Suscriptor digital

Afirman que el sistema de votación electrónica que se usará el próximo domingo tiene un agujero de seguridad

Denuncian que se pueden cargar varios votos para un candidato en la versión digital de la boleta; la empresa y las autoridades porteñas dicen que el recuento físico de los votos impide esta alteración
(0)
4 de julio de 2015  • 01:43

Un grupo de informáticos y expertos en derecho digital publicó un documento en el que afirma que Vot.ar, el sistema de voto que se usará el próximo domingo en las elecciones porteñas, puede ser alterado para que en una misma boleta se sumen votos repetidos para un mismo candidato.

La novedad de la Boleta Unica Electrónica es que cuenta en su interior con un chip RFID (similar al que tiene, por ejemplo, la tarjeta SUBE) que complementa el voto tradicional del papel en la urna ( podés ver cómo funciona en este simulador); según este grupo, ese chip puede modificarse usando una aplicación creada a tal efecto, cargada en un smartphone con una antena NFC (el 16% de los teléfonos vendidos en el país en 2014 cuenta con ella, según el experto Enrique Carrier), que permite sobreescribir la información contenida en esa boleta para, por ejemplo, sumar múltiples votos para un mismo candidato. El sistema de conteo automático de votos, dicen, no contrasta la cantidad de votos con la cantidad de boletas, por lo que si alguien implementara una estrategia similar esta alteración pasaría inadvertida.

Recomiendan "a los presidentes de mesa y a los fiscales realizar la contabilidad boleta por boleta haciendo énfasis en la impresión por sobre la información del chip. Es indispensable asegurarse de que la cantidad de boletas coincide exactamente con los votos contados por la máquina", dicen en el documento publicado, que puede verse aquí.

La respuesta de la empresa que hizo el sistema

Consultado por LA NACION, un vocero de MSA, la firma que ganó la licitación para desarrollar la plataforma que se usará en la votación del domingo, afirmó que tal alteración sería casi imposible de implementar, ya que no existe el cuarto oscuro y la votación se hace a la vista de las autoridades de mesa (aunque la pantalla está dispuesta de tal forma que sólo la vea el votante, es decir, manteniendo secreto el voto). El votante puede comprobar, al momento de emitir su voto, si lo que está registrado en forma digital coincide con lo que está impreso en la boleta.

Y que durante el escrutinio los fiscales pueden comprobar, uno a uno, que los votos en papel (es decir, lo que la máquina de votación imprimió en el comprobante que entra en la urna) coincidan con los registrados en forma digital.

La clave está en el conteo de las boletas

Tal como explicó en mayo último Marcelo Bermolén, director general de Reforma Política de la ciudad , "una vez que se cierra la votación, el presidente de mesa abrirá la urna y contará que las boletas electrónicas coincidan con la cantidad de votantes que asistieron. Luego hará pasar los chips de las boletas a través del lector de la terminal de votación, que contabilizará los votos. Todos los integrantes de la mesa podrán fiscalizar que lo que lee la máquina coincide con lo que está impreso en la boleta."

Según el gobierno porteño, los resultados de la votación se conocerán a la medianoche.

La denuncia se suma a quejas y advertencias anteriores de expertos en seguridad informática y en derecho, y también de organizaciones civiles como Fundación Vía Libre y Poder Ciudadano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?