"Sentimos un poco de alivio porque se hizo justicia"

Así lo sostuvo Franklin Rawson, el padre de la víctima, pero afirmó que el dolor no se termina
(0)
16 de julio de 2015  

"Ángeles siempre descansó en paz, ella es un ser de luz. Los que necesitábamos algo de paz éramos nosotros, que quedamos acá y hoy la tenemos. Sentimos un poco de alivio porque se hizo justicia por nuestra hija".

Eran las primeras palabras de Franklin Rawson, el padre de Ángeles, después de que el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) porteño hiciera pública la condena contra Jorge Mangeri.

"El dolor que sentimos lo vamos a seguir sintiendo siempre, porque no desaparece", sostuvo Rawson en las escalinatas del edificio de Tribunales, en Talcahuano 550. Estaba acompañado de su abogado, Pablo Lanusse.

Antes, en la sala de audiencias, apenas el presidente del TOC N° 9, Fernando Ramírez, leyó el veredicto, Rawson y Jimena Aduris, la madre de Ángeles, lloraron y se abrazaron fuerte.

En la fila de atrás, el que lloraba era el hermano de Mangeri. Ayer no estuvo en la sala de audiencias la esposa del acusado, Diana Saettone.

Afuera, en el hall del sexto piso, había más de 100 personas, familiares y amigos de Ángeles, que siguieron la lectura del veredicto desde una pantalla de led instalada especialmente.

Cuando el presidente del TOC N° 9 dijo que Mangeri debía cumplir una pena de prisión perpetua, en el hall hubo aplausos, abrazos y, sobre todo, mucha emoción.

Los aplausos y abrazos continuaron cuando los padres de Ángeles y Lanusse salieron de la sala de audiencias.

Los saludos de amigos y seres queridos hicieron demorar casi una hora a Franklin en salir del edificio de Tribunales, donde habló en las escalinatas.

"Ojalá esto [la sentencia] sirva para que haya más justicia. También quiero agradecer junto con Jimena a los que nos estuvieron acompañando a la distancia, a los que nos mandaron mensajes y estuvieron siempre acompañándonos en estos momentos", sostuvo el padre de la víctima a los medios de prensa.

Como era de esperar, los que no estaban conformes con el fallo de los jueces eran los familiares de Mangeri. "Investiguen. Investiguen. Se ha condenado a un inocente", sostuvo a LA NACION el hermano del acusado.

"No hay justicia, están todos comprados", gritaron los allegados de Mangeri al salir de Tribunales.

Poco después, en una entrevista con el canal de noticias TN, el padre de la víctima volvió a hablar sobre sus emociones tras el veredicto. Acompañado de Lanusse, sostuvo que en algún momento pensó en tirarse encima de Mangeri y que mucha gente lo hubiera comprendido, pero prefirió tener la cabeza en frío porque esa actitud no hubiera servido a la memoria de Ángeles.

"Ahora voy a tratar de tener una vida lo más normal posible. Tratar de seguir adelante con mi familia, mis amigos y el trabajo, pero nunca va a ser como antes", agregó.

Y al recordar a su hija, emocionado y al borde de las lágrimas, dijo: "Ángeles era una dulzura. Era buena hija, buena hermana y buena amiga. A pesar de las dificultades, tenía alegría para todo. La vida estalló en 1000 pedazos. El alivio es que se hizo justicia".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios