Alejandro Burzaco: extradición, arresto domiciliario y fianza millonaria

Burzaco volverá a declarar el 18 del mes próximo; esperará en la Gran Manzana
Burzaco volverá a declarar el 18 del mes próximo; esperará en la Gran Manzana Fuente: Archivo
El ex CEO de Torneos compareció ante las autoridades en Nueva York, escuchó los cargos que pesan en su contra y se declaró inocente; permanecerá con tobillera electrónica en un departamento, tras pagar U$S 20 millones
Alejandro Casar González
(0)
1 de agosto de 2015  • 09:54

Como se esperaba, el ex CEO de Torneos Alejandro Burzaco debió cambiar la tranquilidad de Bolzano, en los Alpes italianos, por la vorágine de Nueva York. Lo hizo forzado por las autoridades norteamericanas, que pidieron su extradición en el marco del escándalo de corrupción y supuestas coimas en el fútbol conocido como FIFAgate. El empresario argentino compareció ayer ante la jueza Vera Scanlon, del distrito Este de Nueva York, quien le leyó los cargos que pesan sobre él. Luego de declararse inocente de todas las imputaciones, el tribunal le otorgó el arresto domiciliario bajo una fianza de US$ 20 millones, lo obligó a entregar su pasaporte y lo incluyó en el sistema de monitoreo electrónico. Además, Burzaco deberá pedirles permiso a las autoridades para viajar. Y vivirá en un departamento que acaba de alquilar en la Gran Manzana. Ni el empresario argentino ni sus abogados quisieron hacer declaraciones a la salida de los tribunales neoyorquinos.

Acompañado por su histórico abogado, Mariano Mendilaharzu, y el letrado estadounidense contratado para ayudar con su defensa (Sean P. Casey, del bufete Kobre & Kim, con sede en Miami), Burzaco escuchó a la jueza y le respondió con un "Sí, su señoría", luego de que la magistrada le leyera los cargos (lavado de dinero, fraude electrónico y crimen organizado, todos en grado de conspiración) que pesan en su contra, de acuerdo con lo informado por la agencia AP. Además, en el recinto hubo familiares (la madre, su hermana y su hermano, según la prensa norteamericana) y amigos de Burzaco. De acuerdo con The New York Times, la fianza está integrada por dos propiedades de su hermana y una tercera de un amigo. Además, para llegar a la cifra requerida, el empresario puso a disposición el 20% de las acciones que todavía conserva de Torneos y Competencias.

"Se declaró inocente y le otorgaron la prisión domiciliaria", confirmó una fuente allegada al ex CEO de Torneos. El informante confirmó que Burzaco pagará por la pulsera electrónica mediante la cual será monitoreado por la justicia. Y que deberá avisarle al FBI si quiere ausentarse de su domicilio por algún motivo: ir de shopping o a comprar alimentos. Burzaco no podrá alejarse más de 50 millas (80 kilómetros) del tribunal. Algo similar había ocurrido con Jeffrey Webb (ex presidente de la Concacaf, detenido el 27 de mayo en Zurich) y con Aaron Davidson (ex ejecutivo de la empresa Traffic, detenido en Miami en mayo). Ambos, como Burzaco, escucharon al tribunal, se declararon inocentes y gozan del arresto domiciliario luego de pagar una millonaria fianza.

Ahora, Burzaco deberá esperar más de un mes antes de volver a comparecer ante las autoridades. La próxima audiencia fue fijada para el próximo 18 de septiembre a las 11.30. El ex ejecutivo de Torneos todavía no jugó la carta más importante que tiene y que seduce al tribunal que lo investiga: la información. El aporte a la causa que hicieron tanto el estadounidense Chuck Blazer (ex secretario general de la Concacaf) como el brasileño José Hawilla (dueño de la empresa Traffic) fue fundamental para que pudieran mejorar su situación legal mediante la figura del arrepentido. Claro que para acogerse a esa condición debieron declararse culpables. Algo que, por ahora, Burzaco no hizo.

El tablero de situación del FIFAgate tiene 14 acusados. Sólo tres de ellos (Burzaco, Davidson y Webb) se presentaron ante las autoridades para escuchar los cargos en su contra. Del resto, seis permanecen en prisiones suizas a la espera de que se resuelvan sus juicios de extradición. Ellos son José María Marín (Brasil), Eugenio Figueredo (Uruguay), Eduardo Li (Costa Rica), Rafael Esquivel (Venezuela), Julio Rocha (Nicaragua) y Costas Takkas (Inglaterra). Nicolás Leoz, ex presidente de la Conmebol, está bajo arresto domiciliario en Asunción, Paraguay, su país. Algo similar ocurre con Hugo y Mariano Jinkis, dueños de la empresa Full Play. El primero está en San Isidro. El segundo, en un country. El triniteño Jack Warner da pelea en su país para evitar ser extraditado. Está en libertad bajo fianza. Por último, el argentino-brasileño José Margulies es el único prófugo que tiene la causa.

El FIFAgate comenzó el 27 de mayo pasado, cuando efectivos del FBI y de la justicia suiza irrumpieron en el lujoso Baur Au Lac, el hotel de Zurich que funcionaba como búnker de los principales directivos de la FIFA. Allí se llevaron detenidos a los siete ex dirigentes involucrados en la investigación por el supuesto pago de US$ 150 millones en coimas para asegurarse derechos televisivos y comerciales de torneos futbolísticos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?