Víctor Beker: “Es el único país del mundo donde se anuncia una inversión por cadena nacional”

El director del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la UB y ex directivo del Indec habla sobre la crisis del empleo
Paula Urien
(0)
12 de julio de 2015  

Conoce como nadie, desde adentro, al Indec y sabe leer sus números entre líneas. El economista fue director de estadísticas económicas de la entidad, a la que renunció para convertirse en profesor de Economía de la Universidad de Salamanca. Cuando volvió, fue contratado pro la UB para dirigir la carrera de Economía, y hoy lleva adelante el Centro de Estudios de la Nueva Economía, desde donde salen informes precisos sobre la situación de la economía y del empleo.

El autor de ¡Basta de fracasos! , donde propone una estrategia de desarrollo económico con equidad e inclusión social, dice que las cifras del desempleo en la Argentina están muy distorsionadas, y que podría llegar al doble de la cifra oficial, que es 7,1 por ciento.

– ¿Qué le llama la atención con respecto a las últimas estadísticas del Indec en materia de empleo?

–Durante 2013 y 2014 hubo un estancamiento de la economía, que según algunas mediciones desembocó en una recesión. No tenemos estadísticas fiables, lamentablemente como para dar los números oficiales. Llama la atención que en un proceso de caída de actividad económica, con despidos, el Indec no registre un aumento en el desempleo. ¿Dónde esconde el desempleo?

– ¿Dónde?

– El Indec registra en forma sistemática una caída en la tasa de actividad, es decir, la proporción del total de la población que, o trabaja o está buscando trabajo. Esta población es bastante estable a lo largo del tiempo. Sin embargo, cuando se mira la información del Indec llama la atención, y mucho, que durante el tercer trimestre de 2012 la tasa de actividad era del 46,9 de la población total. Pero durante el primer trimestre de 2015 esta tasa cayó al 44,6%.

– ¿Durante este período, cuánta gente dejó de buscar trabajo?

– Son cerca de 920.000 personas que desaparecen de la categoría de población activa. Para que caiga de esta manera, o cayó el empleo, o cayó la cantidad de personas que buscaron trabajo.

– Pero no cayó la tasa de desempleo

– Justamente. Si no aumenta la tasa de desocupación quiere decir que menos personas buscaron trabajo estando desocupados. Esto es muy raro.

– ¿Alguna vez sucedió esto en la Argentina?

– Este nivel de caída de tasa de actividad sólo es comparable con la caída que se produjo en 2002. La gente dejó de buscar trabajo porque con el nivel de crisis que había, estaba segura de que no lo iba a conseguir. Una caída tan abrupta en tan poco tiempo sólo es compatible con una fuerte crisis.

– ¿Qué indica, entonces, la caída de la tasa de actividad que se reveló este año?

– Este numero, si uno lo creyera, estaría indicando una situación muy grave. Todas esas personas decidieron que es imposible conseguir trabajo y se retiran del mercado laboral. Es decir, el mercado laboral está quebrado. Pero en realidad se esconde otro fenómeno: la verdadera desocupación.

– ¿Cuáles son los argumentos a nivel Gobierno para justificar la caída?

– Dicen que se trata de mujeres que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH), que, cuando pierden el trabajo se quedan en su casa. Pero esto no resiste el análisis porque se trata de casi un millón de personas. Entonces, estamos hablando de dos o tres millones más de AUH nuevas, y ese número no creció en esa magnitud. El Indec hace pasar el aumento de la desocupación como una caída en la población activa. Es decir, cuando aumentan los desocupados dice que es gente que no tiene empleo ni lo busca y lo saca de la población activa. Esto es insostenible.

– La desocupación oficial está en un 7,1 en el primer trimestre. ¿Cuánto considera que es la desocupación real?

– El Indec reconoce 1.200.000 desocupados. Supongamos que los 920.000 que se sumaron por la caída de la tasa de actividad son todos desocupados. Si le sumo 920.000 estoy en 2.100.000 desocupados. Es una tasa de alrededor del 12%. También hay que tener en cuenta que si tenemos esta cantidad de personas que no buscan trabajo estando desocupados, es un problema.

– ¿Cuál es la situación de quienes tienen planes sociales según la mirada del Indec?

– El Indec computa como ocupados a los que reciben distintos tipos de planes sociales. Hay planes en el ministerio de Desarrollo Social, del ministerio de Trabajo, también del ministerio de Educacion y Planificacion, entre otros, además de los planes provinciales y municipales. A nivel nacional hay 60 tipos de planes diferentes. Sólo tomando los de Trabajo, que son subsidios para facilitar la reinserción laboral son 300.000 planes para personas que, en realidad, están desocupadas. Siendo muy conservador, estimo que la desocupación es del doble de lo que reconoce el Indec. Además, de los 17.500.000 millones de ocupados, hay entre un 35 y un 40% que tienen un empleo informal y un crecimiento desmedido del empleo público, que llega a 3.500.000 personas y que es prácticamente el único empleo que creció desde 2007. Hay una falta de capitalización en un país donde no ha habido inversión, y eso se traduce al empleo de mala calidad.

– ¿Cuál es la tarea para el próximo gobierno en esta materia?

– Inversión, más inversión, más inversión. Hoy no se crea un puesto de trabajo sin que haya inversión en bienes de capital y por supuesto sin controlar la inflación. Crear puestos de trabajo es generar oportunidades de inversión. Mejorar la calidad de empleo es pasar de la baja calidad de empleo y de baja productividad, a empleos de alta productividad y calidad. Se necesita entonces un shock de inversiones. Éste es el problema esencial de la economía argentina, que vivió con un mínimo de inversión en el ultimo tiempo. Este es el único pais en el mundo en donde cuando una empresa decide hacer una inversión se anuncia por cadena nacional. En otros países esto es cosa de todos los días.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.