Por la educación, contra la violencia

Manuel Álvarez-Trongé
Manuel Álvarez-Trongé PARA LA NACION
(0)
9 de junio de 2015  

Más del 90% de los presos en nuestro país no tienen los estudios obligatorios completos. Esta información surge del Informe Anual del Sistema de Estadística y Ejecución de las Penas y constituye una prueba contundente de la vinculación entre falta de educación, inseguridad y violencia. En estos días en que el país se conmovió por la campaña #NiUnaMenos, la protección del ser humano contra los asesinatos y contra la violencia en general merece una reflexión.

Debemos partir de una realidad que nos debe doler como país y despabilarnos como sociedad: una de las causas más perversas del sufrimiento de una nación es la ignorancia. Donde las personas no alcanzan a leer o a escribir con solvencia hay retraso y pobreza; donde la mayoría no termina los estudios secundarios se desconocen los principios democráticos y el ejercicio pleno de la ciudadanía, y donde esto ocurre la comunidad se ve amenazada.

Todas éstas son consecuencias, en gran medida, de la falta de buena educación y conducen a una sociedad a padecer, entre otros males, una alta tasa estadística de hechos violentos. Es que la falta de aprendizaje es una de las causas principales de excesos y fanatismos, donde los daños físicos y psíquicos se reiteran y la pérdida de vidas humanas se convierte en una consecuencia casi normal de la barbarie. Nos hemos acostumbrado a que el fútbol se juegue sin los simpatizantes del club visitante porque ésta viene a ser una "solución" ante el problema que su presencia "dispara" (nunca mejor empleado el término). Y éste es otro ejemplo donde "hemos atado con alambre" la reconstrucción de valores ciudadanos, sin ir a la raíz del problema.

Y en las causas de estos males está el problema de la educación. La Argentina, pese a enormes esfuerzos, tiene en este sentido desafíos mayúsculos que atender. Su calidad educativa se ubica entre las peores de los sistemas evaluados del mundo y ha descendido marcadamente en América latina. La desigualdad entre provincias y escuelas es muy alta y el abandono y la falta de egreso en el secundario superan el 50%.

La falta de buena educación es un tema que a todos nos concierne, no sólo al gobierno de turno. Es un tema que la sociedad debe reclamar y atender. Los padres, los ciudadanos, debemos levantar la voz por un reclamo infatigable por buena educación y paz. Éste es el camino. Por eso es que este año tenemos una oportunidad extraordinaria: porque al haber elecciones las autoridades nos escuchan. Son conscientes de nuestro poder. Es por ello que desde Educar 2050 hemos lanzado la campaña #YoVotoEducación, porque apunta a la base del iceberg donde los problemas argentinos se dejan ver: la inseguridad, la pobreza, la violencia, el desempleo o la falta de desarrollo. Sumarse a esta causa es sencillo. Las redes sociales son vía de acceso principal. Hacer clic significa adherirse ( www.yovotoeducacion.org.ar). Es manifestar que votaremos teniendo como eje central la necesidad de mejor aprendizaje para todos como una prioridad nacional. Y este reclamo contundente no descarta nuestros problemas económicos y sociales pero coloca la necesidad de buena educación como factor central a resolver, en la primera línea.

Comprometerse con "Yo voto educación" es exigirles a los políticos un plan serio, integral, con presupuesto, metas a alcanzar y tiempos de ejecución, monitoreo constante y resultados de mejora justificables. El candidato que demuestre ciertamente que la calidad y la equidad educativas son su prioridad, que justifique su compromiso, su talento y sabiduría para lograr una mejora, tendrá el mandato de una sociedad que le reclama y que se compromete a ayudarlo. Los ciudadanos saben que sin liderazgo político educativo del próximo presidente esto no se logra. Quien no lo demuestre no debe contar con nuestro voto. Hagámonos valer y reclamemos por el derecho constitucional de aprender y el derecho de todos de tener mejor educación y menos violencia. No es posible que no lo hagamos. La viabilidad de la nación está en juego. Despabilemos y gritemos juntos: Yo Voto Educación.

El autor es presidente de Proyecto Educar 2050

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.