Suscriptor digital

El arco tiene dueño: Sergio Romero, el uno con más presencias en la Argentina

Romero, el dueño del arco de la selección
Romero, el dueño del arco de la selección Fuente: Archivo
Viene de superar a Fillol, quien lo hizo debutar en Racing y lo aconsejó: “Cuando agarres el arco de la selección, no lo sueltes”; desde hace seis años ratifica día a día su puesto
Tomás Bence
(0)
12 de junio de 2015  • 18:12

LA SERENA, Chile (De un enviado especial).- Con poco trabajo en Chile, dolorido por la lesión en el hombro que lo tuvo a maltraer, Sergio Romero ahora puede descansar tranquilo. Gerardo Martino confirmó hoy que será el arquero en el debut argentino en la Copa América y las dudas sobre su titularidad quedaron atrás. Chiquito es el hombre récord en el arco del conjunto nacional y mañana, ante Paraguay, desde las 18.30, estará una vez más defendiendo a la selección, en su partido número 60.

Con sólo 28 años, Romero es el arquero que más veces ocupó el puesto en la selección. El sábado último con el amistoso ante Bolivia, superó nada menos que a Ubaldo Fillol, un referente y quien lo hizo debutar en la Primera de Racing. El Pato lo aconsejó hace muchos años: "Cuando agarres el arco, no lo sueltes por nada". Y así fue. Chiquito llegó de la mano de Diego Maradona. Debutó ante Paraguay en 2009 y, desde entonces, se hizo amo y señor. Jugó en las grandes competencias de los últimos años: los Mundiales 2010 y 2014 y la Copa América 2011.

Pese a esto, parece que día a día debe ganarse su lugar. Antes de la última Copa del Mundo, estaba en duda por estar casi un año sin ser titular, pero gracias a sus buenas actuaciones en Brasil cambió las críticas por elogios. Lo mismo le pasó en Sampdoria, su equipo, donde comenzó siendo suplente y se ganó el puesto tras la lesión de Emiliano Viviano. Aunque después volvió al banco de suplentes. Sin embargo, para sentirse siempre cerca de la Argentina, en Italia decidió seguir al pie de la letra la rutina que le envió el cuerpo técnico del seleccionado. Se entrenó doble turno y mantuvo siempre un fluido contacto con el Tata Martino y los suyos desde el viejo continente.

Romero, el dueño del arco de la selección
Romero, el dueño del arco de la selección Fuente: Archivo

Pese a haber nacido en un pueblo de Misiones, Romero comenzó su carrera en la CAI de Comodoro Rivadavia. Se mudó al sur cuando a su padre, gendarme, lo trasladaron allí. Por su altura, se paró bajo los tres palos y comenzó las inferiores en la CAI. En una gira, se enfrentó a Racing y la Academia puso sus ojos en él. Se lo llevaron a la pensión de Avellaneda, pero, mientras jugaba allí, coqueteó con el básquetbol -su hermano jugaba-, aunque decidió dedicarse al fútbol. Hoy, en La Serena, puede despuntar el vicio con uno de los aros que colocaron para entretenerse.

Siempre sereno, de perfil bajo, Romero pasa casi desapercibido dentro del grupo de la selección. "Me demostró que sabe jugar muy bien con los pies, con lo que significa para mí un arquero que sabe hacer eso", decía hace algunos días Martino. Como lo fue Guzmán en Newell´s, es clave para el Tata que el arquero represente el primer pase. "El técnico pretende que el arquero sea un jugador más y siempre una opción de juego ", analizaba el propio Chiquito en la última gira, previa a esta Copa América.

Pese a que hoy el lugar es suyo, a futuro deberá competir con uno que hoy no está en Chile: Gerónimo Rulli. Con sólo 22 años, es uno de los más observados por el cuerpo técnico de la selección. Las edades de los arqueros argentinos (Romero 28, Gúzman, 29, y Andújar, 31) obligan a mirar más allá y asoma el hombre de Real Sociedad. "Probablemente sea el arquero de los próximos 10 años de la selección", dijo Martino sobre Rulli. "De no mediar ninguna cuestión rara, es lo que debería pasar", agregó.

Hoy, sin embargo, Romero puede dormir tranquilo. El arco es suyo, como desde hace seis años. Ahora deberá, una vez más, ratificar su lugar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?