resucitar desde el pozo en que cayó tras el caótico final del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, fulminado por la crisis económica.

Incertidumbre

La mayor tensión se centra en Madrid. El PP defiende una amplia mayoría tanto en el gobierno autonómico como en el ayuntamiento de la capital. Las encuestas le auguran un retroceso sensible. La intriga es si podrá conseguir al menos la primera minoría. Y evitar después un pacto de izquierda entre el PSOE y Podemos.

Valencia es otro feudo en peligro para los conservadores. En los últimos cinco años todos los megaescándalos de corrupción en España (desde Nóos hasta Gürtel) involucraron al PP valenciano.

Si no ocurre un giro imprevisto, lo más complicado empezará después del escrutinio de los votos. El escenario de división entre cuatro partidos abrirá delicadas negociaciones para formar gobierno en casi todas las regiones y en los municipios importantes.

El espejo es lo que ocurre en Andalucía, la autonomía más grande del país. La socialista Susana Díaz ganó las elecciones en marzo pasado por una amplia diferencia, pero se quedó a nueve bancas de la mayoría.

Díaz todavía no consiguió que sus rivales le permitan asumir, ya sea votando su investidura o absteniéndose. Si no lo logra, pronto deberá convocar nuevos comicios.

CANDIDATOS A SEGUIR

Dolores de Cospedal

Partido popular

Secretaria general del PP, busca la reelección como presidenta regional de Castilla-La Mancha

Esperanza Aguirre

Partido popular

Si perdiera la alcaldía de Madrid, sería un fuerte revés para los conservadores

Pablo Echenique

Podemos

Nacido en la Argentina y referente de Podemos, compite por la gobernación de Aragón

Ada Colau

Barcelona en común

Aliada de Podemos, compite por la alcaldía de Barcelona; se hizo conocida por su lucha contra los desalojos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?