Pía Sebastiani: una de las pianistas más importantes del país

(0)
28 de julio de 2015  

Anteayer, falleció en Buenos Aires la pianista, compositora, gestora musical y maestra Pía Sebastiani. Había nacido en esta misma ciudad un 27 de febrero de 1925. Fue alumna de maestros como Alfredo Pinto, Juan Fanelli, Georges de Lalewicz, en Buenos Aires. En París, su formación se expandió con Marguerite Long y Tagliaferro, entre tantos otros que fueron moldeando su estilo.

En 1941, siendo apenas una adolescente, se presentó como solista para interpretar un concierto para piano y orquesta escrito por ella. Desde ese momento, no se detuvo. La composición, la carrera como pianista, la docencia y su paso por el cuerpo diplomático fueron los modos en los que dio rienda suelta a una pasión que heredó de su padre, Augusto Sebastiani, arpista que integró la Orquesta Estable del Teatro Colón y fundador del Conservatorio Beethoven.

Su carrera pianística la llevó a las salas más importantes del mundo, como el Teatro Colón, la Salle Pléyel, el Carnegie Hall y el Wigmore Hall. Sus composiciones fueron dirigidas por maestros como Erich Kleiber, Juan José Castro, Pedro Ignacio Calderón, Alberto Wolff y Charles Dutoit. En el ámbito de la música de cámara se presentó con el Cuarteto de la Sinfónica de Chicago, el Fines Art Quartet y con grandes solistas como Dimitry Sitkovesky, Carter Enyart, Paul Kling, Alberto Lysy, Fernando Hasaj y Pablo Saraví.

"Hay muchos recuerdos de mi carrera, diría que demasiados... -recordaba, hace casi una década, en un encuentro con LA NACION-. Algunos de ellos siempre me causan una emoción muy especial. Por ejemplo, cuando estrené en 1943 mi concierto para piano y orquesta, en el Teatro Cervantes, con la dirección del gran maestro Albert Wolf. O fue inolvidable cuando Juan José Castro, en 1945, estrenó en el teatro Politeama mi suite sinfónica Coral, fuga y final, o cuando Erich Kleiber estrenó Estampas, en el Teatro Colón. Recién tres años más tarde, en el Festival de Tanglewood con dirección de Eleazar de Carvalho y en presencia de Serge Koussewitzki y Leonard Bernstein, la di a conocer en Estados Unidos, me pareció que la obra no era tan mala...".

A lo largo de su extensa trayectoria tuvo alumnos de la talla de Gerardo Gandini, Duilio Dobrin, Cesar Vuksic, Ricardo Roel, Cecilia Fracchia y Marcelo Balat. Ya de grande, le llegó el tiempo del reconocimiento de sus pares y del medio artístico. En 1991, por ejemplo, festejó sus bodas de oro con la música. Esa misma temporada fue invitada dos veces consecutivas al Festival Ottorino Respighi. En 2000 recibió un premio por sus 25 años como miembro de la Music Teachers National Association of USA. Una década después festejó sus 85 años en el escenario y fue homenajeada por el gobierno de la ciudad.

La charla con LA NACION de hace un tiempo terminaba así: "Mi mayor alegría es ver surgir jóvenes valores que al poco tiempo están lanzados en una carrera profesional. Por eso, creo que el Conservatorio Beethoven es un motivo principal de mi vida; lo otro es la música y mi familia". Con delicadeza interrumpió el encuentro para ponerse linda para otro homenaje que le estaban por realizar en el Hotel Llao Llao.

Sus restos serán velados hoy,a partir de las 13. en O'Higgins 2842.El responso será mañana, a las 11.30, en el cementerio de la Recoleta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.