Suscriptor digital

Invierno x menos

Menos precios, menos frío, menos temporada; restas que invitan a sumarse con descuentos de entre el 20% y 50%
Camila Solito
(0)
23 de julio de 2015  

Sumate a restar y aprovechá los descuentos anticipados de fin de temporada, de entre 20% y 50%

Ofertas, gangas, hot sale, liquidaciones, rebajas hasta un 50% son las expresiones que invaden las vidrieras de los locales de los shoppings y las avenidas desde fines de junio. Las colecciones de invierno prácticamente no llegaron al inicio de tal estación con precios de temporada. Es un hecho, cada vez empiezan antes. "Las temporadas tienden a acortase, a ser más efímeras. Los consumidores demandan cada vez más y más pronto. Antes el verano, antes el invierno, antes la liquidación. Hay una tremenda necesidad por lo nuevo; el clima y la situación económica ayudan. A la moda ya no le alcanza con dos temporadas, las marcas en el mundo trabajan con cuatro colecciones y a eso nos estamos acercando en la Argentina, sólo que todavía estamos ajustando procesos", explica Marcela Naon, consultora de desarrollo estratégico de marcas.

Para la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria la hipótesis es otra. "Las rebajas de indumentaria podrían haberse adelantado debido a que las empresas habrían previsto una inflación en niveles similares a los de 2014 y, probablemente, hayan trasladado esas cifras a las prendas. Sin embargo, este año descubrimos que la inflación fue un poco menor a la del mismo período del año pasado y, por este motivo, muchas marcas habrían decidido comenzar a rebajar sus precios", explica un vocero.

Rapsodia, Jazmín Chebar, Paula Cahen d'Anvers, Tramando y Estancias Chiripá fueron las primeras en tirar la chancleta y después del 20 junio las prendas lucían etiquetas remarcadas. Algunas como Ginebra, Chocolate o Vincent esperaron la llegada de julio y hoy -jueves 23- ninguna marca se queda afuera del sale. "Para mí, las liquidaciones tendrían que empezar en agosto, pero como todos lo hacen antes no nos podemos quedar atrás", dice Pablo Chiodini, dueño de la marca de calzado Viamo. "No es una estrategia de negocio, sino una realidad del mercado", remarca Bruno Londra, gerente comercial de A.Y. not dead.

Y si de anticipaciones hablamos, Naíma fue la primera en darle una bienvenida a la primavera con un cóctel el 16 de julio donde mostró su próxima colección.

Según la ley de promoción de ventas que rige en la ciudad de Buenos Aires, las liquidaciones de final de temporada de invierno se deben realizar entre el 1° de agosto y el 31 de septiembre, y las de verano entre 1° de febrero y el 31 de marzo. "Esta normativa no se cumple ni hay voluntad de hacerla cumplir o de destinar recursos estatales. De todas maneras, no veo la razonabilidad de la norma y algún comercio podría plantear la inconstitucionalidad respecto de las fechas. Lo importante es que haya información clara y que no pongan algo de liquidación cuando es el mismo precio, por eso la necesidad de poner el precio anterior, real", comenta Sergio Mohadeb, abogado especialista en temas de consumo y autor del sitio Derecho en Zapatillas.

Mientras, en Europa y Estados Unidos los sales arrancan con un piso de 40% y llegan al final con rebajas que rondan el 80%. Acá se inician con un descuento de entre el 20% y el 30%, y sólo en algunos productos pueden llegar a trepar al 40% o 50%. "Las liquidaciones se plantean en dos etapas. Una primera en la que el promedio es del 30% de descuento y en la que el cliente compra el producto más valorado con una rebaja importante, y una segunda en la que es alrededor del 50% y ya el producto más deseado es difícil de encontrar, porque no quedan las curvas en talles y colores", explica Naon.

"Aproveché para comprarme una pollera en Rapsodia que tenía vista desde principio de temporada y la pagué $ 1300 en vez de $ 2000", dice Gladys Morales, mientras recorre el Recoleta Mall. Con las rebajas aparecen consumidores más entusiastas por adquirir más barato. "En la liquidación se incorpora un público nuevo, ese que no llega a poder pagar los precios de temporada", describe Emilia Maneiro, encargada de Jazmín Chebar.

Distinta es la motivación de quienes compran todo el año. "Nuestras clientas se van de vacaciones en invierno y quieren aprovechar la oportunidad", dice Micaela Tinelli, directora creativa de Ginebra.

