Suscriptor digital

Lo que viene

Los recomendados de la redacción
(0)
14 de junio de 2015  

Cine

Entre México y Croacia

Muchos estudios y biografías sobre la obra de Luis Buñuel, "una de las más grandes figuras de la cultura hispánica de todos los tiempos", como lo calificaba Carlos Fuentes, solían concentrarse en su espléndida etapa final y en sus primeros años de militancia surrealista, pero menospreciaban la etapa mexicana de su filmografía, la que comprende 21 películas de las 32 que dirigió y entre las que se hallan bastante más que un puñado de obras maestras. El tiempo contribuyó a disipar el equívoco, y es de celebrar que ese sector de su obra sea motivo de uno de los ciclos que Amigos de Bellas Artes iniciará desde el próximo fin de semana con la proyección de El gran calavera (foto, el sábado) y La ilusión viaja en tranvía (el domingo 28). Una decisión que contribuye a confirmar la bienvenida heterogeneidad que sus organizadores, en colaboración con la Cinemateca, han impuesto a sus programas. Baste anotar que en distintas secciones de estos días ocuparán la pantalla Mr. Turner, retrato del artista según Mike Leigh (viernes a las 21); títulos pertenecientes al cine noir francés (hoy, Culpable, de Laetitia Masson, y El amor es un crimen perfecto, de Armand Larrieu y Jean Marie Larrieu) y otros dos films pertenecientes a Eurochannel, lo mejor del cine croata, ciclo que está ahora en pleno desarrollo (Papá, de Dalibor Matani?, y 72 días, de Danilo Serbedzija. Fernando López

Buñuel en México y Eurochannel

Ciclos en Amigos de Bellas Artes, Figueroa Alcorta 2280. Tel.4804-9290 y cine@aamnba.org.ar

Televisión

Serie con vuelo propio

Cuando alguien escriba dentro de una década -si es que para ese momento alguien sigue interesado en escribir libros sobre ese perimido concepto llamado televisión- podrá analizar hasta el cansancio la capacidad de ciertos guionistas para mantener el interés de su público con finales de episodios diseñados siempre para llevarlos al borde del precipicio. Podrán hablar de cómo ciertos melodramas como Scandal o ciclos políticos como House of Cards utilizaron el efecto sorpresa para mantener a los espectadores pegados a la pantalla, hipnotizados por lo que no saben que vendrá. Pero no dirán nada sobre el tema hasta que lleguen a Game of Thrones. La serie basada en las novelas de George R.R. Martin, que hoy cierra su quinta temporada, no es apta para corazones débiles o espectadores en extremo sensibles a las muertes de sus personajes más queridos.

Cuando creíamos que lo habíamos visto todo, cuando habíamos llorado a Eddard Stark, a su esposa, a su hijo mayor y a tantos otros personajes que la historia fue despachando sin mirar atrás, cuando los conocedores de los libros asentían con la cabeza mientras los neófitos se asombraban por lo que ellos ya sabían, los guionistas decidieron que era tiempo de liberarse de los límites establecidos por los libros y emprendieron vuelo solos, a bordo de un dragón tan peligroso y fascinante como Drogon, el hijo dilecto de la reina Daenerys. Natalia Trzenko

