Un equipo de viaje para vacaciones

La ropa de abrigo no es lo único que podés llevarte a tus vacaciones de invierno. Sumá a tu equipaje alguna de estas propuestas y disfrutá a pleno de tu aventura.
Romina Metti
(0)
25 de junio de 2015  • 00:45

Salir de vacaciones es, en cierta medida, llevarse una pequeña versión de la casa a cuestas: para que la sorpresa tenga un ligero sabor familiar; para que descubrir nuevos lugares invite a reencontrarse con algo del espacio propio; para que conocer personas que nunca más vamos a ver, nos acerque más a nuestros vecinos de todos los días.

Viajar no es sólo llegar a un destino, sino moverse a uno mismo hasta ese lugar.

Sugerencias para no olvidarse de nada:

Cuadernos y anotadores

No importa cuánto evolucionen los dispositivos digitales y las interfaces: la magia del lápiz y el papel son irremplazables, aunque más no sea para hacer listas de cosas: de compras de super, de tareas pendientes, de recordatorios, ¡de deseos!

Precisamente así debería empezar cualquier viaje y para eso fueron pensados los cuadernos viajeros de Monoblock: "El cuaderno es un gran compañero, prácticamente indispensable. No importa el largo del viaje, uno siempre vuelve con la cabeza ‘expandida’" cuenta Vik Arrieta, co-fundadora de la marca. Los cuadernos traen 80 páginas, cinta señaladora, cierre elástico y una regla que repite el motivo de tapa. Sus destinos (hay para todos los gustos) fueron ilustrados por diseñadores y artistas locales e internacionales: Buenos Aires (Laura Varsky, Argentina), Nueva York (Fernanda Cohen, Argentina), Tokyo (Sol Linero, Argentina), Londres (Gemma Correll, Inglaterra), Barcelona (Malota, España), Daarjeling (Anke Weckmann, Alemania) y Río de Janeiro (Estudio Mopa, Brasil) son algunos de ellos. Están disponibles en las dos tiendas de la marca y también para compra online. Monoblock está trazando nuevos recorridos para sus cuadernos: después de tantas ciudades, se vienen las regiones.

Mochila guarda todo

Más que cualquier otro accesorio para transportar cosas (bolso, cartera, morral), la mochila tiene el verdadero espíritu del viajero: el de cargarse al hombro lo más importante para ese momento de la vida, en ese lugar del mundo….todo el resto puede esperar. Esa mezcla de emoción y adrenalina transmite Helsinki, una marca inspirada en los paisajes nórdicos -casi todos sus productos tienen nombres de ciudades o pueblos finlandeses- pero pensada y creada en Argentina. "Me gusta la geografía" dice Gabriel Robledo, su creador. Esquiva las definiciones y se presenta como un humilde emprendedor, pero sus productos revelan cada uno de sus perfiles: como diseñador textil, productor, ilustrador y hasta tipógrafo (todo Helsinki, desde la marca hasta el último remache, está pensado y hecho por él). Algo le vino de la actividad de su mamá, que trabajaba en talleres de costura, pero caminó e investigó mucho hasta dar con los proveedores indicados y encontrar el material buscado: para las mochilas usa gabardina de 14 onzas (noble, pesada, con buena textura) y cuerina española impermeable; para los cierres, correas y tiradores, cuero engrasado y herrajes; y para los interiores, jean o textiles estampados. Todas las piezas son cortadas a mano, cosidas a máquina y terminadas con el inconfundible sello de quien ama su oficio: son lo suficientemente rústicas como para soportar el ajetreo de un viaje, pero no tienen ni un centímetro de diseño librado al azar. Se pueden ver en el showroom de Lanús o comprar por Feria Central. Noticias desde Helsinki: está tramando un nuevo modelo de mochila, clásica y con cierre.

Valijas bien organizadas

Está en el top 5 de preparativos de viaje, pero nunca se arma con la anticipación ideal. A excepción de los fundamentalistas del orden, un estrés garantizado. La arquitecta Soledad Pisani, creadora de Bai Bags, lleva la camiseta de ese equipo. Su obsesión por la organización encontró en los viajes una excusa para transformarse en producto: "Quería hacer algo que tuviera que ver con la organización del viaje. Los americanos tienen cosas prácticas para todo: acá no estaba desarrollada esa cultura. A mí se me ocurrió el viaje porque me encanta". Sin tiempo para prueba y error, lanzó sus primeros 14 productos en la edición 2012 de Puro Diseño; hoy supera la veintena. La línea "Bai Pack" tiene distintas bolsas y empaques para organizar prendas y accesorios dentro de la valija (ropa limpia y sucia, ropa interior, calzado, necessaire para frascos, etc.); "Bai Pocket" incluye bolso, mochila y bolsa de mano desplegables que se convierten en mini bolsillos; en la línea "Bai Hand" hay accesorios para guardar documentos y organizar interiores de carteras y en "Bai Esen" se pueden encontrar candados, antifaces para dormir y almohadas. Todos los diseños están confeccionados en tela ripstop (género ultraliviano, impermeable y lavable en lavarropas) teniendo en cuenta las exigencias de aerolíneas y las medidas estándar, por ejemplo, para equipajes de cabina. Los productos se pueden conseguir en las tiendas de Samsonite o encargar por mail. Pronto, Bai Bags para mamás.