Rebajas: mito o realidad

En el exterior, en tiendas como Zara, H&M, Forever 21 y Bershka durante el sale de julio es posible comprar remeras por 3 euros, jeans por 9 y vestidos por 15 euros. Acá, una remera de liquidación de una marca de calidad similar ronda los $ 400, los jeans en general no suelen formar parte de la liquidación y un vestido, dependiendo, puede encontrarse como gran oportunidad por $ 2000.

"Es una cuestión de costos. Las marcas acá tienen la carga inflacionaria que no tienen las firmas de afuera. Para ellos el costo más importante es el de financiar la producción por su volumen; son compañías que fabrican 10 millones de prendas de mínima por lanzamiento. El negocio de ellos es liquidar y que haya un retorno de la inversión para poder financiar el costo de la próxima temporada. En cambio, en la Argentina es más rentable venderlo en el outlet a los doce meses por una cuestión de valorización de la mercadería", explica Marcelo Sorzana, director de la consultora Surreal. Otra diferencia es la vida útil de la ropa. "Los hábitos de consumo son distintos. En otros países, la gente se compra ropa para una temporada y a la siguiente la descarta. No es lo que sucede acá, que se hace un uso sostenido de la ropa", agrega Sorzana.

Las diferencias saltan a la vista. Sólo mirando en la Web el precio full de un tapado de lana en H&M cuesta 80 dólares y en un shopping local arranca en $ 3500. Esa ecuación explica la diferencia del piso del que parten, con lo cual por más liquidación que haya, los precios nunca lleguen a ser tirados como afuera.

Sale baratito o no tanto.

"Se liquidan los productos bien de temporada, con mayor rebaja los que son de supermoda", dice Natalia Gil, coordinadora de franquicias de Estancias Chiripá. "En Ginebra rebajamos todo menos el cuero y los jeans, que para nosotros son muy importantes", dice Micaela Tinelli.

Suéteres y abrigos, con un invierno que tardó en llegar y hacerse sentir, lideran las prendas con mayores descuentos. "Durante la temporada, los suéteres fueron lo que menos se vendió", dice Soledad Martín, encargada de Chocolate, donde estos artículos están rebajados al 50% y es posible llevarse uno por $ 1000. Hoy, según Martín, se convierten en estrella de las ventas del mes. En Vitamina se pueden encontrar tops de fiesta que antes salían $ 1628 a $ 948, o tapados de $ 8278 a $ 5298. En Paula Cahen d'Anvers los abrigos también bajaron de $ 7300 a $ 5510, Paruolo rebajó 50% y se consiguen botas por $ 1400. Con todo, los precios con quitas del 50% aún resultan elevados.

"Una colección exitosa es aquella que vendió un 70% a full price y por supuesto, la que cumplió con los objetivos de ventas planteados un año atrás. De ahí que estimamos liquidarlo a un 20%, y el 10% restante es el remanente que luego aparecerá en outlets o ferias, según la estrategia de la marca", explica Naon.

A este escenario se le suman los clubes de beneficios, descuentos con tarjetas, vouchers y las 12 cuotas sin interés que en octubre lanzó el Gobierno para promover los productos de industria nacional. Sumar la liquidación con el descuento de una tarjeta, aunque más no sea del 15% con un cupón de promoción online y financiado en cuotas sin interés, puede volver la experiencia de compra más interesante y hacernos sentir en una liquidación digna del Primer Mundo. "Las promociones y la financiación impactan directamente en el consumo. En particular son las mujeres las que están pendientes de las cuotas y los descuentos", comenta Lucrecia Cornejo, gerente de marketing del banco Citi.

"Compro si puedo hacerlo en 12 cuotas sin interés. Es la única manera accesible", dice Lily García Tuñon, de paseo por un shopping de Recoleta. En las tiendas también se percibe. "Hay más preguntas por las cuotas sin interés que por los descuentos", dice Maneiro, encargada de Jazmín Chebar, una de las marcas que no se suma a los descuentos con tarjeta, pero sí a la financiación. En definitiva, buscar rebajas, financiación, promociones con tarjeta y clubes de beneficios como aliados hacen que la compra resulte inteligente, ahora a partir de junio. Para sumarse a restar, cuanto antes mejor.

