Suscriptor digital

Cachi, un pueblo para los atletas

Damián Cáceres
(0)
15 de junio de 2015  • 14:28

"Tenés que ir a entrenarte a Cachi. Es una experiencia absolutamente recomendable para cualquier corredor, sea de elite o amateur", aseveró hace unos meses Leonardo Malgor. "Es un lugar que te va a permitir sentirte como si fueras un atleta. Por un rato", detalló el entrenador con una carcajada.

La idea siempre estuvo presente. Y Malgor no se equivocó. Tenía razón. Bajo su supervisión, sus palabras se cristalizaron durante la última semana de mayo. La idea, con el lema #WeRunCamp, permitió a diez atletas amateurs ( 5 hombres y 5 mujeres) vivir en carne propia cómo se entrenan, qué sienten y hasta qué pasa por la cabeza de Mariano Mastromarino, ganador de la maratón de Buenos Aires 2014, y María de los Ángeles Peralta, representante argentina en la maratón olímpica de Londres 2012. A decir verdad, la experiencia no fue gratis. Hubo que correr todos los días y en doble turno. Mañana y tarde. Sin prisa y sin pausa, cuando lo ideal indica que 21 días son los indicados para aclimatarse a la altura (Cachi, a casi 160 km de Salta capital, está a poco más de 2300 metros sobre el nivel del mar), se corrió en la pista de atletismo de cuatro carriles y por mágicos senderos cacheños. La primera sensación, es lógico, fue la deuda de oxígeno. "Es inevitable, chicos. Vamos a intentar que cada uno asimile lo mejor posible el cambio que se produce entre correr en el llano a hacerlo en la altura", dijo Malgor, en la primera charla.

Si bien preparar una carrera en la altura no implica obtener un resultado favorable, es mayor la posibilidad de acercarse a un objetivo con una planificación lógica. A priori, a mayor altitud, más dispersas están las moléculas de oxígeno. De esta forma, al organismo le cuesta mucho más captarlas. Por eso, el cuerpo busca compensar la deuda produciendo más glóbulos rojos. "La finalidad principal del cuerpo, ante este contexto, es aumentar la capacidad de transportar el oxígeno al cuerpo. Así, cuando los atletas descienden al llano pueden tener una ventaja natural y permitida para competir. Y esto no es doping", explicó Malgor.

Lo más maravilloso de vivir y sentirse por un puñado de días como un atleta, acaso, fue dimensionar el enorme sacrificio que hacen algunos deportistas argentinos para, sin recetas raras, aproximarse lo más posible al éxito.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?