Suscriptor digital

La familia en las listas, una estrategia para retener el poder

Muchos jefes comunales encabezan sus nóminas de concejales con sus hijos, sobrinos o esposas
Javier Fuego Simondet
(0)
1 de julio de 2015  

Algunos volvieron a sus distritos desencantados por apuestas políticas que no se dieron. Otros, como cada cuatro años, se juegan todo por conservar sus cargos. Los intendentes bonaerenses que buscan la reelección son un clásico de cada año electoral, aunque en este turno refuerzan su estrategia ubicando a sus familiares al tope de las listas municipales. El círculo de confianza se centra en hijos, sobrinos y esposas.

Raúl "el Vasco" Othacehé demuestra en los hechos que, para él, lo primero es la familia. El intendente de Merlo se postula para un séptimo mandato consecutivo (está al frente de la comuna desde 1991) y, para ello, consideró que lo mejor era que la primera en la lista de concejales que lo acompañan sea su mujer, Mónica Susana Arnaldi. Para extender el lazo familiar colocó en segundo lugar a su hijo Pablo.

Othacehé se había sumado al Frente Renovador, pero fue uno de los jefes comunales que dejaron a Sergio Massa para volver al Frente para la Victoria. Ahora, tendrá que superar una interna con otros aspirantes kirchneristas.

Alberto Descalzo lleva cinco mandatos consecutivos al frente del municipio de Ituzaingó. No se conforma: buscará el sexto. Para eso tendrá que pasar el turno de las PASO contra otra lista kirchnerista a la que impugnó y todavía no se sabe si participará o no. Pero Descalzo tiene claro cómo encabezar su lista de concejales: ubicó primero en la nómina a su hijo, Pablo, secretario de Desarrollo Social municipal.

Del Frente Renovador a Pro y de ahí otra vez al massismo fue Jesús Cariglino, intendente de Malvinas Argentinas. Intentó conseguir una candidatura a gobernador con Massa, pero no lo consiguió. Tampoco encontró lugar en Pro, de Mauricio Macri. Recaló nuevamente en su terruño y, como reaseguro de confianza, puso a su sobrino Diego como primer candidato a concejal. Su sobrino es. además, secretario de Coordinación del municipio.

Cariglino ganó por primera vez en 1995 y desde entonces siempre consiguió triunfos. Quiere ahora su sexto mandato consecutivo. Héctor Valdivia quiso presentarle competencia interna, pero su lista fue observada por la junta electoral massista y no participaría.

En Hurlingham, Luis Acuña apuesta por conseguir su cuarto mandato. Su estrategia es repetida y consiste en colocar al tope de la lista de ediles a uno de sus hijos. En estas PASO le toca a Fabrizio Acuña, que quiere renovar la banca en el Concejo Deliberante. En 2013, el primer postulante a concejal había sido su otro hijo, Emiliano.

Francisco "Barba" Gutiérrez va sumando períodos como intendente de Quilmes como para empezar a considerarlo un "barón del conurbano". Fue elegido por primera vez en 2007 y, de volver a ganar este año, iniciará su tercer mandato consecutivo. El primero en su lista de concejales es su sobrino, David Gutiérrez. Esta fórmula tiene antecedentes en las dos elecciones anteriores que ganó Gutiérrez y tras las cuales el sobrino siempre terminó en un cargo ejecutivo (secretario privado).

"El Barba" tendrá competencia interna. Será Daniel Gurzi, el candidato en Quilmes del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, otro quilmeño.

Otro caso de nepotismo se da en Ensenada. En ese distrito, Mario Secco quiere su tercera reelección y aplica la técnica preferida de los intendentes que quieren defender su poder territorial. Su hijo Mario Nicolás aparece cuarto en la lista de concejales.

Más alto picó el hijo de otro jefe comunal que va por la reelección, el intendente de San Fernando, Luis Andreotti. Desde el Frente Renovador, su hijo Juan encabeza la lista de diputados provinciales por la primera sección electoral. Juan Andreotti integra el gabinete de su padre, como secretario privado y de coordinación municipal.

Algunas familias hace tiempo que han encarado una renovación que trasciende las listas de concejales. En Berazategui, se postula para la reelección Juan Patricio Mussi, que coqueteó con una candidatura para la gobernación y heredó la intendencia de su padre, Juan José, cuando éste dejó su cargo de jefe comunal para asumir como ministro de Medio Ambiente de la Nación, en 2010. Tres años antes, Juan Patricio había encabezado la lista de ediles que acompañaba a su padre.

Pero no sólo los intendentes que desean revalidar sus credenciales apuestan a sus familiares. También está el caso de un referente político de peso en el peronismo de Lomas de Zamora, Osvaldo Mércuri, que hará todo lo posible para que su hijo Gabriel le arrebate la intendencia a Martín Insaurralde compitiendo desde Pro, tras alejarse del Frente Renovador.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?