Suscriptor digital

Consejos para mantener el tapizado de los sillones

Además de tener como premisa la calidad de los géneros y sus terminaciones, es importante tener cuenta algunas cuestiones para lograr que tu sofá esté siempre como el primer día
(0)
5 de junio de 2015  • 11:40

Comprar un sofá cuyos almohadones -tanto del respaldo como del asiento- tengan cierres. Es conveniente hacerle una funda ajustable a los brazos, pues esa zona es la que sufre más desgaste por el uso. De este modo podés desmontar el almohadón, sacar su funda y lavarlo en el lavarropas en un programa adecuado en base al tipo de género.

Realizar, previo a la compra a la tela, un proceso anti manchas. Esto se hace con un producto en aerosol que impide que la manipulación de la tela deje rastros en el sofá una vez terminado.

Tapizar tu sofá en ecocuero es una opción muy conveniente. No sólo por una cuestión ecológica, sino que también tiene otras ventajas. En la actualidad, hay una gama interesante de eco cueros importados que son muy lindos. Se asimilan mucho al cuero natural y, como beneficio adicional, permiten una limpieza muy simple. Ya que utilizando una esponjita con agua y detergente, las manchas salen. ¡Nunca uses productos químicos o abrasivos!

Con respecto a los colores, existe el mito de que los colores oscuros son más "sufridos" pero no es así. Como dice la conocida frase: "siempre los extremos son malos". Tanto las telas muy oscuras como las muy claras son complicadas a la hora de limpiarlas. Lo ideal es elegir géneros de colores intermedios como: visón, gris -tipo grafito-, arena, etc. Pues esta gama cromática permite disimular más aún las manchas.

Una buena elección del género es fundamental. Más allá del diseño y la estética que son prioritarias, es necesario pensar en el tipo de uso que le darás al sofá o sillón para buscar una tela acorde. Igualmente, tené en cuenta que lo más recomendable es adquirir géneros con menor porcentaje de algodón.

Para determinados casos puntuales te damos algunas recomendaciones: para una silla de comedor o un sofá de una oficina, lo mejor es un eco cuero, pues se limpia fácilmente y queda impecable. Para el sofá de un playroom, las sillas de un comedor, o bien para el cuarto de los chicos, las fundas de gabardina son una excelente opción, porque las podés sacar y lavar en el lavarropas. Resultan ideales para superar los avatares de los más pequeños de la casa.

Por Felicitas Diamante, de Diamante Sillones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?