Murió Juan Carlos Mazzón

Era un operador histórico del peronismo, una figura clave del Partido Justicialista; tenía 71 años
(0)
8 de agosto de 2015  • 14:34

Falleció Juan Carlos "El Chueco" Mazzón, definido en el ambiente de la política como un "peronista puro". Había nacido el 8 de enero de 1944 en San Javier, Santa Fe. El repentino deceso de Mazzón habría ocurrido ayer, pero recién se hizo público esta noche. La causa de la muerte es un ataque cardíaco.

Mazzón era una figura central en el entramado político del peronismo, tanto por su relación personal con varios gobernadores, legisladores e intendentes de todo el país como por su impronta en la formación de cuadros.

Este histórico operador político y apoderado del Partido Justicialista nacional ocupó durante el gobierno de Néstor Kirchner el cargo de coordinador general de Asuntos Políticos Institucionales de la Unidad Presidente. Lo despidió Cristina Kirchner en 2005. Según supo LA NACION, el quiebre en la relación se produjo por el caótico armado de listas de candidatos a gobernador, diputados y legisladores en Mendoza y Santa Fe, donde el kirchnerismo puro y La Cámpora quedaron al margen. "Dejaron afuera a La Cámpora", decían en Balcarce 50.

De 71 años, Mazzón tuvo un rol similar durante la presidencia de Eduardo Duhalde. En el peronismo, se inició en la agrupación Guardia de Hierro, en las antípodas del peronismo revolucionario.

En esta semblanza publicada en LA NACION, se describía que Mazzón siempre hizo el mismo trabajo, independientemente del cargo formal que ocupase. Por más de 40 años su tarea fue la de ser un operador del poder peronista. Trabajar para el jefe, para algún jefe, con el fin de que el aparato del PJ se siga reproduciendo, amplíe su dominio y, en lo posible, afronte la menor oposición.

Mazzón estaba encolumnado detrás de Daniel Scioli y trabajaba en el armado político y electoral en vísperas de las PASO del domingo y de las elecciones generales de octubre.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?