Complementos

Hay accesorios que hacen le hacen más fácil la vida al viajero: para encontrar rápido un documento, para guardar los pasajes, para identificar la valija sobre la cinta a primera vista. De eso se trata la propuesta de Battuta, el proyecto que Pamela Escamilla soñó durante un viaje a Marruecos y que bautizó con el nombre del explorador árabe: "Viajaba por Europa llevando mercadería, fue un personaje histórico". Pamela es diseñadora gráfica y viajera frecuente: buscaba un motivo para fusionar ambas pasiones. En su tienda online reúne una cuidada selección de productos importados y nacionales vinculados al viaje: porta pasaportes, tarjeteros, identificadores de valijas, travel tags y parches para bolsos y mochilas, entre otros. Son de cuero sintético o PVC con terminaciones en tela de algodón y gofrados con inscripciones. Todos los modelos vienen en distintos colores (casi siempre en la gama de los pasteles) y se pueden comprar a través de la tienda online.

Cajas para el recuerdo

Las cajas conquistaron su lugar en las casas, en especial en las de pocos metros: reemplazan muebles y cajoneras y ayudan a despejar los espacios. Para fortuna de fanáticos, llegó el upgrade de los modelos para armar: las cajas temáticas. Gabriela Giannoni -fundadora de Papelera Contemporánea- es publicista, pero se inició en el oficio papelero a través de la librería de su mamá: "Cuando viajo lejos y conozco cosas distintas me encanta todo, pero siempre tengo ganas de volver. Me encanta lo que tenemos. Papelera es eso: un poco de viajar y ver otras cosas, con los pies puestos acá". Para la previa del viaje, en las cajas "Documentos" y "Kit del Viajero Frecuente" se puede guardar todo lo imprescindible; para llevar de souvenir, "Saludos desde Buenos Aires"; para el regreso, la de fotografías y buenos recuerdos, y los cilindros de la línea "Hecho en Argentina" (ideales para acumular ropa para lavar). Las cajas vienen en distintas medidas y son de cartón de alta densidad (híper resistente) hecho a base de papel reciclado. Se forran en su interior con papel blanco y por fuera con el diseño temático. Los productos están disponibles en La Coppia y en el taller de Papelera Contemporánea, en Chacarita. Este sábado 27 de junio dan una clase intensiva de armado y forrado de cajas (inscripción a info@papeleracontemporanea.com).

Bitácoras de viaje

Llevar un diario durante un viaje largo no es para cualquiera: hay que asumir el compromiso de sentarse a escribir. Pero la experiencia vale la pena, en especial cuando el papel invita. De eso se trata Enc Art, un taller especializado en la fabricación de cuadernos y bitácoras de viaje hechas con cueros, gamuzas y una enorme cantidad de detalles y apliques que los convierten en amuletos. "Trabajamos con cueros enteros y retazos para utilizar todo lo que sobra. También con telas por metro y recortes, cuerinas y papeles vinilos, hojas interiores de reciclado industrial, cartón reciclado de 3mm de espesor y papeles marmolados a mano por nosotros", cuentan Daniela y Daniel, artesanos responsables. Tienen más de 30 modelos diferentes, pero dependiendo de la búsqueda del viajero pueden personalizar el cuaderno o la bitácora en su totalidad. Las medidas más frecuentes son de 17 x 11 y de 23 x 16 cm: la primera cómoda para trasladar, la segunda ideal para escribir o dibujar. "Viajar con un cuaderno es poder volcar una experiencia que luego puede ser revivida cada vez que abrimos el ejemplar. Creemos que uno escribe sobre papel las cosas que jamás hablaría o le contaría a alguien", confiesan. Los pedidos pueden hacerse por mail a enc_artesanal@hotmail.com.

Recalculando ubicación

Para los que siguen usando mapas de papel, el porta mapas es un accesorio utilísimo, en especial para jornadas de lluvia o fuertes vientos. En Semper Fi Tactical se puede conseguir un modelo en color negro o estampado camuflado hecho en cordura 700 con recubrimiento interno de PVC para evitar la permeabilidad del agua. Tiene un vinilo transparente de alta densidad para visualizar el mapa y un cierre lateral para cambiarlo. Puede doblarse en un cuadrante (compactado tiene 12 x 12 cm, abierto 40 x 35) para ocupar poco espacio y ser transportado fácilmente. Para conseguir mapas, guías turísticas y libros para viajeros, la librería especializada Libros de Turismo es un buen punto de partida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?