A un año del fallo que llevó al default, se paga una alta tasa de interés

Analistas evaluaron el impacto de la continuidad de la cesación de pagos de 2001
Martín Kanenguiser
(0)
16 de junio de 2015  

Un año después del mazazo que significó la decisión de la Corte Suprema de EE.UU. de dejar en firme el fallo del "pari passu" en favor de los holdouts y en contra del Gobierno, la Argentina debe pagar altas tasas para refinanciar su deuda por no haber resuelto el default de 2001.

La estrategia oficial desde aquella decisión del máximo tribunal norteamericano fue errática: primero responsabilizó al gobierno de EE.UU., denunció un complot y luego intentó cambiar, sin éxito, el lugar de pago de Nueva York a Buenos Aires a través de la denominada "ley de pago soberano". De todos modos, desde entonces no cobraron ni los bonistas que ganaron el caso ni los que ingresaron en los canjes 2005-2010, por los bloqueos que impuso el juez de Nueva York Thomas Griesa.

Cuando el propio Gobierno se dio cuenta de que se estaba quedando cada vez con menos reservas en el Banco Central, comenzó a endeudarse, a través del swap con China y de emisiones en el mercado local, a una tasa cercana a los dos dígitos. Y aunque dijo que arreglaría con los holdouts cuando finalizara la cláusula RUFO, a fines de diciembre, luego cambió de opinión. En este contexto, como indicaron los economistas consultados por LA NACION, la economía no entró en crisis, pero tampoco logró crecer, y la inflación, aunque bajó algunos peldaños, se mantiene en un nivel alto, en torno de 30%.

Carlos Melconian, socio de M&S y asesor del precandidato presidencial Mauricio Macri, dijo que "el problema de este ciclo político es que no solucionó el default, aunque no lo haya generado, y eso privó de sacarle el jugo a algo que la mayoría de los países de la región pudieron obtener: una tasa baja". Al respecto, indicó que la Argentina, si hubiera solucionado este conflicto, podría estar pagando una tasa 50% más baja que la actual. "Por esta razón la Argentina está con recesión e inflación, sin creación de empleo privado: porque no genera inversión ni se relaciona con el mundo", sentenció.

Desde otro ángulo ideológico, Alejandro Robba, de la corriente oficialista La Gran Makro, también admitió que "la decisión de la corte suprema impactó sobre la economía porque frenó un camino que se venía recorriendo de cerrar todos los temas residuales del default y, en términos de la economía real, llevó a administrar las reservas, lo que provocó que la economía no creciera el año pasado". Según Robba, "después de esa decisión judicial cualquier arreglo hubiera sido peor, así que ahora hay que esperar un acuerdo razonable con el 7% con un nuevo gobierno, que dependerá de la quita que acepten los acreedores".

El ex viceministro de Economía y jefe de su consultora, Orlando Ferreres, sostuvo que luego de aquel fallo "el Gobierno decidió llegar al final de su mandato acentuando el populismo, y aunque eso le dio resultado político no pasa lo mismo en lo económico". Hasta ahora, advirtió, "tiene todo más o menos controlado, pero habrá que ver qué hace la gente con sus pesos después de las elecciones primarias en agosto; no sé si todo el mundo se quedará tranquilo en pesos".

En tanto, el economista justicialista Eduardo Curia afirmó que "el fallo no fue el fin del mundo porque funciona el plan veranito oficial, pero persisten los desequilibrios macroeconómicos más el efecto de las tasas altas por el default selectivo en que está el país".

Jueces aceptan pesificar una deuda en dólares

  • La Sala I de la Cámara Nacional Civil decidió que los honorarios que un litigante había acordado con sus abogados en dólares fuesen cancelados en pesos a la cotización vigente en el mercado oficial de cambios. El deudor, también abogado, demostró que no tenía los US$ 16.600 pactados con sus letrados porque la AFIP no lo había autorizado a adquirir la suma, sino sólo el equivalente a unos $ 13.000 en septiembre del año pasado.
  • Los camaristas concluyeron en que la obligación del pago en dólares, contraída en 2004, mucho antes del cepo, es "de imposible cumplimiento". Así, se adelantaron a la polémica generada por el nuevo código civil, que plantea en su artículo 765, según recordó Eugenio Bruno, del estudio Garrido, que "el deudor podrá liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal" más allá de la moneda pactada en el contrato.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.