Cuando las sentencias vulneran derechos infantiles

Alejandra Perinetti
Alejandra Perinetti PARA LA NACION
(0)
3 de junio de 2015  

Aldeas Infantiles SOS concibe su trabajo desde un enfoque de protección, promoción y restitución de derechos de niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Desde el área de Protección Infantil y de modo transversal en toda la organización, nos focalizamos en la concientización y sensibilización de todos los colaboradores y la sociedad en general para crear condiciones que garanticen el ejercicio pleno de tales derechos.

Desde esta mirada, estamos en continua alerta sobre los efectos negativos que impactan en el desarrollo psicológico y emocional de los niños, y es por eso que queremos manifestar nuestro más enérgico repudio a la sentencia del Tribunal de Casación de la Provincia de Buenos Aires.

Coincidimos con lo expresado por el representante regional del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Amerigo Incalcaterra, cuando manifiesta que "los argumentos de la sentencia del Tribunal de Casación de la Provincia de Buenos Aires revictimizan, estigmatizan y discriminan al niño que ha sufrido el abuso sexual y desconocen un derecho fundamental reconocido en la Convención sobre los Derechos del Niño, como lo es la protección contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, incluido el abuso sexual, que tiene que brindar el Estado en su conjunto sin distinción alguna", y concluye que "sin estas protecciones los niños son más vulnerables a la explotación y el abuso".

Son graves las consecuencias en la salud de los niños, niñas y adolescentes cuando el abuso sexual infantil no se denuncia inmediatamente, y más graves aún cuando desde las instituciones que deben resguardar y restituir derechos no se brindan respuestas que contribuyan a una reparación del daño. La denuncia tiene como principal objetivo salvaguardar al niño/a contra una posible reiteración del abuso así como también trabajar en las acciones necesarias para que el niño, niña y adolescente pueda elaborar la situación desde una perspectiva terapéutica y reparadora.

En este sentido, la sentencia del tribunal de Casación no sólo revictimiza al niño, sino que con su accionar deja un mensaje en la sociedad que va en contra de la visión proteccionista que debe primar en todo acto relativo a la vulneración de derechos de niños, niñas y adolescentes.

Desde Aldeas Infantiles SOS Argentina entendemos que la reiteración de las situaciones de abuso sufridas por el niño, al contrario de pensar que son "elecciones sexuales", podrían producir el acomodamiento del niño a la situación de abuso tornándolo más expuesto al riesgo de victimización sexual crónica y provocando consecuencias devastadoras para su desarrollo emocional y social. En su libro Abuso sexual infantil. En las mejores familias, Irene Intebi escribió que "los ofensores parecen contar con un «radar» para detectar niños y jóvenes con carencias emocionales[i]", lo que expone al niño a un riesgo mayor si no cuenta con el apoyo y contención de quien es responsable de su cuidado.

Por todo esto, desde Aldeas Infantiles SOS repudiamos la sentencia del Tribunal de Casación de la Provincia de Buenos Aires. Alentamos a las instituciones y familias a trabajar en pos del desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes y renovamos nuestro compromiso con la defensa del interés superior del niño, a partir de nuestras diferentes líneas de servicios y programas enmarcados en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y las recomendaciones de las Directrices sobre las Modalidades Alternativas de Cuidado de los Niños.

La autora es directora nacional de Aldeas Infantiles SOS Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.