Suscriptor digital

Asombro e inquietud en el frente judicial

Abogados y jueces cuestionaron la salida de Bonadio
Adrián Ventura
(0)
17 de julio de 2015  

La decisión de la Cámara Federal de apartar al juez Claudio Bonadio de la causa Hotesur fue cuestionada por amplios sectores de la Justicia, que llegaron a calificarla, incluso, de "disparatada".

Por lo pronto, el fiscal ante la Cámara Federal, Germán Moldes, se ciñó a un aspecto técnico: dijo a LA NACION que la "resolución que decide reemplazar a Bonadio por otro magistrado no es apelable. En cambio, posiblemente sí pueda apelar las nulidades que dispuso la Cámara Federal sobre las medidas que había tomado el juez ahora separado".

Jorge Rizzo, ex presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal y actual vocero de la entidad, evaluó: "La Justicia cayó al nivel más bajo de credibilidad en los últimos 30 años. Ahora la Cámara Federal lo saca del medio a Bonadio, algo que genera muchas suspicacias. Y el juez que se haga cargo también va a tener problemas, porque la gente no le va a creer nada de lo que decida. Va a estar sospechado de ser un juez favorable al Gobierno".

"El caso Hotesur es muy importante, porque afecta al Gobierno. Nos preocupa que la Cámara Federal lo haya apartado. Está claro que la decisión de separarlo a Bonadio parece una consecuencia del procedimiento que el juez ordenó realizar en Río Gallegos, en las oficinas de Máximo Kirchner", evaluó Ezequiel Cassagne, director del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires.

El ex ministro de Justicia Ricardo Gil Lavedra, en cambio, con una visión más política, sostuvo: "La decisión de apartar al juez que estaba investigando a la familia presidencial lo único que hace es instalar una enorme sospecha sobre el desarrollo y el futuro de la causa. Si había alguna investigación que necesitaba ser transparente, era la causa Hotesur. Y ahora siempre va a quedar la duda".

Varios jueces federales, tanto de primera instancia como de otros tribunales superiores, también confesaron en reserva estar "asombrados".

El camarista penal Miguel Caminos, ex presidente de la Federación Latinoamericana de Magistrados (FLAM), también hizo hincapié en los aspectos técnicos de la resolución: "La resolución de la Cámara Federal es un antecedente complicado, porque es el juez el que decide qué pruebas quiere tomar y cuáles no a la hora de investigar. Se abre la posibilidad de que las partes, por cualquier motivo, puedan separar a un juez y puedan cambiarlo por otro".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?