Suscriptor digital

Avanza un plan para soterrar los cables de las avenidas porteñas

Ya se despejaron el microcentro, el casco histórico y las avenidas Santa Fe y Córdoba, pero aún quedan tendidos en el resto de los barrios porteños; denuncian que el 80% está en desuso
Valeria Musse
(0)
3 de junio de 2015  

La Ciudad quiere enterrar la maraña de cables que ensucia sus calles. En el microcentro casi no se ven conexiones encimadas, salvo algunos tendidos de los que cuelgan luminarias y en los pulmones de manzana. Y el gobierno local, en alianza con las empresas de televisión por cable, lleva adelante un plan para disminuir la contaminación visual de las principales avenidas. El resto de los barrios, sin embargo, continúa atrapado en una red de cables y algunos vecinos denuncian que el tendido se convirtió en una autopista para los roedores.

De acuerdo con la ley 1877, de 2005, las empresas que prestan el servicio de televisión por cable debieron quitar las instalaciones aéreas y soterrarlas o pasarlas por los pulmones de manzana sólo en la zona del microcentro y del casco histórico. Para el resto de la ciudad, en cambio, la reglamentación les permitió a las compañías dejar los cables expuestos en el aire y sostenidos en columnas metálicas, que no pueden ser más de cuatro por cuadra. Esta nueva normativa dejó atrás una ordenanza de 1994 que obligaba el total soterramiento del cableado.

Allá en las alturas, el espacio aéreo de los barrios periféricos se ve desordenado y molesta a los vecinos. "No entiendo por qué sigue ahí colgado. Bastante tenemos con todo ese cablerío expuesto", se quejaba María del Carmen Paz mientras señalaba el cable negro que colgaba en Julián Álvarez y Soler, en Palermo. La escena se repite en otros vecindarios. Como si fuera poco, de algunos postes, como en la avenida Luis María Campos al 100, cuelgan rollos casi enteros para futuras conexiones.

Algunos vecinos, como Jorge Mieres, que trabaja como encargado de edificio en un inmueble de Pereyra Lucena al 2500, dicen que por el tendido transitan roedores. "Uf... de noche se convierte en una autopista para ratas. Andan caminando como si nada", indicó.

La mayoría de las denuncias que recibe la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de parte de vecinos preocupados por el cableado es porque está tendido sobre sus balcones o atraviesan las copas de los árboles. "No sólo por el daño estético que eso significa, sino por un problema de salubridad", dijo el director de servicios públicos de la entidad, Diego Mielnicki. También hay reclamos por el mal estado de las columnas.

Años atrás, el jefe de gobierno Mauricio Macri dijo que trabajaría con los legisladores para crear un proyecto que obligara a las empresas de televisión paga a extender el soterramiento de los tendidos en toda la ciudad, pero ni el oficialismo ni la oposición avanzaron.

LA NACION se comunicó con la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC) para consultar sobre la viabilidad del soterramiento en toda la superficie de la ciudad, pero no obtuvo respuesta.

Sin cables en las avenidas

A lo largo de la avenida Santa Fe, entre plaza San Martín y Callao, ya es posible mirar hacia arriba y ver el cielo donde antes había cables. El reacondicionamiento de la tradicional avenida incluyó, entre otros arreglos, el soterramiento de los tendidos de televisión por cable y la remoción de aquellas conexiones que habían quedado obsoletas.

"Como estamos priorizando la circulación de los peatones en las arterias más importantes, les solicitamos colaboración a las compañías, si bien no tienen la obligación legal, para entubar los cables bajo las nuevas baldosas de las veredas de Santa Fe", explicó a LA NACION Patricio Di Stéfano, subsecretario de Uso del Espacio Público de la ciudad. Para ello, se colocaron cajas de distribución cada dos frentes. Sólo entre Callao y Cerrito se enterraron dos kilómetros de tendido y se quitaron los que estaban inactivos.

De acuerdo con las primeras estimaciones, un 80% de las conexiones que aún están a la vista y que no pertenecen a las empresas de televisión por cable son obsoletas o están abandonadas; el resto son empalmes clandestinos, agregó Di Stéfano.

El plan de soterramiento de ese tramo de la avenida Santa Fe tiene similares características al que se efectivizó en cinco cuadras de la avenida Córdoba, entre el bajo y la 9 de Julio.

Desde la cartera de Ambiente y Espacio Público agregaron que la idea es proyectar estas puestas en valor y soterramiento de cables en ciertos tramos de las avenidas más concurridas de la ciudad con el fin de disminuir la contaminación visual.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?