Suscriptor digital

Mitos y verdades de la lactancia materna

Fuente: Archivo - Crédito: OMS
Hoy culmina el Semana Mundial de la Lactancia Materna, donde expertos neonatólogos y nutricionistas explican los beneficios de este alimento único tanto para la madre como para el bebe
Víctor Ingrassia
(0)
8 de agosto de 2015  • 19:11

Desde hace 23 años la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef celebran la Semana Mundial de la Lactancia Materna en más de 120 países. Esta fecha especial permite tomar conciencia no sólo de la importancia de amamantar a los bebes hasta los dos años, sino también del cuidado que debe tener la mujer antes, durante y luego de este periodo.

Si bien existe mucha información respecto a la temática, también hay muchos mitos que pueden brindar información falsa y así confundir.

A continuación, algunos mitos y verdades sobre la alimentación de las madres durante el embarazo y la lactancia:

La leche debe ser la alimentación exclusiva del bebe - Verdad

Las sociedades pediátricas en la Argentina y la OMS, recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de vida y como alimentación complementaria a partir de los 6 meses hasta por 2 años. "En este período el bebé genera su sistema inmunológico y también, desde lo emocional y vincular, nuevos recursos que favorecen su desarrollo. Muchas mamás vuelven antes de este período a trabajar, con lo cual es importante que como sociedad ayudemos y acompañemos a que la lactancia continúe respetando el desarrollo saludable físico y emocional de los bebés", indicó Silvina Gradi, Puericultora de Fundación Lactancia y Maternidad (Fundalam).

A los bebés hay que darles el pecho a libre demanda, cada vez que lo pidan - Verdad

Esto es importante, sobre todo en los recién nacidos. La cantidad de leche que produce una madre llega a su punto óptimo cuando se amamanta al niño tantas veces como lo necesite.

"Tradicionalmente había dos escuelas de pediatras: una que decía que la lactancia tenía que ser con horarios fijos para inducirle al chico un esquema de alimentación, y otra que decía que la lactancia tenía que ser a demanda o "ad libitum". Cada vez que el chico demandara había que amamantarlo, sin importar el horario. Esa es la escuela que prosperó y es la que se parece más a nuestro modelo", explicó el doctor Ruben Carón, bioquímico del Conicet, y precisó que la glándula mamaria tiene un "ajuste automático a la demanda". Aquellas mujeres que tienen una lactancia activa generan este producto de forma indefinida por lo que la cantidad de leche que la madre produce llega a su estado óptimo cuando el niño amamanta tantas veces como lo necesite.

Siempre hay que darle al bebé ambos pechos en cada toma - Mito

En la Liga de la Leche explican que es mucho más importante dejar que el niño termine de tomar del primer lado antes de ofrecer el segundo, aunque esto signifique que rechace el segundo pecho. La última leche (que contiene más calorías) se obtiene gradualmente a medida que se va vaciando el pecho y algunos niños, si se les cambia de lado de forma prematura, se llenarán de la leche primera, más baja en calorías, en vez de obtener el equilibrio natural entre la primera y la segunda. Como resultado, el bebé no quedará safisfecho y podría no ganar peso en forma adecuada. Durante las primeras semanas, sí conviene ofrecer ambos pechos en cada toma para ayudar a establecer el suministro de leche.

Durante el embarazo es necesario incorporar alimentos que contengan determinados nutrientes para asegurar el crecimiento sano del bebé - Verdad

"Todos los nutrientes que ingiere la madre son incorporados por el bebé a través del cordón umbilical. Para un embarazo saludable, se recomienda incorporar hierro (fundamental para la producción de glóbulos rojos), calcio (necesario para el crecimiento y desarrollo de los huesos) y ácidos grasos esenciales como, por ejemplo, el DHA (un ácido graso de la familia de los Omega 3, que contribuye al óptimo desarrollo del cerebro, los ojos y el sistema nervioso del bebé)", aseguró Rodrigo Valenzuela Baez doctor en nutrición y alimentos de la Universidad Nacional de Chile.

Después del año, la composición de la leche materna cambia y ya no es tan buen alimento para el bebe - Mito

"La leche materna es el mejor alimento para el recién nacido, ya que permite su crecimiento armonioso en los primeros meses de vida y lo protege de futuros trastornos metabólicos. Además, contiene numerosos compuestos con propiedades capaces de eliminar agentes patógenos y, por ende, de prevenir enfermedades, además de regular el sobre crecimiento de población bacteriana intestinal. Muchos de estos compuestos de la leche materna también estimulan la maduración del sistema inmune del lactante", explicó la licenciada Liliana Grimberg, nutricionista-dietista del Centro Terapéutico Máximo Ravenna. La OMS destaca que la lactancia materna debe comenzar dentro de la primera hora de vida del niño y realizarse en forma exclusiva hasta los 6 meses. Si bien una vez cumplido ese tiempo se deben introducir otros alimentos, sin embargo es beneficioso complementarlos con el pecho hasta los 2 años de edad. Se considera que

Es bien visto socialmente extender la lactancia materna hasta los 2 años de edad - Verdad

El 50% de las mujeres está a favor de extender la lactancia materna hasta los 2 años, si bien en la práctica, el 67% de las mamás declararon amamantar hasta los 12 meses del bebé, según un estudio de TrialPanel realizado en la Argentina. Entre quienes aún no son madres, 12 meses es el tiempo que creerían que darían de amamantar a su hijo (con el 28% de las respuestas), luego se encuentra la opción de 9 meses (21%).

