David Duchovny y Christian Slater: el cine les dio la espalda pero ahora triunfan en TV

David Duchovny como Sam Hodiak en Aquarius
David Duchovny como Sam Hodiak en Aquarius Fuente: Archivo
Les contamos por qué hay que mirar Aquarius y Mr. Robot,las series dramáticas que ambos protagonizan
Milagros Amondaray
(0)
10 de agosto de 2015  • 00:15

Los casos de Christian Slater y David Duchovny presentan unos cuantos paralelismos. A pesar de su talento, no lograron levantar vuelo en el cine, incluso luego de brindar interpretaciones en obras de culto como Heathers y True Romance (dos grandes papeles de Slater) y la subvalorada Kalifornia de Dominic Sena, donde Duchovny formaba una gran dupla con Michelle Forbes, antes de que entren en escena Brad Pitt y Juliette Lewis. Asimismo, este año, ambos actores encontraron su nicho en el mundo televisivo mediante dramas que, si bien parecen no tener muchos puntos en común, están emparentados por lo mismo: retratar con fidelidad una época, una corriente, un movimiento. En el mismo evento de la cadena de televisión NBC donde charlamos con los protagonistas de Suits, también se llevó a cabo la presentación de Aquarius y Mr. Robot, donde tanto Duchovny como Slater aparentan ser los personajes secundarios, pero terminan siendo el epicentro de ambas historias.

David Duchovny, a la caza de Charles Manson

"Esta es una serie sobre cómo el denominado 'verano del amor libre' se convierte en otra cosa". Duchovny suele definir con esta precisa frase a Aquarius, la serie del prolífico productor y guionista John McNamara, quien decidió centrarse en una polémica figura como lo es Charles Manson, pero justamente antes de que fuera conocido por su nombre, antes de que todos asociaran ese nombre con los brutales crímenes cometidos. Así, nos encontramos en el año 1967, y Manson resulta una figura casi accesoria en Aquarius, casi un símbolo de otra cosa. "Eso es porque la serie está hablando más de los Estados Unidos que de un hombre en particular y porque cobran relieve otros aspectos, como los propios dramas de Sam y sus propias relaciones personales". Efectivamente, y con ciertas reminiscencias al gran e inolvidable personaje de Hank Moody, que Duchovny compuso en Californication, el detective de homicidios Sam Hodiak de Aquarius no solo es un magnético profesional sino también un amante de la música que inevitablemente debe aprender a conocer ese "verano del amor libre" al que alude el actor para poder hallar a un asesino que todavía no tiene cara. La joven co-protagonista de la serie, Emma Dumont, habló con Personajes.tv sobre la diferencia entre hacer una producción "de época" y hacer una producción que refleje un período. "No estamos haciendo un programa de los sesenta, estamos haciendo un programa que transcurre en los sesenta y si bien queremos reflejar con autenticidad una década, también queremos que desde el diseño de producción se note que es un drama contemporáneo y muy cuidado", expresó la actriz que interpreta a Emma, la hija de una ex novia de Hodiak, que fue secuestrada por el clan Manson y quien pone en marcha la acción.

Sam Hodiak y Brian Shafe: el amo y el discípulo

David Duchovny junto a Gray Damon
David Duchovny junto a Gray Damon Fuente: Archivo

"Cuando no tenía a quien preguntarle sobre la música de los sesenta, acudía siempre a David", contó a Personajes.tv Grey Damon, nada menos que el co-equiper de Duchovny en Aquarius. Parece que el actor, que actualmente se prepara para el regreso de Los Expedientes X, se ocupó de adoctrinar a Damon dentro y fuera del set con el objetivo de que la relación maestro-aprendiz que se ve en el programa resulte sumamente genuina. En efecto, los momentos en los que Aquarius brilla son aquellos en los que Duchovny y Damon tienen largas charlas sobre los pormenores de infiltrar al rebelde joven en el retorcido núcleo de Manson. "Honestamente no sabía mucho de los sesenta cuando obtuve el papel -se sinceró Damon- pero gracias a David y John [McNamara] me puse a escuchar música de la época como a Otis Redding, a leer, a captar cierta forma de hablar, todo para que el programa se sienta genuino en relación a su contexto". Por lo tanto, mientras esperamos el regreso de Duchovny muy bien acompañado por Gillian Anderson , antes vale la pena verlo en Aquarius, donde hace un poco eso que dice el título de su flamante disco Hell Or Highwater, es decir, ir hasta las últimas consecuencias.

