¿Qué sucedió? ¿Por qué? El misterio está lejos de aclararse

Nicola Clark
William J. Broad
(0)
6 de agosto de 2015  

PARIS.- Aunque los restos hallados en una remota playa del océano Índico suministran la primera prueba tangible de que el avión malasio desaparecido hace casi 17 meses se estrelló en el mar, los expertos dicen que no ayudarán demasiado a esclarecer el desconcertante misterio de dónde se produjo el siniestro.

El tiempo transcurrido desde la tragedia y la dinámica compleja y por momentos caprichosa de las corrientes oceánicas y los vientos haría imposible determinar, con algún grado de precisión, dónde cayó al agua el objeto encontrado en la francesa isla de la Reunión.

Pero los expertos dicen que a pesar de la autentificación del objeto, nada de lo que revele servirá para confirmar ni contradecir la creencia de los investigadores del siniestro, que, basados en datos de radares y señales satelitales, estiman que el MH370 cayó en algún lugar de la franja del océano Índico que se encuentra al sudoeste de Australia, una zona que los equipos de búsqueda han rastrillado infructuosamente por más de un año.

Lo que sí confirma el hallazgo de los restos, según David G. Gallo, director de proyectos especiales del Instituto Oceanográfico Woods Hole, Massachusetts, es que "efectivamente están buscando un avión que cayó al mar".

Por lo que saben los oceanógrafos sobre los patrones de las corrientes en el área de búsqueda, "es ciertamente factible que los restos del avión hayan llegado hasta la isla de la Reunión", dijo David L. Mearns, oceanógrafo y director de Blue Water Recoveries, empresa británica de recuperaciones y rescates que participó en la búsqueda del avión de Air France que se precipitó en medio del Atlántico en 2009.

Mearns agrega, sin embargo, que "no es posible rastrear el objeto hacia atrás, ni tampoco calcular su punto de caída con un grado de precisión que les sea de alguna utilidad a los equipos de búsqueda".

Barry A. Klinger, oceanógrafo de la Universidad George Mason, calcula que los restos flotantes en esa área del océano se habrían desplazado a la deriva a velocidades de entre 2400 a 10.000 kilómetros por año, lo que implica que el hallazgo de la Reunión que se encuentra a unos 3700 kilómetros de la zona de búsqueda estaría dentro del rango de posibilidades.

En la misma línea, Gallo dijo que, según sus cálculos, al día de hoy las corrientes bien podrían haber hecho llegar los restos del MH370 a la isla de la Reunión.

Se trata, sin embargo, de una tendencia general amplia, ya que los vientos de superficie y las corrientes varían constantemente, y cualquier objeto flotante en particular puede ser arrastrado de manera errática e impredecible de un día para el otro.

"La cosa no funciona como una cinta transportadora -dijo Gallo-. Hay un montón de cosas que considerar, como monzones y tifones. Además, las corrientes no fluyen como los ríos, sino más bien como los torbellinos: el agua se arremolina, a veces lenta, a veces rápida, y a veces incluso la corriente se invierte."

El hecho de que hasta ahora no se hubiese encontrado un solo rastro del material del MH370 llevó a la mayoría de los investigadores a creer que el avión había caído al agua intacto y que se había hundido con relativa velocidad. En ese caso, era esperable que ciertas partes livianas y de gran superficie del avión se partieran y flotaran hasta la superficie, mientras que las partes estructurales más pesadas se hundieran todas juntas como plomada.

En un caso típico, cuando un avión cae al mar, los investigadores logran identificar rápidamente numerosas piezas de la nave sobre la superficie, lo que permite estimar con bastante confiabilidad el punto de impacto. A través de una técnica conocida como análisis de deriva inversa o análisis de abatimiento, los investigadores pueden servirse de esos hallazgos para retrotraerse en el tiempo y abocarse a la búsqueda submarina.

En la tragedia de Air France de 2009, los equipos de búsqueda descubrieron alrededor de 600 fragmentos de restos en pocas semanas, y en pocos días ya habían salido a la superficie los cuerpos de decenas de pasajeros. La tarea llevó casi dos años, pero al final el avión hundido fue encontrado muy cerca de donde lo indicaban los modelos de simulación computarizada de Mearns.

La confirmación de que un fragmento del MH370 fue encontrado en la isla de Reunión no alcanzaría para hacer ninguna estimación confiable, dijo Mearns. "Es como si alguien desapareciera en Nueva York y un año más tarde aparece muerto en California. Sin información adicional, no hay manera de saber dónde estuvo en el medio, ni qué camino tomó para llegar hasta ahí." Y agregó: "Acá es lo mismo, salvo que en el océano los caminos son infinitos".

Traducción de Jaime Arrambide

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.