Game of Thrones

Final de la quinta temporada

Esta noche, a las 22, por HBO

Música

El retorno de Johnny Marr

Bienvenido Johnny, esta es tu casa, podés venir a visitarnos cuantas veces quieras. Así deberíamos recibir a Marr, el guitarrista de Manchester responsable del sonido no sólo de The Smiths, sino de toda una época del rock británico. Y a pesar de que el grupo liderado por su viola y por la voz de Morrisey se desintegró a fines de los 80, JM no se animó a cortarse sólo hasta bastante entrado el nuevo siglo. Eso sí, una vez que dio el puntapié inicial no paró de correr por toda la cancha. En 2013, Marr editó The Messenger, su debut en solitario tras participar en proyectos de medio mundo e, incluso, sumarse a las filas de Modest Mouse. Un año más tarde nos visitó con este puñado de canciones y, por supuesto, los clásicos de The Smiths. Tocó en el primer Lollapalooza argentino y luego en un show individual en Niceto. Sus seguidores, agradecidos, en parte por su performance y en parte por verlo sobre un escenario porteño, una experiencia que no creían que iba a repetirse... ¡menos de año y medio más tarde! Como le sucedió a Skay una vez que inauguró su camino post-Redondos, Marr ahora tiene más canciones nuevas y menos clásicos de los Smiths para mostrar. Su disco de fines de 2014, Playland, es una obra con mayúsculas, un puñado de canciones excelentes lideradas por un hit irresistible: "Easy Money". Qué bueno volver a verte, Johnny. Sebastián Espósito

Johnny Marr Presenta Playland

El miércoles, a las 21

Niceto Club, N. Vega 5510 Entradas, desde 400 pesos

Teatro

La pasionaria no se rinde

Desde los 18 que Mariela Asensio no para de escribir, de actuar, de producir. Y aunque Mujeres en el baño puede ser considerada la bisagra que marca la plena asunción de su conciencia de género, lo cierto es que ya en Retazos (1997) encaraba el tema de la violencia sexual. Hotel Melancólico fue un hito poético, el hallazgo de otros códigos narrativos que expandiría en Mujeres en el baño, donde quebraba reglas acerca del entorno femenino. Prosiguió su cantar de gesta con Lisboa, Mujeres en el aire, y dos obras de 2014 aún en cartel: Malditos todos mis ex, Vivan las feas. Contestataria irreductible, Asensio interroga y se interroga sobre cuestiones que le importan, va encontrando la forma y el contenido de un discurso propio que propone a la mujer como sujeto de su historia. Sabe que tiene que aventurarse en una zona extraterritorial cuyas fronteras deben ser desplazadas. Apasionada, las pilas recargadas, Asensio va trazando una escritura del cuerpo, emblemática de una especificidad femenina. En estos días, está estrenando como directora y autora Nadie quiere ser nadie, una excursión escénica al variopinto mundo de la clase media local, a partir de entrevistas a representantes de ese vasto sector que respondieron sobre sus sueños de antaño y su realidad actual. Encabezan el elenco Natalia Olabe, Teresita Galimany y Carlos Juárez. Moira Soto

Nadie quiere ser nadie de Mariela Asensio

Funciones, sábados a las 21

Celcit, Moreno 431.

Clásica

Solamente Mahler

Además de que Mahler, con sus fuertes estímulos cardiorrespiratorios y su tropel de ideas musicales, figure entre sus predilecciones, se supone que Enrique Arturo Diemecke (foto) aspira a hacer honor a los premios que recibió como intérprete de obras de ese creador. Entre ellos, el que le otorgó la Sociedad Mahler por las versiones completas de las sinfonías. El jueves, en el Colón, en la quinta sesión del abono de la Filarmónica, dirigirá la Décima sinfonía, aún opinable como todas las obras interrumpidas por la muerte de su autor y completadas por terceros, investigadores del lenguaje original. Sin embargo, el trabajo realizado por el inglés Deryck Cooke entre 1959 y 1976 ha logrado admiración y respeto por su penetrante identificación con Mahler, su notorio antipersonalismo en beneficio de la paternidad real, la indeclinable y potenciada energía sinfónica del compositor y el vigoroso sello de su personalidad. El programa se completará con el ciclo de las "Canciones de un caminante", obra cargada de turbación y azoramiento, para voz grave y piano u orquesta, en las que será solista el barítono uruguayo Alfonso Mujica, destacado cantante cuya formación se moldeó, en parte, en la escuela del SODRE de su país, y en buena medida en Buenos Aires, con maestros argentinos del canto de cámara tan destacados como Guillermo Opitz. Jorge Aráoz Badí

Obras de Mahler

Abono de la Filarmónica de Buenos Aires

El jueves, a las 20

Teatro Colón

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?