Suscriptor digital

En la terraza, un sistema sofisticado de escuchas

EE.UU. instaló una pequeña carpa en el techo de su embajada
(0)
25 de junio de 2015  

PARÍS.- Para interceptar las comunicaciones del Palacio del Elíseo y de los principales ministerios franceses, la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) utiliza un sofisticado sistema electrónico instalado en la terraza de la embajada de Estados Unidos de París.

El dispositivo, que fue montado entre 2004 y 2006, está oculto por una carpa rectangular del mismo color que el edificio diplomático y que tiene falsas ventanas pintadas. El material de esa tienda de campaña permite ocultar las antenas y no perturba el paso de las ondas electrónicas para poder escuchar clandestinamente las comunicaciones telefónicas del palacio presidencial, la Asamblea Nacional, la cancillería y los ministerios de Interior, Justicia y Defensa, ubicados en un radio de 800 metros.

El sistema es similar al que funciona en el último piso de la embajada de Estados Unidos en Berlín, a pocos pasos de la cancillería alemana, y que fue denunciado cuando se reveló que la NSA monitoreaba el modesto celular Nokia de primera generación que utilizaba Angela Merkel. Otras instalaciones de la misma naturaleza existen en Ginebra, Madrid, Viena, Roma, Estocolmo, Varsovia y otras 13 capitales de primera importancia estratégica en Europa.

Al igual que en Alemania, en la terraza de la embajada en París opera una célula de espionaje de telecomunicaciones del Special Collection Service (SCS), unidad que funciona como un joint-venture de la NSA y de la central de inteligencia CIA.

Ese organismo, frecuentemente encargado de las "misiones imposibles", tiene en su foja de servicio el "mérito" de haber introducido micrófonos en la embajada en Washington y en la misión francesa ante la ONU, y haber interceptado las comunicaciones que transitan por un satélite.

Los altos funcionarios franceses tienen conciencia de ese asedio y actúan en consecuencia. "Siempre partí del principio de que era escuchado y no sólo por nuestros amigos norteamericanos", declaró Jean-David Levitte, ex consejero diplomático de Nicolas Sarkozy, al conocer las denuncias de WikiLeaks.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?