Mientras Colón sigue abandonado en la Costanera, el miércoles presentan a Azurduy

La nueva escultura ya está lista; el presidente de Bolivia estará en el acto oficial
Mauricio Giambartolomei
(0)
9 de julio de 2015  

Los guardianes de Colón perdieron la batalla hace varios meses. El monumento que se erigía en el patio de la Casa Rosada fue desguazado y sus partes, desperdigadas entre el piso de su antigua morada y el del predio de Costanera Norte donde se ubicará finalmente, a pesar de una causa judicial promovida por la comunidad italiana que aún no concluyó. Mientras el mármol de la escultura de 623 toneladas está abandonado sin una certeza de cuándo se montará en el espigón Puerto Argentino, el miércoles próximo la estatua de Juana Azurduy será presentada en un acto oficial que contará con la presencia del presidente de Bolivia, Evo Morales.

La embajada de ese país en la Argentina confirmó a LA NACION que se encuentra definiendo los detalles de la visita del jefe de Estado boliviano, quien realizó la donación de la escultura en bronce del artista Andrés Zerneri. La agenda final, así como el horario de la presentación, se conocerá entre el lunes y el martes de la semana próxima.

La presentación de la obra podría estar teñida de cierto desprecio a la imagen del navegante genovés. Mientras se termina de instalar la obra que rinde homenaje a Azurduy, por decisión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, las partes desmembradas del monumento inaugurado en 1921 esperan tiradas en el patio de la Rosada. La figura de Colón aún permanece allí, con algunos signos de deterioro, según contó el abogado del Círculo de Italianos, Horacio Savoia. "Hay piezas que presentan serios daños y manchas por el contacto del mármol con la madera. Hay marcas en la espalda de Colón que antes no estaban. No se terminó de trasladar todo, tampoco se sabe cuándo lo van a emplazar", explicó Savoia.

Hace un mes, aproximadamente, las primeras piezas de mármol comenzaron a llegar a Costanera Norte. "Sólo hay algunos pedazos cortados", dicen con franqueza los guardias de seguridad del predio. A lo lejos se pueden observar varias partes de lo que fue la base donde se apoyaba el monumento. Sin embargo, no hay señales de construcción, movimientos de tierra ni otras obras. Colón seguirá esperando en el piso a la espera de las novedades sobre el montaje que hasta ayer eran un misterio.

En marzo de 2013 la comunidad italiana en la Argentina comenzó su batalla judicial para intentar frenar el desmantelamiento del monumento. En aquel momento, el Círculo Italiano presentó un recurso de amparo que fue rechazado cuando los gobiernos de la ciudad y la Nación acordaron el traslado. Sin embargo, plantearon un recurso extraordinario pendiente de resolución en la Sala 5 de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal. "La causa no está resuelta. Esperamos la definición para saber si el pedido llega o no a la Corte Suprema", anticipó el abogado.

Tallado por Arnaldo Zocchi y donado luego a la comunidad italiana de la Argentina, el monumento a Colón fue inaugurado el 15 de junio de 1921. En junio de 2013, comenzó a ser desmantelado, y desde ese momento estuvo bajo la supervisión del escultor Domingo Tellechea, quien se encargó de su restauración. El experto, convocado por la Universidad de La Plata, también dirige la preservación del resto de las esculturas que acompañaban la obra.

La llegada de parte de la escultura a Costanera Norte comenzó a ponerle punto final a un largo litigio que parece ya estar resuelto, más allá de la disputa judicial. La semana próxima, la inauguración de la estatua en homenaje a Juana Azurduy le pondrá uno de los últimos eslabones a esta larga cadena de eventos. Falta uno muy importante: saber cuándo y cómo el monumento a Colón será nuevamente puesto de pie.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.