El efecto "indignados": Pedro Kumamoto, el emblema de la nueva política en México

Tiene 25 años y no acepta grandes donaciones; por primera vez hay candidatos independientes
Leonardo Tarifeño
(0)
1 de junio de 2015  

CIUDAD DE MÉXICO.- Falta menos de una semana, pero aún no se sabe qué tan decisivas serán las elecciones mexicanas del próximo domingo, en los que se elegirán más de 1000 alcaldes de 17 estados, nueve gobernadores y 500 diputados. Lo que ya está claro es que resultarán históricos: por primera vez, candidatos independientes podrán participar y alterar un mapa electoral que durante décadas dominaron el izquierdista PRD, el derechista PAN y el inclasificable PRI.

Las elecciones encuentran al país en una situación más que compleja, con el narcotráfico fuera de control en buena parte del territorio nacional, funcionarios que forman parte del crimen organizado (tal como probó el caso Ayotzinapa) y la irrupción de un cartel especialmente sanguinario y brutal, como el Jalisco Nueva Generación. El desencanto y la falta de alternativas son tan abrumadores que miles de ciudadanos ya se han pronunciado, en manifestaciones callejeras y en las redes sociales, a favor de anular el voto o directamente no ir a votar. Por eso resulta muy significativo que, justo cuando parece claro que en el panorama electoral faltan nuevas opciones, surjan candidaturas independientes que reivindican la participación directa de la ciudadanía en las grandes decisiones.

De todos los candidatos independientes que se presentan en estas elecciones el más emblemático es el joven Pedro Kumamoto. Con apenas 25 años, bisnieto de un japonés que escapó de su país durante la Segunda Guerra Mundial, Kumamoto busca un escaño en las elecciones legislativas en Jalisco, uno de los estados más peligrosos del país. Gestor cultural y miembro de la plataforma Wikipolítica, declaró un patrimonio de 2470 dólares y para su campaña no acepta donaciones superiores a los 500 dólares. "Llegué a la política en un entorno de movimientos sociales -señala, en diálogo con LA NACION-. En 2012, durante la crisis de representatividad que derivó en la elección del actual presidente, Enrique Peña Nieto, muchos jóvenes vimos que había llegado la hora de cambiar la política. O la hacían ellos, los de siempre, o la hacíamos nosotros y la transformábamos. No fui parte del movimiento #Yosoy132, pero comparto su postura crítica de la partidocracia. Y si tengo que resumir mi acción en una sola frase, diría que no me gusta cómo han hecho política por mí. Por eso me sumé a distintos movimientos, hasta llegar a esta candidatura. Como dice el sociólogo español Manuel Castells, al miedo sólo se lo puede vencer acompañado. Así fue entonces y así es hoy."

Cuando faltan muy pocos días para la elección, las distintas encuestas ubican a Kumamoto entre un empate técnico y una desventaja de cuatro puntos porcentuales con Laura Haro, la candidata de la coalición del PRI con el Partido Verde-Ecologista. "El éxito de esta candidatura no pasa solamente por obtener el curul [banca] en el Congreso, que por cierto también lo vamos a lograr. Nosotros lo que queremos es que la ciudadanía empiece a participar concretamente en la toma de decisiones públicas, algo que ahora mismo no ocurre porque los partidos están al servicio de los intereses privados", señala Kumamoto.

¿Y si, una vez en el poder, su movimiento comete los mismos errores de los partidos que él critica? Según este activista del movimiento #PosmeSalto (formado en 2013 para protestar por el aumento de la tarifa del transporte público), la mejor manera de evitar la corrupción es impedir que el poder lo concentren unos pocos. "Somos personas y nuestra naturaleza es tan corruptible como la de cualquiera. Pero si no queremos corrupción, lo que debemos hacer es democratizar el poder. Que no esté en manos de dos o tres líderes. Vamos a balcanizar la toma de decisiones porque creemos en un sistema representativo que sea, sobre todo, deliberativo."

Autodefinido como "socialdemócrata, con orientación centrista", el candidato veinteañero dice que su verdadera vocación es el diálogo.

"Creo en el debate con todas las expresiones políticas. Soy un convencido de que no hay democracia sin participación ciudadana real y de que no hay nada más falso que un sistema que promueve la libertad mientras la inequidad se impone en lo económico y lo social", afirma.

Y cuando se le pregunta si no cree que la política devora las buenas intenciones, sonríe. Sabe que su presunta ingenuidad podría ser el punto débil de su candidatura. Por eso responde con una cita de la persona menos ingenua que conoce: su abuela: "Ella siempre dice que el panteón está lleno de buenas intenciones. Y tiene razón. Yo no sé si la política se cambia desde el corazón del poder, es un tema para el que no tengo respuesta. Apostamos por esta vía para cambiar las reglas del juego y hacer que la ciudadanía participe, pero no podemos saber hasta dónde llegará este camino. Nosotros reivindicamos la participación sin que los ciudadanos se vean obligados a someterse a lo que ya hemos visto".

Pedro kumamoto

Candidato independiente

Profesión: gestor cultural

Edad: 25 años

Origen: México

El "outsider" mexicano

Este joven gestor cultural, miembro de la plataforma Wikipolítica, aspira a un escaño en las elecciones legislativas del domingo en Jalisco. Las encuestas lo sitúan en un empate técnico frente a la candidata del todopoderoso PRI

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?