La Matanza, un foco de tensión en la interna del FPV bonaerense

Espinoza le pidió sin éxito a un dirigente de la Uocra que deje su candidatura a intendente
Nicolás Balinotti
(0)
12 de julio de 2015  

La pulseada electoral del kirchnerismo para definir a su candidato a gobernador en Buenos Aires encontró un foco de alta tensión en el lugar menos esperado: La Matanza. Allí, el rompecabezas oficialista se despedazó y ni siquiera la intervención del intendente, Fernando Espinoza, precandidato a vicegobernador en la fórmula con Julián Domínguez, pudo evitar la fragmentación.

El último intento de Espinoza de mantener alineada a su tropa fue dos días después del cierre de las listas. Convocó a su despacho al sindicalista Herlado Cayuqueo, referente de los albañiles de la Uocra. El jefe comunal le pidió sin éxito que desistiera de sus intenciones a postularse como aspirante a la intendencia de La Matanza. Espinoza anhelaba competir con una lista única del Frente para la Victoria (FPV) en el territorio. Impulsa a Verónica Magario, su mano derecha, como su sucesora.

Decidido a desafiar a Espinoza, Cayuqueo avanza en su candidatura a intendente, cuya boleta estará adherida a la de Aníbal Fernández y Martín Sabbatella, rivales directos del intendente y de Domínguez en su camino rumbo a la gobernación. Detrás del referente de Uocra, se encolumna otro dirigente gremial de peso en el distrito: Carlos Gdansky, de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

Cayuqueo y Gdansky, como muchos otros sindicalistas del pago, apostaban a enrolarse con Florencio Randazzo si éste aceptaba el ofrecimiento de Cristina Kirchner para competir por la gobernación. Caído ese plan, reflotaron el proyecto, trazado meses atrás en la UOM, donde participaron otros sindicalistas con apetito electoral, como el mercantil Rubén Ledesma, que peleará por ser intendente desde el Frente Renovador.

"Espinoza no escuchó a los peronistas. Construyó poder de manera sectaria e individual. Eligió a Magario por una cuestión personal, ya que ella no está en las calles de La Matanza. Incluso, no sé ni siquiera si vive acá", chicaneó Cayuqueo en diálogo con LA NACION.

Cerca de Espinoza minimizaron el desafío de los gremialistas. El intendente se jacta de tener el respaldo de la CGT regional, que encabezan Mario Ortíz (textiles) y Carlos Coma (plásticos). "Verónica [Magario] va a ganar con más de 50 puntos. La lista de Cayuqueo no nos va a inquietar. A ellos les pone plata Aníbal [Fernández]", insinuó un allegado al candidato a vicegobernador. Aníbal desembarcará la semana próxima en La Matanza, de la mano de Cayuqueo.

Unidos por su oposición a Magario, Cayuqueo y el massista Ledesma compartirán fiscales el 9 de agosto. Así, Aníbal Fernández compartirá con Sergio Massa parte de la fiscalización en un distrito caliente. "Vamos a cuidar los votos nuestros y los del Frente Renovador. Si no hay fiscales propios, suele haber jugadas irregulares", alertó el gremialista.

Los sindicalistas unificaron su estrategia cuando asimilaron que era imposible sacar del ajedrez electoral a Magario. Detrás de Cayuqueo, está Gdansky, diputado nacional en retirada del FPV y viejo ladero de Alberto Balestrini. Gdansky aspiraraba a ser ungido candidato a intendente por el kirchnerismo. Nunca le llegó el espaldarazo para lanzarse.

El reparto de simpatías sindicales se replica en la conducción nacional de la CGT. Gerardo Martínez (Uocra) y Andrés Rodríguez (UPCN) respaldan a Aníbal Fernández, pero el jefe, Antonio Caló (UOM), y una tropa más numerosa hacen campaña para Domínguez y Espinoza.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?