Suscriptor digital

Viajar, ese placer de conocer el planeta... y de cuidarlo

Silvia Stang
(0)
15 de junio de 2015  

El viajar, ese placer que nos suele suceder, puede convertirse en una buena ocasión para tomar mayor conciencia de los efectos que nuestras acciones provocan en el medio ambiente y en otras personas. Después de todo, visitar lugares ajenos a nuestras rutinas es, de por sí, una invitación a renovarse. Agrupados en cuatro tópicos de consumos que hace un viajero, a continuación van algunos consejos para hacer recorridos en clave de sustentabilidad.

  • Transporte. Cuando se trata de volar, hay compañías aéreas que, en algunos lugares del mundo y en alianza con organizaciones ambientalistas, sugieren compensar con una donación la huella de carbono que uno deja al hacer el viaje. ¿De qué se trata esa huella? Es el impacto que muchas de nuestras acciones (desde prender las luces de casa hasta trasladarnos a otro lado del mundo) provocan en el medio ambiente a causa de la emisión de dióxido de carbono (CO2), cuya presencia excesiva es considerada causa del calentamiento global. Las donaciones se destinan con frecuencia a la reforestación, ya que los árboles absorben CO2. "Lo primero que hay que hacer es preguntarse si realmente es necesario viajar en avión o si, al tratarse, por ejemplo, de una cuestión de trabajo, no puede resolverse el tema de otra forma", dice Aleandra Scafati, creadora de www.ecomujeres.com.ar, un portal que promueve el consumo responsable. Y si uno debe viajar (o si lo hace por descanso o placer) hay varias cuestiones para tomar en cuenta. Recuerda Scafati que siempre conviene el transporte público para ir al aeropuerto y agrega que un vuelo con escalas –igual que tomar un asiento en primera clase– tiene mayor efecto negativo. "Un vuelo de hasta 500 kilómetros produce 250 gramos de CO2 por kilómetro y un vuelo largo, 175 gramos por kilómetro", señala, respecto de un parámetro que se utiliza para hacer un cálculo de la huella de carbono. Otro punto es cómo se hace el check in: "La tarjeta de embarque electrónica para smarthphones permite generar un compromiso con el medio ambiente –cuenta Martín Riverós, jefe de Responsabilidad Social de LAN Argentina–. Considerando los pasajeros que viajan por el país, podrían ahorrarse unos cinco árboles por año gracias a este sistema".
  • Alojamiento. Más allá de que existen certificaciones que se proponen garantizar el respeto de los hoteles por el medio ambiente (en la Argentina existe la Ecoetiqueta del Instituto Tecnológico Hotelero), hay conductas personales para adoptar. "Nosotros elaboramos un decálogo", cuenta Juan José Galeano, secretario de RTR Global, una organización de turismo responsable. Entre esos puntos hay varios referidos a comportamientos dentro del alojamiento –como poner el aire acondicionado en 24 grados, reducir los residuos y reutilizar sábanas y toallas– y también ítems vinculados al turismo en general, como los consejos de usar transportes grupales e interactuar con comunidades del lugar.
  • Recorridos. Si bien con un efecto menor que el del transporte aéreo, el uso del auto produce emisiones de gases de efecto invernadero. Buenas amigas de la salud, tanto de las personas como del planeta, las ciclovías se expanden en cada vez más ciudades y muchas de ellas cuentan con rodados públicos disponibles. Un trabajo reciente del BID en 56 ciudades lationamericanas ubica a la santafesina Rosario como la de mayor índice de viajes realizados en bicicleta, con 5,3%; le siguen Bogotá (5%) y Río de Janeiro (2,8%). Una buena opción es bajar aplicaciones al teléfono con las guías para ver cómo movilizarse con este medio en los lugares que se visitan.
  • Compras. Recurrir a apps también puede servir para algunos consumos lejos de casa. Para buscar lugares de promoción del comercio sustentable en el país, una opción gratuita es Greendy, que permite ubicar desde puntos para conseguir bicicletas y locales para comprar artesanías de productores locales, hasta espacios para dejar residuos reciclables y organizaciones para hacer cursos por una vida más sustentable.

Viajar, ese placer de darse una vuelta por algún lugar del mundo, puede ayudar a pensar en la forma de darle un giro a nuestra manera de hacer las cosas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?