Argentina empató con Panamá en el debut del Mundial Sub-20

Ángel Correa marcó los dos goles de Argentina
Ángel Correa marcó los dos goles de Argentina
El equipo de Humberto Grondona no mostró su mejor versión e igualó 2-2 en el torneo que comenzó hoy en Nueva Zelanda; Ángel Correa marcó los dos goles de la albiceleste
Alberto Cantore
(0)
30 de mayo de 2015  • 12:57

WELLINGTON.- No fue el debut imaginado. Ni en el resultado ni en el juego. Quedó en deuda la Argentina en el comienzo del Grupo B del Mundial de Nueva Zelanda. En el empate 2-2 con Panamá, la selección enseñó un rostro que preocupa y hasta complica las aspiraciones de ser primera en la ronda clasificatoria, en la que además de los dos primeros de cada grupo, los cuatro mejores terceros pasarán a disputar los octavos de final. Siempre se sintió incómodo el equipo que dirige Humberto Grondona . Ni la luz de ventaja que consiguió dos veces en el marcador le dio la tranquilidad en el desarrollo, y sus propias equivocaciones le dieron al rival el oxígeno que precisó para recuperarse.

Insegura para controlar la pelota, con ausencia de asociaciones, la Argentina se fue enredando en la telaraña que le tendió Panamá, un equipo sin pergaminos pero que sabía muy bien cómo interpretar el libreto que diseñó el entrenador argentino Leonardo Pipino. Además, cada vez que debió ocupar los espacios, la selección también falló en la tarea.

Las enormes lagunas en las que ingresó el equipo atentaron contra cualquier plan que se pudo trazar. Sin conexiones, todo dependía de las individualidades y, en ese terreno, el que marcó el camino siempre fue Ángel Correa . Autor de dos goles, fue prácticamente el único que provocó desequilibrio y puso en aprietos a los rivales. El delantero de Atlético de Madrid demostró que está en un nivel superior, y que aunque todavía no haya podido debutar con la camiseta del club español, después de la intervención quirúrgica por un quiste en uno de los ventrículos del corazón hace casi un año, es una figura. En algunas situaciones pecó de egoísta por armar la jugada propia, cuando tenía un compañero para habilitar.

Las intermitencias de Tomás Martínez y Romero Gamarra , el escaso aporte de Buendía para romper por el lateral izquierdo, generó que la Argentina volcara su juego por la banda derecha. Ahí, Leonardo Rolón hizo un surco, pero sus envíos no fueron siempre ajustados.

Entre tan poco juego y la molestia que provocaba el viento y la lluvia, Correa frotó la lámpara: armó una doble pared con Martínez y el atacante definió con clase. No duró mucho el festejo, fue corto el tiempo de la alegría: Jhamal Rodríguez remató sin oposición de media distancia y la pelota resultó inatajable para Batalla . Un tiro libre en el travesaño de Rolón fue la restante llegada punzante de la selección en el primer tiempo, demasiado poco para un equipo que trae sobradas credenciales.

Los cambios que introdujo Grondona le dieron mayor empuje a la selección: Cubas intentó ordenar en el medio; Espinoza, con velocidad, desequilibró, y Pavón alternó buenas y malas. Pero para ser peligrosa, la Argentina tenía que recurrir a Correa. De una acción de pelota parada Panamá pudo sacar diferencias, pero Batalla reaccionó ante el remate, de chilena, de Small.

El reloj se aceleraba y Panamá aguantaba, aunque por momentos intentaba quitarle ritmo al partido manejando la pelota; le faltó profundidad, animarse para dar el gran golpe. Rodríguez, Small y Díaz fueron los hombres que encendían por pasajes las alarmas de una defensa que nunca ofreció garantías.

Se lanzó la selección por la victoria: pudo ser de Martínez, pero el arquero De Gracia le ahogó el festejo; del córner, Casasola bajó la pelota y Simeone , casi siempre a contramano de la jugada, errático con la pelota y controlado por el capitán Hormechea, falló debajo del arco. Sin fútbol, un error le abrió la puerta del triunfo a la Argentina: Espinoza no se dio por vencido y Correa capturó el rebote para el 2-1 a falta de 11 minutos para el final.

Pero como en el primer tiempo, los juveniles fueron incapaces de erigirse como dueños y Escobar, después de un envío de Small, otra vez cinco minutos después del gol argentino, como en el período inicial, igualó el resultado. Un error de Casasola le sirvió la victoria a Panamá, Small se nubló y remató desviado ante Batalla.

Se marcha masticando bronca la Argentina, por el resultado y por el juego. Tiene dos nuevos exámenes, frente a Ghana y Austria, y para seguir en la ruta mundialista los tendrá que aprobar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?