Al encuentro de Quartett

Pola Suárez Urtubey
(0)
11 de junio de 2015  

Mencionaba el jueves pasado el encuentro con esa obra que, en su lectura, más de una vez se cruzó en nuestro camino, como es el caso de Las amistades peligrosas, de Pierre Chordelos de Laclós. Luego el conocimiento, sin ser la visión misma, de las adaptaciones cinematográficas de las cuales dimos cuenta el jueves pasado. Más nuevo para mí fue el conocimiento de Quartett, escrita por el dramaturgo alemán Heiner Müller en 1981, basándose en la novela dialogada de la obra original de Laclós, la cual desde 1782 hizo vibrar a los lectores franceses por su realismo psicológico. Ya adelantamos que en esta famosa novela se narra de manera lúcida y amarga el duelo perverso y libertino de dos miembros de la nobleza francesa de su tiempo, la marquesa de Merteuil y el vizconde de Valmont. Dos personajes depravados, ex amantes, que se envían cartas en las cuales cuentan sus respectivas hazañas: el vizconde al hacer gala abiertamente de sus conquistas de libertino y la marquesa dando salida a sus urgencias, con la astucia, doblez y perfidia que le exigían su rango y su condición social de viuda.

* * *

El autor que nos aporta esta novedad en el mundo de la ópera es Luca Francesconi, italiano, nacido en Milán, en 1956. Y es la Scala, la que estrena este Quartett basado en la visión de Müller, en abril de 2011. Francesconi es un compositor, pedagogo y director de orquesta que amplió sus estudios de composición con Corghi, Stockhausen y Luciano Berio. Se asegura que su interés por las nuevas tecnologías aplicadas a la composición lo llevó a fundar en Milán, en 1990, el centro de estudio y producción musical llamado AGON, con decidida intención hacia la acústica, la informática y la música. Con esa formación, era natural que haya tenido un fuerte efecto sobre la educación, desarrollada en los conservatorios de Roterdam, Estrasburgo, el Ircam (Institut de Recherche et Coordination Acoustique/Musique), de París, y en Madrid entre otros, hasta culminar en Malmô, donde dirige el departamento de composición de la Muskhögskolan. Francesconi fue nombrado en 2008 director del área de música de la Bienal de Venecia.

Por encargo de la Radio y TV italiana (RAI), Francesconi estrenó su ópera radiofónica Ballata del rovescio del mondo para la cual su libretista Umberto Fiori se basó en Rime of the Ancient Mariner, de Coleridge, en la que se busca reflejar la disyuntiva entre razón e inconsciente del hombre contemporáneo. En 2004 escribió otra ópera de fuerte contenido, Gesualdo considered as a Murderer. También es autor de un espectáculo calificado de interactivo, inspirado por Las Meninas, de Velázquez.

Quartett pondrá a nuestro público por vez primera en contacto con este músico. Para su obra combina una pista de medios electrónicos con participación de dos orquestas: una en vivo, con 23 músicos ubicados en el foso, y la otra, de gran formato y con coro añadido, que está pregrabada.

Nuestro conocido, el director escénico de la Fura dels Baus Alex Ollé, planteó para el estreno de Quartett en la Scala de Milán (y que ahora nos traslada aquí) un decorado físico limitado a una habitación casi vacía suspendida en el espacio. Sobre este despliegue mínimo se realizan importantes proyecciones a gran escala, que llenan el espacio interno y externo de la habitación.

Naturalmente, esperamos esta novedad con sumo interés. Será en el Colón, a partir del martes próximo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.