Gabriel Marchesini, creador de Tino y Gargamuza: "Tengo más feeling con Lanata que con el pensamiento de TVR"

Tino y Gargamuza, en la puerta de El Trece
Tino y Gargamuza, en la puerta de El Trece Crédito: El Trece
"No podíamos hacer chistes sobre Cristina o el Gobierno", aseguró el humorista que saltó la grieta y ahora trabaja con Lanata
Víctor Pombinho
(0)
1 de junio de 2015  • 20:43

Una de las sorpresas más grandes que mostró Jorge Lanata en su primer programa del año de Periodismo Para Todos fue la presencia del dibujo satírico Tino y Gargamuza, que saltaron la grieta desde el hiperoficialista TVR, conducido por Pablo Rago y Gabriel Schultz y producido por Diego Gvirtz .

En diálogo con LA NACION, el creador de la tira, Gabriel Marchesini, explicó la razones del cambio.

- ¿Por qué Tino y Gagamuza saltaron la grieta?

- La verdad que tenemos ganas de que vuelvan a ser como fueron siempre: críticos con lo que se ve de la realidad, no importa lo que digan de un lado o del otro. Para nosotros no existe esa división. Existe el humor. Y el humor ve todo con una justicia humorística, sin excepción, salvo el respeto por ciertas cuestiones.

Desde ya que no podíamos hacer chistes sobre Cristina o el Gobierno

- ¿Cómo era trabajar con Gvirtz?

- Fue todo perfecto hasta el 2012, en 2013 fue muy limitante. Es entendible que ellos al tomar una postura política muy definida tengan esa actitud con los creativos, que los limiten.

En principio habíamos pactado no hablar de política, pero después cualquier cosa era parte de la política. Cualquier referencia a que pasan cosas como la inseguridad o sobre la idiosincrasia de los argentinos pasó a ser tema de censura. Quedaba poco o nada para reírnos. Nunca tuvimos problemas para hacer chistes sobre Lilita, Macri o TN. Desde ya que no podíamos hacer chistes sobre Cristina o el Gobierno. Pero una vez nombramos a los chinos y les pareció que tocábamos a grupos étnicos.

- ¿Fuiste censurado muchas veces?

- Sí. Presentaba el dibujo y salía cortado o no lo ponían. Yo hablaba con un director de TVR y con Diego (Gvirtz). Rago y Schultz no tienen nada que ver en las discusiones importantes.

- ¿Cómo tomó Gvirtz el pase?

- No hablé con más con Gvirtz desde mediados de 2013. No me llamaron ni me van a llamar.

- ¿Tienen bajada del Gobierno?

- No me consta. Ellos están muy convencidos.

- ¿Pero es por dinero o por ideología?

- En lo que yo pude ver, es por convicción.

- ¿Te sugerían a quién pegarle?

- No. Yo entiendo que las cosas no se deben decir muy de frente. El problema mayor es que no me cumplieron en lo que acordamos, en pasar el dibujo, cuando yo sí cumplía en lo que habíamos pactado. Tampoco me respetaron en códigos como presentar el dibujo en forma positiva. Lo tiraban abajo los propios conductores. O ya el hecho de que lo cortaran o no lo pusieran, es una manera de decir algo. Al comienzo, en 2001 y 2002, cuando venían Tino y Gargamuza era una fiesta.

- ¿Por qué sos tan medido? Se te nota muy cuidadoso con las palabras.

- Siempre tuve buena onda con ellos y se portaron bien. Creo que seguimos siendo amigos. Por eso no voy a decir nada que no sea verdad. Yo me manejo con un criterio amistoso.

- ¿Cómo te contactaron del programa de Lanata?

- Me llamó el equipo creativo. Diego Scott y Nik me escribieron y listo.

La libertad total no existe en ningún medio
- ¿Ahora tenés libertad total para hablar de cualquier tema?

- La libertad total no existe en ningún medio, todos tienen sus intereses y siempre hay un pequeño porcentaje que no conviene. Más allá de eso, sí. Está clara la temática. Estoy de acuerdo en líneas generales con Lanata. En algún momento tal vez tenga ganas de otra cosa.

- ¿De quién te sentís más cerca?

- Tengo más feeling con Lanata que con el pensamiento de TVR hoy.

- ¿Te pidieron que fueras agresivo con la Presidenta?

- Me dieron libertad y me pidieron que les mande el guión previamente, lo que me pareció perfecto, porque es mejor que haya una devolución. Porque tampoco es que se haga en dos minutos. Siento que podemos volver a laburar y me siento bien por eso. No hay que olvidar que en toda la época de Menem, De la Rúa y Rodríguez Saá les dábamos con un caño mal a todos. Y nunca nadie nos dijo nada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.