Si la mamá está enferma, no debe amamantar y si lo sigue haciendo no puede tomar ninguna medicación - Mito

Profesionales de la Asociación de Empresas de Nutrición Infantil (ANI) explicaron que si la mujer tiene gripe, tos, está resfriada o tiene alguna enfermedad leve puede seguir amamantando (en tal caso, antes de tocar al bebé conviene lavarse las manos y, si es necesario, cubrirse nariz y boca con un barbijo o un pañuelo). Si se trata de una enfermedad más grave, antes de tomar cualquier medicación deberá consultar al médico. Si el medicamento o terapia que debe tomar es incompatible con la lactancia y no hay ninguna otra alternativa, se puede mantener la producción de leche haciéndose una extracción manual o con sacaleche mientras dura el tratamiento para después retomar la lactancia.

Cuando no se puede amamantar, las fórmulas infantiles son la mejor alternativa a la leche de pecho - Verdad

Si bien por sus beneficios nutricionales, inmunológicos y para el desarrollo infantil, nada puede superar a las cualidades protectoras de la leche materna, en los casos en los que la lactancia materna no es posible o por algún motivo resulta insuficiente, lo ideal es suplantarla o suplementarla con las llamadas fórmulas infantiles, que contienen las vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, nucleótidos, probióticos y prebióticos adecuados para el crecimiento y desarrollo del bebé. Además, están diseñadas para cada etapa y niño en particular.

Las mujeres con pechos pequeños no pueden amamantar o tienen menos leche - Mito

El tamaño de los pechos no influye en la lactancia. Todas las mujeres producen leche de buena calidad y en cantidad suficiente porque la lactancia es un proceso regido por la ley de la oferta y la demanda: cuanto más se lo amamante, más leche se producirá.

Amamantar brinda ventajas a la mamá tras el parto - Verdad

"El acto de amamantar forja el vínculo entre la madre y el bebé gracias al contacto que implica este acto. A su vez, la lactancia conlleva ventajas para la salud de la mujer, ya que ayuda a reducir la hemorragia posparto y reduce el riesgo de padecer ciertas enfermedades como el cáncer de mama, útero y ovario. Otro punto a destacar es que el amamantamiento contribuye a disminuir la contaminación ambiental al evitar la utilización de elementos metales o plásticos que afecten al medio ambiente", explicó la doctora Ana Pedraza, neonatóloga, jefa del Servicio de Neonatología de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina.

Tener los pezones planos o invertidos va a hacer casi imposible la lactancia - Mito

Si bien al principio puede ser más difícil el enganche, existen dispositivos diseñados especialmente para sacar hacia afuera los pezones invertidos o temporalmente aplanados. En muchos casos, los pezones invertidos sobresaldrán más a medida que el bebé comience a acoplarse y pase el tiempo. La succión ayuda. Si el problema persiste, se puede buscar ayuda de un experto en lactancia.

El bebe debe tomar leche en una correcta posición - Verdad

"Es importante que cuando una mamá alimenta a su bebé por primera vez sea acompañada por el personal que asiste el nacimiento y en lo posible iniciar la lactancia a la hora siguiente al parto. Es aconsejable que también se les enseñe a las madres cómo se debe dar de mamar al niño y cómo mantener la lactancia", comentó la doctora Marisa Breton, médica neonatóloga de la Fundación Hospitalaria. Y agregó que en cuanto a las posturas no hay una ideal, lo mejor es ir rotando. Aunque sí es recomendable mejorar la postura, la mamá tiene que estar bien sentada y usar almohadones para estar cómoda, los lugares tranquilos son ideales para que esté relajada y pueda amamantar sin sentirse incomoda. Los almohadones para amamantar pueden ayudar a posicionar al bebé en el pecho.

Amamantar causa dolor - Mito

"Cuando el bebé está bien prendido no debería sentirse dolor, y si él mismo queda satisfecho con cada toma quiere decir que está prendiendo bien. Otra manera de darse cuenta es el pezón, si éste no se lastima ni queda deformado cuando se quita al bebe, quiere decir que el amamantamiento es correcto", explicó Breton.

La leche materna, una aliada contra el cáncer de mama - Verdad

Un grupo de investigadores y becarios del Laboratorio de Hormonas y Biología del Cáncer del Instituto de Biología Experimental de Cuyo (Imbecu-Conicet), estudió la relación entre la ingesta de este alimento en la infancia y su incidencia en la formación de tumores mamarios durante la vida adulta. Como resultado de su trabajo en modelos experimentales, los científicos observaron que un consumo apropiado de leche materna durante los primeros años de desarrollo reduciría significativamente las posibilidades de contraer cáncer de mama en etapas más avanzadas de la vida.

