Suscriptor digital

Florencia Benítez, la mala de Violetta que es la revelación de la calle Corrientes

Con el elenco de Sr. Imaginación
Con el elenco de Sr. Imaginación Crédito: Prensa
La actriz habló con Personajes.tv de su carrera, que se reparte entre obras del off y propuestas para los más chicos
Dolores Moreno
(0)
29 de julio de 2015  • 00:10

Flor Benítez, la mala de Violetta que triunfa en el off
Flor Benítez, la mala de Violetta que triunfa en el off Crédito: Instagram

Florencia Benítez no sabía qué quería ser de grande. Tenía 12 años y la invitaron a ser parte de comedia musical en su colegio. Dijo que sí y empezó tímidamente a actuar. Como sentía que no cantaba nada, fue a clases en Árbol 4 y se dio cuenta de que lo hacía muy bien. En ese instante, la única mujer de seis hermanos descubrió cuál era su vocación. Su carrera avanzó a pasos agigantados, a los 18 debutó como protagonista de El jorobado de París en el Ópera. Ese fue su primer casting y, según cuenta, Pepe Cibrián Campoy le dio la oportunidad. Más tarde llegaron sus primeros pasos en televisión en Sueña conmigo en Nickelodeon y su consagración en Violetta como Jade LaFontaine, la "mala".

Sentada en una de las butacas del teatro Astros, Benítez, a diez años de aquel debut en que recuerda que se preguntó temblando qué hacía ahí antes de salir a escena, habla de su actualidad. Está protagonizando dos obras, una para niños y otra para adultos. Una de tarde, otra de noche. Además está con proyectos en televisión y ensayando una tercera propuesta que tendrá lugar en el San Martín. "Si me tengo que definir soy una persona versátil, me gusta estar en movimiento", dice a Personajes.tv. En menos de una hora, Florencia va a estar arriba del escenario encarnando una de las hermanas de Sr. Imaginación, la propuesta infantil dirigida por Pablo Gorlero (puede verse hasta este fin de semana), que cuenta una historia a partir de canciones clásicas de los 80 y 90.

"Llego al teatro y me siento tranquila. No me estresa el trabajo, me encanta", revela en medio de una catarata de palabras y gestos. En Sr. Imaginación, Benítez interpreta dos canciones "El auto de papá" y "El mono liso". "Son tres hermanas que llegan a un desván en el cual pasaron toda su infancia para ordenar y guardar sus cosas. En el medio van encontrando juguetes, cosas viejas como un cassette y ponen música y empiezan a recordar bailes, canciones, discos. Cuando ellas están bailando, llega un amigo y aparece una situación que los deja a todos con miedo. Ahí empieza la aventura, que es esto de recorrer diferentes países de la imaginación, el reino de los animales, de las hadas. Y tiene como base que el nene vuelva a eso, a imaginar con nada, con su mente. Meterse y navegar por ahí sin tecnología, sin ningún juguete espectacular", resume sobre la obra de la Avenida Corrientes, en la que comparte cartel con Elis García, Magalí Sánchez Alleno ( La Bella y la Bestia) y Pablo Graib.

Mientras habla de cómo fue su camino, la cantante y actriz hace chistes, cambia la voz y se ríe. Cuenta que antes de salir a escena se encomienda al universo para que "todo salga bien". Tiene algunos puntos en común con aquel papel hilarante que la puso en la boca de todos los chicos, cuando trabajó junto a Martina Stoessel.

-¿Cómo fue ser parte del mega éxito de Violetta?

-Para mí Violetta fue como un suceso. Para los chicos también porque los atrapó desde un lugar que tenía mucha música, mucho baile, mucho color. Disney prepara sus proyectos de una manera muy certera y apuntando a un público en particular y dio en la tecla con la fórmula. Eso fue lo que hizo que se hagan tres temporadas exitosas y que gire a nivel mundial todo. Estamos doblados a no sé cuántos idiomas... ¡al chino! El otro día me escuchaba hablando en alemán y dije: "¿Qué es esto?, ¡Qué gracioso!". Fue un suceso sorprendente y estuvo lindo participar.

-Te tocó el papel de mala...

-Me tocó un papel de mala pero en realidad de mala no tenía nada, porque era una sonsa total. Los chicos realmente se rían mucho con nosotros. Con Joaquín Berthold, que hacía de mi hermano, una dupla muy linda. No éramos los malos que nos odiaban y en la calle nos gritaban. Cero. Los chicos se morían de risa. Es muy gratificante porque construir un malo que sea entrañable para ellos, está bueno. Lúdico totalmente. Era algo muy clownesco lo que hacíamos, entonces era muy disparatado todo el tiempo y los chicos se enganchan. "Ah, están haciendo esto, me río con todo". Fue muy lindo. Mi personaje estaba completamente demente, en el buen sentido. Muy subido, por ahí no estereotipado, pero con rasgos muy marcados que no son los de una persona normal.

