Suscriptor digital

Los retornados del massismo deberán medirse en las PASO

La Casa Rosada no retirará a los candidatos propios que ya estaban lanzados
Mariana Verón
(0)
8 de junio de 2015  

Los invitan con café, mates o lo que gusten. Pero a la hora de la definición electoral, la Casa Rosada se plantó ante los retornados del Frente Renovador que abandonaron a Sergio Massa para volver al kirchnerismo.

Los intendentes que desde la semana pasada negociaron su regreso al Frente para la Victoria deberán medir su suerte con los candidatos kirchneristas que ya estaban en carrera en las primarias del 9 de agosto por orden de Cristina Kirchner. "Algún costo tienen que pagar", es la directiva frente a los dirigentes políticos que se recostaron nuevamente al calor K.

Los caciques bonaerenses resisten la orden y por estas horas negocian algún acuerdo político que les habilite una lista única. Pero en Balcarce 50 se mantienen firmes y mantienen a sus propios postulantes. El que más trajinó los despachos oficiales fue el intendente de Merlo, Raúl Othacehé, en busca de conseguir que el oficialismo levante la candidatura de Gustavo Menéndez, el primer massista del distrito que se resguardó en el sciolismo cuando el mandamás del municipio se acercó al tigrense. Pero tras el retorno, deberá ahora disputar la primaria. "No vamos a levantar nuestros candidatos", explicó un hombre del armado oficialista en la provincia de Buenos Aires.

Othacehé pasó el jueves por la oficina de Aníbal Fernández y se fue con las manos vacías. La otra puerta que golpeó fue la del ministro Julio De Vido, con quien selló su vuelta, además de la del secretario general de la Presidencia, Eduardo "Wado" De Pedro. Su apuesta es que Daniel Scioli lo ayude con algún gesto, pero quien resiste es la Presidenta.

El que se adelantó a los deseos de la Casa Rosada fue Humberto Zúccaro, intendente de Pilar. Apenas se sacó su foto con Aníbal y Wado declaró su apoyo al gobernador bonaerense, pero consciente del pedido del Gobierno, anunció que él competiría en las primarias. "Me voy a reunir esta semana con Daniel para dejar todo bien claro para que no baje a ningún candidato acá en Pilar. En la cancha se ven los pingos y el que gana conducirá y el que pierda acompañará", blanqueó, en referencia a su oponente interno, José Molina.

Sandro Guzmán, de Escobar, otro de los retornados del massismo, deberá ir a la interna contra Ariel Sujarchuk, candidato de Alicia Kirchner en el distrito. Tanto en el gobierno nacional como en La Plata coinciden en que no está en análisis levantar ninguno de los candidatos que ya estaban en carrera antes del operativo de conquista que emprendieron para robarle a Massa sus intendentes.

Como en la primaria a nivel nacional que disputarán mano a mano Florencio Randazzo y Daniel Scioli, lo que busca el Gobierno es potenciar la interna a nivel local y darle volumen político al espacio del kirchnerismo para quedarse en agosto con la mayor cantidad de votos. Ese esquema incluye competencia en todos los distritos. Este año electoral, a diferencia de los anteriores, la Casa Rosada no habilitará las famosas colectoras de la que tanto se quejaban los caciques bonaerenses, incluso con los postulantes que representan a La Cámpora, la organización privilegiada por Cristina. Todos deberán pasar por el tamiz de la primaria.

Otro de los intendentes que dieron el portazo con Massa y deberán pasar por el filtro de la interna es Darío Giustozzi, de Almirante Brown, que aún no decidió si irá él como candidato o dejará a su delfín, Daniel Bolettieri. Cualquiera de los dos tendrá que enfrentar a Mariano Cascallares, de puro ADN sciolista. Por las dudas, juegan a dos puntas: guardado, el ex jefe del bloque del Frente Renovador en la Cámara de Diputados evitó mostrarse con el oficialismo. Pero Bolettieri manda mensajes para todos los gustos en la interna K. Hace una semana se pronunció a favor de Scioli y el jueves pasado se mostró con Randazzo y declaró que el ministro "ha demostrado desde la gestión tener todas las aptitudes para ser presidente". Es un mensaje de Giustozzi para el gobernador.

El único distrito que no genera conflicto es Olavarría. La vuelta de José Eseverri, socio fundador del massismo, no tiene competencia por parte del Frente para la Victoria, con lo que su camino está allanado. De regresar Gabriel Katopodis, intendente de San Martín, también deberá disputar una primaria local con el candidato de Unidos y Organizados, Hernán Letcher.

Los intendentes que volvieron

Raul Othacehé

Merlo

Tiene como competidor interno al sciolista Gustavo Menéndez, ex aliado de Sergio Massa en 2013

Darío Giustozzi

Almirante Brown

Aun no definió si competirá él o su delfín, Daniel Bolettieri, pero enfrentarán a Mariano Cascallares

Humberto Zuccaro

Pilar

Blanqueó la decisión del Gobierno y anunció que él se medirá en las internas con José Molina

Sandro Guzmán

Escobar

Fue uno de los primeros en dar el salto al FPV y ahora deberá competir con Ariel Sujarchuk, hombre de la ministra Alicia Kirchner

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?