Suscriptor digital

Camperas de cuero

En negro, son las preferidas por los músicos de todos los tiempos
Victoria Lescano
(0)
7 de junio de 2015  

Un alfiler de gancho brutalista anticipó uno de los recursos omnipresentes en la nueva colección de chaquetas de cuero de House of Matching Colors, la marca que la diseñadora Paula Selby Avellaneda ideó mientras vivía en Amberes, cursaba el último año de la Royal Academy of Arts y vía skype transmitía las instrucciones de su moldería a un taller de Buenos Aires. Realizadas en cuero negro y con algunas licencias de color –liláceas y plateadas– responden a una silueta deliberadamente entallada, con mangas flacas, poblaciones de tachas y de alfileres de gancho dispuestos como si se tratase de un bordado consagrado a las flores heavy metal. Son similares al modelo que le encargó la cantante Rihanna, porque su etiqueta es codiciada en la escena actual del pop y el rock: Beyoncé, Kimbra y los músicos de The National usaron sus vestuarios.

Selby Avellaneda nació en Brasil y creció en Buzios en el contexto de una familia dedicada a la moda que luego se radicó en la Argentina. Paulette, su madre, es artífice del emporio vintage Juan Pérez, en Barrio Norte. A fines de 2012, luego de resultar finalista en el festival de Hyéres, Paula volvió a vivir en Buenos Aires, armó un atelier en el Botánico que recientemente transformó en un showroom de ventas.

Pero en el ágape realizado una noche del otoño tropical en la tienda conceptual Kabinett, las camperas de House of Matching Colours se exhibieron a modo de curiosidades. Los invitados disponían troquelados celebratorios de la chaqueta Perfecto en sus copas de Malbec. La diseñadora reveló que para engalanarlas adquiere los alfileres en partidas de varios kilos. Agregó que a su primera campera de cuero la adquirió en una tienda vintage de Bélgica circa 2008, era un modelo para hombre que desarmó para luego volver a construirla a su medida.

De los casos de moda local destinados a la estética rock, muy lejos de los artificios con pétalos de safety pins, es ineludible mencionar a la factoría y los diseños de Fernando Franchino para Die Verrückt Heit: sus primeros modelos vivos fueron los músicos de Riff. El catálogo actual admite 12 modelos clásicos y 10 con los nuevos artilugios; el diseño más reciente traslada la morfología de la campera a una mochila apodada Perfecto, desarrollada desde un estudio de zona norte. O la fabulosa denominación Motocuero, que en un rincón de los inicios de la avenida Scalabrini Ortiz remite a un santuario contemporáneo de la estética black leather.

La mítica chaqueta Perfecto que popularizaron desde el cine y como uniforme de la rebeldía Marlon Brando en El salvaje (Laslo Benedek, 1954) y James Dean en Rebelde sin causa (Nicholas Ray, 1955), desde el rock fue venerada tanto por Elvis Presley, The Ramones y The Clash. Pero la modalidad de vestirse de cuero negro de los pies a la cabeza irrumpió en el músico Gene Vincent y por iniciativa de su manager, quien cambió sus chaquetas de béisbol por artilugios vistos en puestas de Shakespeare. Circa 1980 se incorporó a los atuendos para habitués de los clubs nocturnos franceses Les Bains y Le Palace Douches, mientras que en 1990 los diseñadores Vivienne Westwood, Gianni Versace, Jean Paul Gaultier, Thierry Mugler, Claude Montana, Karl Lagerfeld y Dolce & Gabbana la homenajearon desde sus colecciones.

La historia oficial indica que el primer modelo de la campera de cuero con cierres fue desarrollado en 1928 y por encargo de un motociclista por los hermanos Irving y Jack Schott, los dueños de una tienda en el Lower East Side de Manhattan. La primera etiqueta rezaba Schott Brothers y reproducía la silueta de un toro; la apodaron Perfecto en tributo a su puro favorito.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?