La palabra la tendrán los jóvenes

Habrá muchas caras famosas en el certamen Sub 23: Ronaldinho, Alex, Santa Cruz, Kaviedes, Olivera y, por supuesto, Saviola, Riquelme y Aimar
(0)
17 de enero de 2000  

TOLEDO, Brasil.- La prohibición de contar con los futbolistas mayores de 23 años en el Preolímpico no es una medida que atente contra el espectáculo. Sólo basta escuchar los nombres que correrán detrás de la pelota en pos de alcanzar los cinco anillos para entender la dimensión que cobrará el torneo. Anote: los argentinos Pablo Aimar, Juan Román Riquelme y Javier Saviola, los brasileños Ronaldinho Gaúcho, Alex y Fabio Junior, el uruguayo Nicolás Olivera, el paraguayo Roque Santa Cruz, el chileno David Pizzarro, el colombiano Johnnier Montaño y el ecuatoriano Iván Kaviedes serán algunas de las figuras que pasearán su talento por Cascavel y Londrina desde mañana.

Más allá de estas distinguidas presencias, el Preolímpico no pudo aislarse de la política que imponen los clubes y que domina a los seleccionados. Por ejemplo, el brasileño Denilson, de Betis, y el uruguayo Marcelo Zalayeta, de Sevilla, no fueron cedidos por sus equipos y seguirán el torneo a través de la televisión. Quien tuvo mayor suerte fue Roque Santa Cruz, que jugará para Paraguay con la condición de incorporarse a Bayern Munich apenas finalice la primera rueda, el 30 del actual. Walter Samuel, por una lesión en la rodilla izquierda, será otro de los grandes ausentes, aunque en esta decisión también pesó la presión que ejerció Boca.

La premisa es clasificarse para los Juegos Olímpicos de Sydney, pero una vez que empiece a rodar la pelota, los 200 protagonistas querrán convertirse en los reyes del continente y así quedarse con los 200.000 dólares que les entregará la Confederación Sudamericana de Fútbol por conquistar el torneo. El subcampeón, que también viajará a la tierra de los canguros, se quedará con un premio consuelo de 100.000 dólares, el cual sumará a los 100.000 dólares que ya se había asegurado, como el resto de los seleccionados, por participar del certamen.

El potencial de Brasil, por las individualidades que lo componen y porque es el anfitrión, hace suponer que la competencia sólo será por el segundo lugar. Ronaldinho Gaúcho, de Gremio, surge como la máxima aparición brasileña del año último y, por ende, en la figura indiscutida del conjunto que dirigirá Wanderley Luxemburgo, el mismo entrenador del seleccionado mayor. Su participación en la última Copa América, con tan solo 19 años, fue suficiente para ganarse un lugar entre Ronaldo y Rivaldo.

Dentro del grupo que luchará por la otra plaza a Sydney aparece la Argentina, con Aimar, Riquelme y Saviola como máximos exponentes de un plantel que, en su gran mayoría participó de las conquistas del Sudamericano Sub 20 de Chile 97, el Mundial Sub 20 de Malasia 97 y el torneo Esperanzas de Toulon 98.

Nicolás Olivera fue distinguido con el balón de oro como el mejor futbolista del citado Mundial, pero después de allí su fuego se fue apagando. Primero fue vendido a Valencia y ahora está en Sevilla, pero en ninguno de los dos clubes cumplió con las expectativas que había generado. Su regreso al conjunto nacional, que también está compuesto por la mayoría de los jugadores que perdió la final con la Argentina por 2 a 1 en Malasia, le dará al equipo creatividad y potencia ofensiva, pese a que extrañará a su compadre Zalayeta.

Con 16 años, Johnnier Montaño fue la figura del último Torneo Esperanzas que conquistó Colombia y con esa edad disputó la Copa América de Paraguay. En esos torneos, el pequeño moreno mostró sus condiciones a nivel internacional y fue comprado por Parma, de Italia, que ya lo hizo debutar pese a que aún no tiene edad para votar. En Chile, David Pizzarro es la fuente de inspiración de un equipo que cuenta con buenos jugadores, pero que siempre le falta el golpe final en las etapas definitorias.

Iván Kaviedes, de Celta, fue el goleador del mundo en 1998 y nadie duda de sus condiciones, pero más allá del aporte que le pueda dar a Ecuador, este seleccionado no llega de la mejor forma, pues durante la preparación fueron separados del plantel Hugo Garrido, José Tenorio y John Cagua porque la Federación Ecuatoriana de Fútbol constató que la fecha de nacimiento en sus documentos estaban alteradas.

Comienza el Preolímpico, el torneo que reúne a los jóvenes que hicieron olvidar a varios mayores.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios