Tras la crisis del espionaje, Dilma y Obama dan vuelta la página

Escenificaron su reconciliación durante la visita de la presidenta a Washington
Alberto Armendariz
(0)
1 de julio de 2015  

RÍO DE JANEIRO.- Vuelta de página. Después de las fricciones generadas por las revelaciones del espionaje norteamericano a Brasil dos años atrás, Barack Obama y Dilma Rousseff usaron ayer la visita de la presidenta brasileña a Washington, en medio de elogios y regalos cruzados, comidas y visitas a monumentos, para reafirmar su compromiso en profundizar las relaciones económicas y comerciales entre ambos países, declarar su confianza mutua y trabajar en conjunto en temas como la lucha contra el cambio climático.

Sólo faltó que se declararan "BFF" (" best friends forever"), como se dice popularmente en la jerga adolescente norteamericana.

"Dilma, quiero agradecerle por haber llevado la alianza entre nuestros dos países a un nuevo nivel", destacó Obama en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, tras una reunión de dos horas en el Salón Oval.

En sus declaraciones, el anfitrión no desperdició oportunidad para ponderar la renovada alianza con Brasil, al que definió como una "potencia global" y un "socio indispensable". Y aprovechó para alimentar la autoestima de Dilma, tan vapuleada en su tierra por causa de la crisis económica y las investigaciones del escándalo de corrupción en Petrobras.

"Confío en ella completamente", apuntó el presidente de Estados Unidos, que fue invitado a viajar a Río para los Juegos Olímpicos del próximo año y recibió como obsequio un uniforme verdeamarelo del equipo brasileño con su nombre bordado, que, según señaló, usará para dormir.

Menos suelta de palabra, con la mente concentrada en conseguir inversiones estadounidenses e impulsar negocios comerciales, Dilma no dejó de sonreír y confirmó que las cosas cambiaron desde que el ex agente de inteligencia Edward Snowden reveló que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) había interceptado hasta las comunicaciones de la presidenta brasileña.

"El cambio se debe especialmente al hecho de que el presidente Obama y el gobierno de Estados Unidos han dicho varias veces que no realizarán más actos intrusivos de espionaje a países amigos. Creo en el presidente Obama", afirmó Dilma antes de partir a San Francisco.

En concreto, de Washington la presidenta brasileña se fue con el anuncio de que el gobierno norteamericano liberará la importación de carne fresca vacuna desde Brasil (medida que también fue adoptada para la Argentina) y de que a partir del próximo año se facilitará la entrada de viajeros frecuentes brasileños a Estados Unidos a través de su incorporación al programa Global Entry (que agiliza el proceso migratorio, aun cuando por el momento se siga exigiendo una visa).

Ya en términos más vagos acordaron ampliar los lazos comerciales y económicos bilaterales, como la víspera había promovido Dilma en sus encuentros con inversores estadounidenses en Nueva York, parada insoslayable para convencer a los analistas de Wall Street del cambio en el rumbo de la política económica de Brasil en su segundo mandato.

Con relación al cambio climático, ambos presidentes se comprometieron a que, para 2030, al menos un 20% de las matrices eléctricas de sus países se alimenten de fuentes renovables, más allá de la energía hidráulica, y exhortaron a que en la próxima conferencia sobre medio ambiente (COP 21), en diciembre, en París, se logre un acuerdo mundial "ambicioso". Por su parte, Dilma prometió que para entonces Brasil acabará con la deforestación ilegal en el Amazonas y se reforestarán 12 millones de hectáreas.

El cálido ambiente y el buen tono primaron durante toda la visita de la presidenta brasileña a Washington, que había comenzado el lunes por la tarde. Antes de ofrecer una cena en su honor en la Casa Blanca, Obama invitó a Dilma a conocer el monumento al líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr., a pocos metros del National Mall capitalino. Hoy, Dilma cerrará su gira por Estados Unidos con reuniones con representantes de los sectores aeroespacial, de biotecnología, académico y tecnología de la información.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.