De paseo por los muchos caminos del español

Graciela Melgarejo
Graciela Melgarejo LA NACION
(0)
22 de junio de 2015  

Una recorrida de domingo por el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco además de placentera resultó didáctica y deparó incluso alguna sorpresa que se comparte aquí con los lectores de Línea directa. En un recodo del camino estaba el "San Vicente Ferrer", un óleo en tela de Ángel María Camponeschi, hecho alrededor de 1803. Llaman la atención, sobre todo, los "cortos cabellos oscuros coronados por la simbólica llama en amarillos y rojizos", como reza la descripción del cuadro, en la web del museo.

Según Wikipedia, el valenciano San Vicente Ferrer tenía el "don de lenguas" -"Muchos testigos declararon, hablando Vicente Ferrer en valenciano, que ellos le entendían perfectamente en su lengua nativa, por lo que se consideró que poseía el «don de lenguas». San Vicente Ferrer, «predicando siempre en su lengua valenciana», era comprendido por castellanos, franceses, vascos, italianos del Piamonte y Lombardía" -, condición que corrobora el Diccionario Enciclopédico Hispanoamericano en su entrada Vicente Ferrer (San): "De pueblo en pueblo y de provincia en provincia, recorrió sucesivamente España, Francia, Italia, Alemania, la Gran Bretaña e Irlanda. Hablaba con igual facilidad cada uno de los distintos idiomas de los países citados, en todos los cuales logró un número infinito de conversiones".

Quizá no en la misma medida milagrosa que San Vicente Ferrer, pero quien hoy posea la capacidad de hablar bien más de un idioma es evidente que estará en mejores condiciones de afrontar con éxito el mundo globalizado y sus exigencias.

Sin embargo, quien domina muy bien su propia lengua puede adquirir, lo habíamos visto ya, un nuevo idioma mucho más fácilmente, aunque no posea el don de lenguas. ¿Y qué pasa con el español en el mundo? En el número 59 del Boletín Informativo Digital de la Academia Argentina de Letras, se trata este tema en el artículo "Atlas lingüístico: ¿cuántos idiomas se hablan en su país? ¿Por qué el mundo aprende español?", en el que se remite al artículo publicado por el sitio informativo español Actualidad RT, que presenta "diversas infografías y gráficos que reflejan la inmensa y muy interesante diversidad de idiomas y países donde se hablan".

A propósito, también el Boletín de la AAL recuerda a sus lectores que la Academia sigue difundiendo en Twitter (@canalaal) recomendaciones lingüísticas y observaciones literarias, "especialmente preparadas por el Departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la AAL". Esta columna recoge hoy algunos de esos tuits, publicados en el último mes y que vienen muy bien para aclarar dudas que todos podemos tener:

  • "El signo de apertura (¡) se coloca donde empieza la exclamación, aunque no coincida con el inicio de frase: Si ganamos, ¡qué fiesta haremos!"
  • "En España, «sauna» es femenino: La sauna ayuda a descargar tensiones. En América, es más frecuente el masculino: En su casa hay un sauna"
  • El sustantivo «testigo» es común en cuanto al género (el/la testigo): «Una testigo de Jehová se negó a recibir una transfusión»"
  • "Los verbos «visualizar» y «visibilizar» son sinónimos en el sentido de hacer visible artificialmente lo que no puede verse a simple vista'"
  • Femicidio/feminicidio: homicidio de mujer por razones de género'; se refiere al asesinato de una mujer o al crimen sistemático de mujeres".
lineadirecta@lanacion.com.ar

Twitter: @gramelgar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.