Suscriptor digital

Los sabores peruanos se disfrutan en la Argentina

Hay propuestas en todos los barrios porteños; el fenómeno se replica en todo el mundo
Alfredo Sainz
(0)
14 de junio de 2015  

Hace unas semanas el empresario peruano Gastón Acurio inauguró la primera sucursal de su cevichería La Mar en Buenos Aires. La apertura representa una muestra más del grado de penetración que logró la gastronomía peruana en el mercado local. Solo en Capital Federal y el Gran Buenos Aires ya funcionan más de 300 restaurantes de la colectividad peruana, trabajando con todos los segmentos socioeconómicos, desde las propuestas más exclusivas en Puerto Madero o Palermo Hollywood hasta locales en barrios de clase media, pasando por polos gastronómicos de la colectividad como el que se armó en la zona de Abasto.

"No hay ninguna moda detrás de este boom de restaurantes peruano y lo que se vive en la Argentina es parte de un fenómeno mundial que se explica porque la comida peruana ya es una marca registrada. Es algo parecido a lo que pasó con el sushi que es una propuesta instalada en todo el mundo", señaló Martín Blanco, director de Moebius Marketing, una agencia de servicios de marketing para empresas de consumo masivo.

Potencia mundial

De acuerdo con un estudio realizado por el gobierno peruano en 2013, la comida de su país alcanzó una facturación anual de US$ 1500 millones. Sin embargo, el propio Acurio sostuvo que la dimensión que tomó el negocio es mucho mayor y afirma que la cocina peruana mueve más de 10.000 millones de dólares anuales a nivel mundial y cuenta con un potencial de desarrollo que todavía sigue siendo muy grande. "El hecho de que haya un mundo imaginario de cocina italiana con pastas, salsas, restaurantes y pizzerías en el mundo, fuera de Italia, tiene un valor de 500.000 millones de dólares. El hecho de que exista un mundo imaginario de la cocina japonesa tiene un valor de 300.000 millones de dólares", explicó Acurio.

Puede fallar

Los emprendimientos gastronómicos peruanos en Buenos Aires también conocen de fracasos. Antes de presentar La Mar, Acurio se anotó un fracaso en su primera incursión en el país con el restaurante con su marca emblemática Astrid y Gastón, que pasó sin pena ni gloria por el barrio de Palermo. Y hace unas semanas se produjo el cierre de otro jugador de peso, como Francesco, que había llegado a Buenos Aires con una propuesta de fusión de las gastronomías peruana e italiana buscando repetir los éxitos que había tenido en Lima y Miami. "Por más que se trata de una oferta claramente en ascenso, los emprendimientos peruanos no escapan a las generales del rubro gastronómico y en este sentido hay que tener en cuenta que más de la mitad de los nuevos restaurantes no llegan al año de vida", explicó Blanco.

La contraofensiva

Detrás del boom de la gastronomía peruana en el mundo hay una economía muy consolidada. Muy lejos de los números negativos que se esperan para la Argentina o Brasil, este año se estima que el PBI del Perú crecerá un 3,8%, con una inflación que seguirá por debajo del 3%. El crecimiento de la economía peruana funciona como un faro para las marcas argentinas que buscan crecer en el exterior. Según un relevamiento que hace el Estudio Canudas, hoy están presentes 53 firmas argentinas que suman 89 locales. Indumentaria es el rubro más fuerte, con un total de 30 marcas, aunque también hay cadenas de restaurantes como La Cabrera o La Bistecca que están probando suerte en Lima. "Esperamos un gran crecimiento para la exportación de franquicias en Perú, un destino que ha comenzado a ser foco no sólo de los países latinoamericanos, sino que empresas multinacionales de todo el mundo han visto allí una gran oportunidad de expansión", explicó Carlos Canudas, director del estudio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?