Christian Slater y la rebelión de las máquinas

Christian Slater y Rami Malek en Mr. Robot
Christian Slater y Rami Malek en Mr. Robot Fuente: Archivo

La manera en la que el creador Sam Esmail - director de la también muy interesante película Comet - presenta a "Mr. Robot", el personaje compuesto por Christian Slater, tiene la dosis justa de paranoia y astucia, dos rasgos que caracterizan a Elliot Alderson, ese joven brillantemente interpretado por Rami Malik ( recomendamos verlo en Short Term 12), quien tiene un trastorno de ansiedad que le dificulta socializar, pero no tanto emplear sus habilidades como hacker para destruir a una corporación (entre otras cosas). Elliot cree ver lo que parece ser un mendigo, hasta que "Mr. Robot" se le acerca en un subte neoyorquino para presentarse tal cual es: un anarquista fundador de la FSociety con ecos a V de Vendetta, quien tomó algunos consejos de su padre en el pasado y pretende recuperar lo que le pertenece o, mejor dicho, poner en jaque cualquier idea de que los ciudadanos comunes les pertenecemos al sistema. En consecuencia, lo rastrea a Elliot y lo recluta en una extraordinaria escena en Coney Island, donde Slater parece salido directamente de El club de la pelea y como si Elliot fuera Tyler Durden. Si uno lee esta descripción de Mr. Robot puede pensar que así se define la serie. Sin embargo, está muy lejos de esta sucinta forma de descripción. Mr. Robot tan solo empieza de ese modo, ya que Esmail empuja las alucinaciones paranoicas de Elliot (muchas de ellas inducidas por la heroína) al punto tal de que no sabemos si nos estamos moviendo en un terreno real o ficticio.

Buscando un amigo para el fin del mundo

Mr. Robot arranca su intenso primer capítulo con la voz en off de Elliot, quien desde ese instante en adelante se convertirá en nuestro aliado. "Hello, friend", repite una y otra vez con ese tono de voz grave y taciturno de Rami Malek. Con esa intro, ya nos pone de su lado. ¿Cómo hace entonces Slater para estar a la altura del personaje que le da nombre a la serie, uno que pretende dar vuelta el mundo y sus reglas? El actor opta por ese carisma que le vimos hace tiempo en Heathers y su manera de hablar y de proceder no son los de una persona ambiciosa sino las de un hombre común y corriente que, paradójicamente, tiene más de una herramienta para invitarnos a aplastar al sistema capitalista. Así es cómo en Coney Island, punto de encuentro de FSociety, no tiene pruritos en empujar a Elliot a un mundo mucho más oscuro que sus días de heroinómano. "'Mr. Robot es un personaje impredecible y cuestionable pero que arroja luz sobre peligros que están en nuestra vida cotidiana", expresó el actor. Lo que inferimos de sus palabras es que habla de las redes sociales y cómo sus mensajes se espejan en los medios no hacen más que forzarnos a preguntarnos qué es real, qué es prefabricado y quién es el verdadero Gran Hermano (o Mr. Robot), que nos controla. Un poco a la manera de Sam Hodiak y Brian Shafe en Aquarius, Elliot y esa enigmática figura a la que le da vida Slater están en la misma cruzada: la búsqueda de lo verdadero, antes de que el mundo explote a pedazos.

PARTICIPACIÓN. ¿Pudieron ver Mr. Robot y Aquarius? ¿Qué opinan de ambas series? Esperamos sus comentarios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.