Sergio Casas: "La Presidenta seguirá siendo la líder del proyecto"

El gobernador electo de La Rioja descarta un doble comando con Beder Herrera
Santiago Dapelo
(0)
7 de julio de 2015  

La euforia es total en la Casa de Gobierno. Sergio Casas, el flamante gobernador electo de La Rioja, está feliz. En su rostro se denota el trajín de una larga campaña, pero a él no le importa.

"¿Cansado? Para nada, estoy para empezar otra vez", suelta ante la consulta de LA NACION.

El despacho del gobernador saliente, Luis Beder Herrera, es el escenario para una celebración íntima. Ahí se encuentran los familiares y amigos de Casas, quien conducirá esta provincia a partir del 10 de diciembre junto a Néstor Bosetti, conocido aquí por todos como Tití.

Con sólo un mandato por delante -es el actual vicegobernador y no tiene posibilidad de reelección-, el desafío de Casas será demostrar su autonomía del poder que representa en la provincia Beder Herrera. Por ahora, Casas se muestra alineado. "Beder Herrera es nuestro conductor", asegura, y aplica la misma fórmula para explicar lo que podría suceder con la presidenta Cristina Kirchner y Daniel Scioli a nivel nacional.

-Ya es el gobernador electo de La Rioja; ahora, ¿qué sigue?

-[Interrumpe Tití Bosetti] ¡Presidente de la Nación!

Las palabras del flamante vicegobernador provocan una carcajada y el festejo de las 30 personas que rodean a Casas. Pero rápido de reflejos, frena todo. "No [dice, alargando la vocal]. Gobernador electo nomás", dice a las carcajadas.

-Entonces, ¿qué sigue?

-Siguen el esfuerzo y el compromiso. Nosotros formamos parte de un proyecto a nivel provincial y estamos completamente alineados con el proyecto nacional y popular que encabezó Néstor Kirchner y que profundizó nuestra Presidenta. Y que acá, en La Rioja, lo llevó de manera impecable Beder Herrera, quien transformó a la provincia en una parte de un proyecto que construyó más viviendas, hizo más caminos y transformó la educación. Ésa es la provincia que asumimos con Tití.

-¿Se trató de un triunfo sciolista, kirchnerista o bederista?

-Éste es un triunfo de la democracia, del peronismo en general. Por supuesto que reconocemos a los protagonistas. Reconocemos en Beder Herrera un conductor. Y también creemos en los proyectos donde Cristina Kirchner es quien conduce y no me cabe ninguna duda de que Scioli será el presidente de los argentinos.

-El peronismo siempre fue verticalista. ¿Pueden Beder Herrera y Cristina Kirchner convivir con usted y Scioli?

-Totalmente. Nosotros creemos en el héroe colectivo.

-Entonces cree que se puede mantener el liderazgo fuera del poder.

-¡Totalmente! En la medida en que estén las convicciones intactas, lo vamos a hacer. Hoy el país necesita de hombres y mujeres comprometidos con el proyecto; no son importantes los nombres, lo importante es el proyecto.

-¿Cree que la Presidenta seguirá siendo la líder del proyecto nacional y popular?

-Creo que sí, totalmente.

-Pero, insisto, el peronismo es verticalista. ¿Cómo imagina ese doble comando?

-Nosotros respetamos los liderazgos políticos, pero sobre todo cuando hay un proyecto que es aceptado.

-La Cámpora no logró hacer pie en La Rioja. ¿Por qué?

-Nosotros creemos en el modelo y hay distintas corrientes. Acá lo que importa son las convicciones. No queremos disputar liderazgos, la gente necesita seguir viviendo bien.

-¿Sergio Casas es sinónimo de continuidad?

-Sí, continuidad del proyecto. El pueblo nos dio la posibilidad de confiar sus sueños y anhelos en esta fórmula que cree en el héroe colectivo. Estamos dispuestos a trabajar todos juntos.

-Al ser vicegobernador sólo tiene un mandato por delante. ¿Es tiempo suficiente? ¿Le genera preocupación?

-No, me da tranquilidad. Siempre digo que nadie llega a la hora señalada. Lo que puede aparecer como una debilidad es una fortaleza. Sólo vengo a gobernar.

-¿Tiene pensado reformar la Constitución?

-No, es impensable. La Rioja dio un paso importantísimo para limitar la reelección. Tengo el orgullo de haber sido vice de Beder Herrera y quiero hacer estos cuatro años con total soltura. No busco nada más. Sólo me queda dar fe, amor y esperanza.

-El peronismo volvió a ganar en la provincia y ya lleva 32 años de forma ininterrumpida. ¿Cómo explica ese predominio?

-La Rioja tiene una filosofía.. siempre tuvo su lucha federal. No hay nada más desigual que distribuir igual entre los que somos desiguales. No es lo mismo. Eso nos lleva a la impronta del peronismo. El peronismo es eso. Es producir igualdad de abajo hacia arriba. Donde haya una necesidad que surja un derecho para la gente. Es trabajar con y para la gente.

-En un día complicado electoralmente para el Frente para la Victoria, anteayer La Rioja se transformó en un bastión muy codiciado para el gobierno nacional. Vinieron Daniel Scioli, Carlos Zannini, Aníbal Fernández y Wado De Pedro, entre otros. ¿Qué lectura hace de ese respaldo?

-Nosotros sentimos que La Rioja ha sido siempre una provincia emblemática. No sólo por su historia, sino también por su presente. Desde acá se iniciaron las grandes luchas y por eso nosotros reafirmamos la pertenencia al modelo nacional y popular. Estamos convencidos de que la Argentina necesita este modelo que llevarán adelante Scioli y Zannini.

-Usted habló en la campaña de profundizar el modelo. ¿Qué significa?

-Lo que ya se hizo. Queremos profundizar y promocionar el desarrollo humano. Queremos avanzar en una sociedad donde exista un nuevo compromiso social. Donde nos encuentre a todos unidos trabajando por La Rioja. Se han hecho cosas importantísimas.

Más de 15 puntos de diferencia

  • El final del escrutinio en La Rioja confirmó el triunfo del candidato a gobernador por el Frente para la Victoria, Sergio Casas, que se impuso por más de 15 puntos a su rival de la alianza Fuerza Cívica Riojana, liderada por la Unión Cívica Radical, en la que confluyen varias fuerzas opositoras.
  • Con 843 mesas escrutadas sobre un total de 868 (el 97,11 por ciento del total) y al cabo de un recuento de votos llamativamente lento, el candidato kirchnerista logró 108.193 votos, lo que representa el 53,92% del total.
  • En tanto, la fórmula opositora integrada por el radical Julio Martínez y el intendente de Famatina, Ismael Bordagaray, consiguió 76.571 votos, 38,16 por ciento del total.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.