FOTO DE TAPA. Maxisuéter (Paula Cahen d'Anvers, de $ 2400 a $ 960), chaleco de corderito (Vitamina, de $ 2998 a $ 1798), pantalón oxford (47 Street, de $ 849 a $ 594), zapatos (Prüne, de $ 1990 a $ 1490), anteojos (Infinit, $ 1225). Polera negra (Las Pepas, de $ 599 a $ 399), falda nude (Cibeles, de $ 890 a $ 720), zapatos abotinados (Apie by Grimoldi, de $ 1350 a $ 1000), anteojos (Infinit, $ 1225). Crop top nude (Las Pepas, de $ 849 a $ 599), tapado (47 Street, $ 1999), pantacourt negro (Mishka, de $ 1645 a $ 1170), zapatos college (Prüne, $ 1590), anteojos (Infinit, $ 1225). Vestido (Tatschke, de $ 4500 a $ 2700), mocasines negros (Viamo, de $ 1299 a $ 999), anteojos (Infinit, $ 1225)

BLANCO + NEGRO. Camisa de gasa blanca con mangas bicolor (Uma, de $ 1580 a $ 910), tapado corto tramado blanco y negro (Uma, de $ 6390 a $ 4154), leggin negro (La Femme de Garçon, de $ 1390 a $ 950), zapatillas de charol (Paruolo, $ 2849). Camisa de seda (Tatschke, de $ 2000 a $ 1200), pollera de lana (Tatschke, de $ 2800 a $ 1680), zapatos college (Prüne, $ 1590). Vestido de gasa plisado (Vitamina, de $ 2100 a $ 1258), cartera de cuero blanca y negra (Prüne by Mili Schmoll, $ 3900), zapatillas con flecos (Paula Cahen d'Anvers, de $ 2600 a $ 1800)

CAMEL. Camisa de crêpe camel (Ayres, de $ 1298 a $ 948), tapado bicolor, camel y negro (Giesso, de $ 3986 a $ 3190), short de lana sastrero (Divina Bolivia, de $ 980 a $ 690) y zapatillas con flecos (Paula Cahen d'Anvers, de $ 2600 a $ 1800)

PALAZZO + MAXISUETER. Pantalón en crudo pleno (Allô Martínez, de $ 2890 a $ 1900), suéter tejido gris (Chocolate, de $ 2000 a $ 1000) y zapatos print (Sofía, $ 3190)

CALZAS TRENDY. Camisa de gasa (Cher, consultar precio), saco de tweed con solapas de cuero (Cher, consultar precio), leggin negro (La Femme de Garçon, de $ 1390 a $ 950) y botas cortas (Vitamina, de $ 3100 a $ 1800)

SPORT. Buzo con detalles en lana y mangas de cuero (Vevû, de $ 1340 a $ 890), pantalón negro con rayas blancas (Tucci, de $ 1290 a $ 903) y zapatillas blancas (Ayres, de $ 2298 a $ 1698)

ALGO DE LANA. Tapado de lana mélangée (Ver, de $ 1590 a $798), vestido de encaje (Natalia Antolín, de $ 7900 a $ 4740) y zapatos college (Prüne, $ 1590)

Producción: Josefina Laurent. Asistentes de producción: Johi Kirchner y Gonzalo Fernández Aebert. Maquillaje: Caro Ranni y Vicky Stafforini para Estudio Novillo con productos Yves Saint Laurent. Pelo: Christian Di Petta para Estudio H.

Modelos: Abril Lombardi, Micaela Lell y Valentina Ferrari D'Agostini para Civiles, y Milena Judt para Lo Management.

Direccionario: 47 Street, Abasto; Allô Martínez, M. T. de Alvear 1348; Ayres, Cabildo 1899; Chocolate, Honduras 4928; Cibeles, El Salvador 4570; Divina Bolivia, Costa Rica 4670; Garçon García, Unicenter; Giesso, Santa Fe 1557; Grimoldi, Alto Palermo; Infinit, Thames 1602; Las Pepas, Gurruchaga 1573; Cher, Patio Bullrich; María Rivolta, Recoleta Mall; Mishka, Solar de la Abadía; Natalia Antolín, Cramer 3517; Paula Cahen d' Anvers, Alcorta Shopping; Prüne, Abasto; Sofía Sarkany, Galerías Pacífico; Tatschke, Posadas 1380; Tucci, Honduras 4848; Uma, La Pampa 2380; Ver, Santa Fe 1400; Vevû, El Salvador 4663; Viamo, Santa Fe 1781; Vitamina, DOT Baires

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?