Creen que el portero actuó solo

En el debate no aparecieron pruebas de que hubiese contado con un cómplice
(0)
16 de julio de 2015  

Durante el juicio oral no hubo ningún elemento que abonara la sospecha de que Jorge Mangeri hubiese tenido la ayuda o coparticipación de otra persona cuando, según el tribunal, mató a Ángeles Rawson.

Tampoco se estableció que el portero hubiera contado con la asistencia de un cómplice para sacar el cuerpo de la adolescente del edificio de Ravignani 2360 y arrojarlo en un contenedor de basura.

En un juzgado de instrucción se investiga si la única ayuda que podría haber recibido Mangeri fue de parte de Cecilio Saettone, el primo policía de Diana, su esposa, al que, según los fiscales, le habría pedido colaboración para borrar pruebas.

Se confirmó que Diana no estaba en el edificio de Ravignani el día del asesinato de Ángeles. También se supo durante el juicio oral que en los días previos al homicidio el portero estaba pintando su departamento y que tenía un plástico en el piso. Este detalle explicaría por qué los investigadores no pudieron hallar rastros de ADN de la víctima en la casa del sospechoso. A esto hay que sumar que la chica no sangró cuando fue atacada.

Ángeles pesaba 54 kilos y Mangeri pudo haberla sacado del edificio sin que nadie lo ayudara. "Yo lo vi levantar un lavarropas él solo. Así que también pudo hacerlo con Ángeles", confesó una mujer que declaró como testigo en el juicio y que conocía a Mangeri.

Los médicos Roberto Cohen y Oscar Losetti indicaron que el cuerpo de Ángeles presentaba livideces cadavéricas y tres marcas de ataduras post mórtem, lo que indicaría que el asesino ocultó el cuerpo de la adolescente durante cuatro horas, supuestamente en algún lugar del edificio, antes de prepararlo para sacarlo del inmueble sin que nadie lo descubriera. El único que conocía los movimientos de los vecinos y tenía dominio sobre todos los rincones del edificio era Mangeri.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.