Joaquín Furriel, sobre su lesión: "Va a ser lento, así que estoy ejercitando la paciencia"

El actor, que se fracturó una vértebra hace diez días, habló con Personajes.tv sobre cómo lleva adelante su rehabilitación
Fernanda Iglesias
(0)
3 de junio de 2015  • 17:16

Hace diez días, Joaquín Furriel se quebró una vértebra jugando con su hija, de seis años. Estaban saltando en la cama, él calculó mal una pirueta y cayó de espaldas. Fue internado inmediatamente y desde el viernes emprende en su casa una recuperación que le llevará, al menos, dos meses. Consultado por Personajes.tv, el actor contó cómo se siente y cómo será su regreso a la grabación de la telenovela de Telefé, Entre caníbales.

"Estoy mejorando día a día -dijo-, ayer caminé una cuadra, por ejemplo. Esto va a ser lento, así que estoy ejercitando la paciencia". Cinco días después del accidente, le pusieron un corsé, hecho a medida. Furriel lo toma con humor: "Ya se sumó a mi cuerpo. Sólo cuando estoy acostado me lo saco. Tengo la mesa de luz y el corsé al lado. En un rato voy a volver a salir a caminar, estoy esperando que me bajen los calmantes, que son muy fuertes. Quizás la semana que viene o la próxima, podría empezar a grabar media jornada."

Para la novela, Joaquín había subido 10 kilos. Juan José Campanella, el director, se lo había pedido para su personaje, un candidato a Presidente de la Nación. La idea era ir bajándolos a medida que la historia avanzaba. Pero este inconveniente cambió los planes y el doctor Adrián Cormillot le sugirió bajar de peso. Parece que Furriel es muy obediente porque en estos días ya bajó tres de los cinco kilos que le indicó el médico.

¿Qué hace todo el día? Recibe visitas por la tarde y el resto del tiempo, cuando no duerme, mira la serie Game of Thrones -con la que se enganchó para no aburrirse- y, por supuesto, a la noche mira Entre caníbales. Uno de los que se acercó a verlo fue Miguel Angel Solá, que tuvo un accidente en el mar hace nueve años donde se desgarró la médula. "Me pasó mucha información de su experiencia con los traumatismos que él tuvo", contó Furriel y finalizó, reflexivo: "Recibí mucho cariño y contención... Esta semana estoy mejor de ánimo. Frenar así fue difícil para mí, pero también puede ser una señal para aprender a ir un poco más despacio".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.