Adrián Villar Rojas, o cómo convertir las ruinas en un éxito planetario

Tiene 35 años y en Rosario, donde nació, lo llaman "el Messi del arte"; expone ahora en la Bienal de La Habana, pero su agenda incluye el Pompidou de París y el Guggenheim de Nueva York
María Paula Zacharías
(0)
26 de mayo de 2015  

Adrián Villar Rojas es sin dudas el artista argentino con mayor éxito internacional de la actualidad. Su agenda 2015 marea. En la primera mitad del año expone simultáneamente en cuatro continentes. Ahora se encuentra en la Bienal de La Habana, donde colocó más de 60 nidos de hornero (aves fieles y laboriosas) en árboles, faroles, aleros de edificios y postes de luz en Casablanca, Habana Vieja, Vedado, Centro Habana y Playa, sedes del encuentro. En marzo dejó inaugurada la obra Planetarium en la Bienal de Sharjah, en Emiratos Árabes. De ahí voló a Estocolmo para montar Fantasma, en el Moderna Musset. En junio, integrará la colectiva Storylines Contemporary Art en el Guggenheim de Nueva York. Julio lo encontrará con una muestra de obras adquisición en el Centro Pompidou de París. Para septiembre, estará a la vez en la Bienal de Estambul, Turquía, y con la muestra individual Two Suns, en la prestigiosa Marian Goodman Gallery de Nueva York. El año no termina ahí. En noviembre inaugura una exposición en la Fundación Sandretto, en Torino, Italia.

Por estos días, se encuentra en La Habana custodiando a sus nuevas criaturas, que pertenecen a la serie Brick Farm. Como todo nido, están hechos de barro, paja y hierbas: objetos vivientes, algunos naturales y muchos construidos, de incierta durabilidad a la intemperie. Villar Rojas investiga la fricción entre naturaleza y artificio, incorporando al tiempo como una variable, y se esperanza con ver las reacciones de la fauna local. Los nidos ya se han instalado en Nueva York, Zurich, Atenas y en la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur, aunque nunca en tal cantidad, y mezclan barro de origen, Rosario, y de destino.

Este rosarino imparable de actitud taciturna tiene sólo 35 años. Viendo su trayectoria, parece que fue hace siglos (y no hace once años) cuando ganó el certamen Curriculum Cero de la galería Ruth Benzacar, con el que despegó su carrera. Sus megainstalaciones han hecho pie en lugares icónicos como el Jardín de las Tullerías, de París, a metros del Museo del Louvre, y el MoMA de Nueva York. Estrenó edificios como la Fondation Louis Vuitton en París, la Serpentine Sackler Gallery y paseos como la High Line neoyorquina. En los últimos años, no alcanzan los dedos de la mano para contar sus presentaciones anuales. No por nada en Rosario hablan de él como "el Messi del arte". Joven, de éxito planetario, indiscutible talento reflejado en golazos de muestras.

Sus trabajos son cada vez más grandes. Esculturas que revalorizan el trabajo humano, el esfuerzo y las horas. A veces, pocas piezas monumentales. Otras, cantidades industriales de pequeñas figuras. Artesano, constructor, arquitecto, instalacionista, dibujante, pintor o escultor, lo suyo es pura poesía: Lo que el fuego me trajo, El momento ma?s hermoso de la guerra no sabe distinguir el amor de cualquier sentimiento, La inocencia de los animales, Los teatros de Saturno, se titulan algunas de sus muestras.

La arcilla, material frágil y quebradizo, hace que en cuestión de horas sus piezas parezcan ruinas. Villar Rojas se pregunta qué va a quedar de su obra cuando él ya no esté. De qué se harán sus retrospectivas. "El 90 por ciento de lo que he estado haciendo en los últimos cinco años de mi vida ya no existe más. Soy un artista que está masacrando su propia práctica", dice al pie del site specific Fantasma, en Estocolmo, una plataforma luminosa sobre la que se exhibe una acumulación: zapatillas viejas, mp3 entre escombros, una mujercita con pierna ortopédica, un robot devastado, calamares, berenjenas y otras piezas que no se sabe si son animales, vegetales, minerales, productos industriales o esculturas. O todo eso a la vez, mutando en el tiempo, pudriéndose o creciendo. Se complementan con fotos reales del Monumento a Colón acostado detrás de la Casa Rosada, que perfectamente se encuadra en su trabajo. Poetiza, una vez más, la muerte, un futuro incierto, la nostalgia o lo venidero.