-¿Qué hay detrás de Martina Stoessel?

-La conocimos a los 14 en Violetta, la vimos crecer. Es una maravilla. Es una nena que tiene una energía muy particular y es muy amorosa para trabajar. Es muy linda, la ves y decís "claro, es Violetta". Como persona es un amor, buena compañera, va y viene. Es cero creída. Está con los pies sobre la tierra a pleno, labura a la par de todos. Es la que más laburó, de hecho, porque el programa se llama Violetta, graba ella siempre, sin problema. Fue una linda experiencia conocerla.

-¿Te llegaron más propuestas de televisión después de Violetta?

-Vienen una cositas que todavía no puedo decir mucho, pero va a ser un año muy interesante. Hay que esperar, no puedo decir nada…

-Hiciste teatro musical, para chicos, televisión, cine, ¿qué te gusta más?

-Si tengo que actuar solamente, me siento bomba. Si tengo que cantar y actuar me siento mucho mejor y si tengo que cantar, nada, soy feliz por completo. Siento que cantar es una forma de transmitir muy diferente. Para mí es como muy sensorial, ponés todo. Es muy distinto a actuar pero cantando interpretás y tenés como un nivel de entrega… A mí me apasiona el canto, soy completamente feliz.

-Además de Sr. Imaginación estás con Noche corta en el Apolo y por debutar con Pimiento Verdi en el San Martín, ¿te queda tiempo libre?

-Ahora no puedo salir nada porque estoy trabajando tanto que llego a casa y duermo. Ensayo en el San Martín de martes a domingo hasta las 23, los lunes tengo función a las 23.30 con Noche corta. No tengo un día de ocio. Pero disfruto lo que hago. Estoy trabajando tanto que a mí la libido me pasa por el laburo. Llego a casa y digo: "Bueno, voy a dormir". Tengo a mis dos perritas, cocino, algo tranca. Felicidad. Es un lindo momento laboral, están los amigos que laburan de lo mismo que vos y entienden tus horarios. Cuando tengo tiempo, me gusta mucho hacer deporte, juego al fútbol, o salgo a caminar con mis perras. Hago cosas físicas que me bajan.

Florencia tiene un registro vocal con tintes líricos y por eso muchos de sus proyectos pasan por ahí. En el San Martín estrena el 21 de agosto una obra con repertorio de Verdi y de Wagner. Sobre la música clásica también va a hablar. "El año pasado hice un Don Giovanni de Mozart en el Apolo con un grupo de cantantes del Colón muy buenos. Fue una gran experiencia porque estar en contacto con gente que canta solamente eso fue como 'Uf, cuánto tengo que aprender'. Fueron seis funciones que hicimos tratando de llevar la ópera a todos. Pareciera ser algo que está muy distanciado de la gente, que sólo es para el Colón, para el teatro Avenida y ¡no! La verdad es que sí sucede eso pero porque no hay quien la traiga acá y diga: 'Bueno, es para todos'".

-Sos difícil de encasillar…

-No me gusta que me encasillen. Hago constantemente cosas diferentes, no es que empecé con Violetta. Quien lo haga es un problema de él, no mío, porque realmente yo empecé haciendo otras cosas y Violetta fue sumar. Arranqué con Cibrián-Malher en el 2006 haciendo El jorobado de París y al otro año hice Drácula. La verdad, muy agradecida porque he tenido laburo siempre, y siempre haciendo lo que me gusta. Está en uno moverse constantemente en cosas diferentes; siento que no podría estar haciendo lo mismo siempre. Necesito todo el tiempo estar alimentándome de diferentes estímulos, que es lo que creo que nos hace crecer como artistas a todos. Hacer, hacer y no dejar de hacer. No esperar. Quiero contar historias, fin.

-¿Cómo ves la escena del teatro musical?

-El teatro musical pide pista, quiere salir, pa, pa, pa. Hay intérpretes maravillosos. El otro día fui a ver Sherk, y es maravillosa. Hay tanto talento acá que tendría que producirse mucho más para que todos puedan tener la posibilidad de escuchar y de ver a la gente talentosa que tenemos en el país.

-¿Tenés algún referente?

-Admiro mucho a Karina K. Me parece que es una maravilla de mujer y de artista. Me encanta lo que hace. Es un talento que siempre está renovándose. Nunca tiene un techo y eso me parece que está buenísimo en el artista. Es para sacarse el sombrero.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?