El adiós en la sala donde brilló, entre la admiración y el dolor

Muchos artistas se acercaron al velatorio en el foyer del teatro y otros mostraron en Twitter su tristeza
(0)
14 de junio de 2015  

En un homenaje sin precedentes, Sergio Renán fue velado ayer en el foyer del Teatro Colón, una sala que transitó durante buena parte de su vida como director general, regisseur y habitué. No llegó a presenciar su último trabajo, la puesta de la ópera L' elisir d'amore, de Donizetti, a causa de su enfermedad. Pero según contó la cantante Paula Almerares a LA NACION, Renán vio una grabación de la primera función y disfrutó con los aplausos y las ovaciones del público. Tenía planeado viajar en agosto a Uruguay para acompañar al elenco al estreno de la obra en el teatro Solís de Montevideo.

Apenas se difundió la noticia de su muerte, artistas, políticos e intelectuales expresaron su pesar a través de Twitter. "Dolor y congoja por la partida de Sergio Renán. Actor de culto, lector inagotable y mejor amigo. Maestro eterno", escribió Jorge Asís. "Una gran pérdida para la cultura argentina. Su nombre resume su trayectoria", dijo José Miguel Onaindia. "Brilló, cayó, se alzó de nuevo y volvió a brillar. Incansable, luchador, talentoso y gran hombre", comentó Juan José Campanella.

Desde temprano (las puertas del teatro se abrieron pasado el mediodía) comenzaron a llegar sus allegados para saludar a Adriana, su esposa. Estuvo Darío Lopérfido, director del Colón, junto con Esmeralda Mitre. También, Onaindia, José Martínez Suárez, Mario Sabato, Mauricio Wainrot, Magdalena Ruiz Guiñazú, Gabriela Pochinsky, Martha Bianchi, Carlos Ulanovsky, Jorge Telerman, Hernán Lombardi, Horacio Rodríguez Larreta, Oscar Martínez y Gastón Pauls, entre otros. Ana María Picchio, protagonista de La tregua, lo despidió por Twitter ("Tuve el placer de poder jugar con él, de seguir siendo siempre una nena"), al igual que Víctor Laplace, a quien había dirigido en Gracias por el fuego: "Dejó un bagaje enorme de cosas que quedan, pero igual se lo va a extrañar".

"Teníamos un vínculo más que profesional y artístico. Nos unía un enorme afecto. Trabajar con él fue genial. Sé que hasta último momento tuvo una gran energía. Hoy tengo un concierto y se lo voy a dedicar a él", completó Almerares.

Testimonios de gratitud

Darío Lopérfido

Director del Teatro Colón

"Sergio fue una referencia. Tenía un pensamiento muy sofisticado. No podemos separar lo que hacemos de su memoria"

Paula Almerares

Soprano

"Fue un artista y un ser humano intachable. Le debo mucho"

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.