En Sharjah continúa montada Planetarium en una antigua fábrica de hielo de 2400 metros cuadrados intervenidos con raras columnas construidas con capas de materiales: pintura, hormigón, metal, ropa, semillas, caracoles, piedras volcánicas y pájaros en descomposición. Villar Rojas no está solo. Para hacer todo lo que hace, tiene un equipo de colaboradores y entiende su tarea como la de un director de una compañía teatral itinerante. Es difícil distinguirlo en medio de su tribu laboriosa, que vive en ropa andrajosa y zapatillas eternamente polvorientas. En 2011, para modelar las 25 toneladas de materiales que insumió la escultura monumental El asesino de tu herencia, con la que representó al país en la 54» Bienal Internacional de Venecia, trabajó con dieciséis escultores, constructores, productores y diseñadores. Luego, estuvieron dos meses modelando un cañón de 90 metros y 40 toneladas instalado a pasos de la pirámide del Louvre. Cuando terminó la muestra lo destruyeron, por la imposibilidad transportarlo. Villar Rojas piensa que quizás algún día él no estará y sus colaboradores serán autónomos y seguirán pensando en las mismas ideas. Su obra se mantendrá viva en ellos o en los hijos de sus hijos. Se esperanza con un círculo infinito que lo expanda más allá de sí mismo. De eso habla con LA NACION:

-¿Cómo es tu forma de trabajo?

-A lo largo de los años, y particularmente en el último tiempo [2013-2015], ha cobrado cada vez más fuerza la idea de estar encarnando una suerte de compañía teatral itinerante, sin base fija. En esta compañía, un grupo de actores expertos en improvisación va desplegando una relación muy dinámica, fluida y cambiante con su director de escena. Con o sin libreto previo, este director de escena comunica a sus actores -en forma individual o grupal-, a través de múltiples canales y soportes, una serie de informaciones en torno a la realización de operaciones que, supuestamente, llevarán a la concreción de un montaje. Ahora bien, la comunicación siempre es fallida, distorsionada, pero es en esa falla constitutiva donde emerge la mayor riqueza de este intercambio humano.

-¿Cómo funciona en la práctica?

-Esto es un teatro. Yo escribo y dirijo un guión que trabaja las fortalezas y debilidades de mis actores. El trabajo coral performático se registra a través de la fabricación de objetos. Ahora bien, la lógica de la puesta en escena no siempre es la misma: no hay un patrón o técnica rígida, sino más bien un conjunto plástico de posibilidades. Esto no implica que siempre estamos en un ambiente creativo: en ocasiones la puesta en escena exige el montaje de una escenografía más dura, por ejemplo una fábrica con tareas seriadas y estructuradas, con una bajada de planes que incluyen ingenieros, arquitectos y medidas muy precisas. En estas ocasiones, la bajada de información se acerca más al código que al símbolo. Otras veces, se trata de un simple dibujo que arrimo a alguno de mis colaboradores, o una charla donde el error en la comunicación se vuelve fundamental. En este sentido, no hay forma de transferir nada en forma transparente: siempre hay basura, siempre hay algo que entorpece la comunicación. Yo trabajo con ese residuo comunicacional.

-¿Qué relación se establece?

-Más allá de la metáfora teatral, hay algo del pensamiento pitagórico en este procedimiento, algo de la filosofía en sus inicios. Pienso en Pitágoras y sus discípulos llevando su pensamiento más allá, o también en la catarsis socrática: el pensamiento avanzando en forma dialéctica y vincular a través de esta comunicación fallida, donde el sujeto interpelado accede, a través del análisis crítico de su error. Por supuesto, no hay aquí un esencialismo, es decir, ninguna verdad transparente, sino un procedimiento para que el actor extraiga de la cantera de su creatividad algo del orden de la originalidad. Lo que rescato es que la práctica artística que resulta de este procedimiento relacional no reside en ninguno de los dos polos, sino entre esos polos, acaso como en el psicoanálisis, pariente lejano de la catarsis. Es por todo esto que digo que la noción de asistente no es válida para analizar estos procesos: no trabajamos a partir de ese código, estamos emancipados de él. No estamos tampoco ante una relación ingenua con mis colaboradores: es una relación de conflicto profundo porque la materia con la que trabajo es humana. Como en el teatro o en el psicoanálisis, elaboro el conflicto, opero a partir de una transferencia negativa.

Adrián Villar Rojas

Artista

  • Nació en Rosario, Santa Fe, en 1980, donde vive cuando no está viajando por el mundo
  • Recibió reconocimientos como The Zurich Art Prize en el Museum Haus Konstruktiv (2013) y el 9º Benesse Prize, en la 54» Bienal de Venecia (2011)
  • Expuso en muestras individuales en Nueva York, Suiza, Londres, San Pablo, París, Bogotá, Berlín y Buenos Aires, y colectivas en Corea del Sur, Atenas, Moscú, Madrid, Kabul, Kassel, Estambul y Venecia

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?