"El cáncer no es una enfermedad, son muchas. Se agrupan bajo el mismo nombre, pero es un conjunto grande de enfermedades, y cada una tiene sus características particulares. Hicimos un estudio epidemiológico y descubrimos que había una baja importante en la formación de tumores. Ahora estamos analizando esos tumores biológicamente, y la glándula mamaria desde el punto de vista epigenético, para ver cuáles son los cambios que pueden explicar esta disminución", el investigador independiente del Conicet, Rubén Carón.

Para tener más leche, hay que beber mucha leche - Mito

Es conveniente que la mujer siga una dieta balanceada, pero no hay alimentos que aumenten o disminuyan la producción de leche. Esta se regula en función del vaciado del pecho, no de los alimentos que se ingieran. Es importante además que la madre reciba un buen aporte de agua para compensar el volumen de la misma que el organismo utiliza para la producción de la leche.

La lactancia materna, clave para prevenir enfermedades respiratorias - Verdad

La ONG Red de Enfermería por la Prevención destaca la importancia del amamantamiento natural como método para evitar enfermedades respiratorias en bebés, ya que la leche humana contiene propiedades inmunológicas que ayudan a reducir el riesgo de enfermar y sufrir complicaciones por Virus Sincicial Respiratorio (VSR), principal agente de contagio en menores de dos años. En los casos de niños nacidos por parto prematuro y en condiciones de alto riesgo, está comprobado, también, que la lactancia materna les posibilita salir con mayor facilidad de su estado crítico, superar la inmadurez general con la que nacieron y crecer en buenas condiciones.

Hay que espaciar al menos tres horas cada toma para darle tiempo al pecho a que "se recargue" - Mito

Según la Liga de la Leche, el cuerpo de una madre lactante siempre está produciendo leche. Sus senos funcionan, en parte, como "depósitos de reserva", algunos con mayor capacidad que otros. Cuanto más vacío esté el pecho, más rápido trabajará el cuerpo para reabastecerlo. Cuanto más lleno esté, más lenta será la producción de leche. Si una madre espera sistemáticamente a que se le "llenen" los pechos antes de amamantar, su cuerpo puede recibir el mensaje de que está produciendo demasiada leche y, por tanto, reducir la producción.

Cada vez son más las madres que amamantan a sus bebés durante los primeros meses de vida - Verdad

Según datos brindados por el Ministerio de Salud de la Nación, el 40,5 % de las madres argentinas alimentan a sus hijos menores de 4 meses exclusivamente con leche materna, un 28,5% más de lo registrado en 2007. A los 6 meses de edad, se registró que 30% de los bebés reciben únicamente leche materna. A su vez, 1 de cada 2 niños continúa siendo amamantado al año de vida, mientras que a los 2 años, la tasa se reduce a 1 de cada 4 niños. La Alianza Mundial Pro lactancia Materna señala un aumento en los índices de inicio y prevalencia de la lactancia materna en el mundo, en los últimos 20 años, tendencia que se replica.

Consejos para una lactancia materna exitosa

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia 2015, el Observatorio Chicco presenta algunos consejos a tener en cuenta para conseguir una lactancia materna cuidada y tranquila:

-Alimentar al bebé cada vez que tenga hambre, especialmente durante las primeras semanas, ya que la producción de leche es estimulada por la succión frecuente.

-Amamantar en una posición correcta: para que el bebé sea más hábil para succionar con un mínimo de esfuerzo, es vital que se prenda al pecho de la manera correcta. En este caso, es aconsejable que la mamá seleccione un lugar tranquilo y cómodo, donde se sienta relajada, y encontrar la posición más confortable para ella y su bebé.

-Durante la toma es importante que el bebé se prenda del seno correctamente para prevenir dolorosos tirones de los pezones: Su boca debe estar abierta de tal manera que la boca cubra el pezón por completo y parte de la areola; su nariz y mentón deben de tocar el seno.

-Alimentarlo con los 2 senos en cada comida, empezando con el que terminó en la toma anterior.

-Si la madre es propensa a tener pérdidas de leche entre cada toma, debe usar cascos recogeleche que garantizan higiene, y permiten que la piel respire conservándola seca y saludable.

-Para mantener un buen nivel de producción de leche es importante que la madre beba de 3 a 4 litros de agua al día y que amamante con frecuencia.

Fuente: Archivo - Crédito: OMS

Actividades y campañas

La campaña en el vía pública
La campaña en el vía pública Fuente: Archivo

1- Se presentó la campaña #MasTeta, de concientización disruptiva en la vía pública, que aprovecha la época de campaña electoral y los debates que se generan para utilizar un recurso creativo y así motivar el diálogo, eliminar los estereotipos y hablar de un tema clave para el desarrollo de los niños: dar Más Teta.

La alimentación es uno de los factores claves durante los primeros 1000 días de vida. Este período, que va desde la concepción hasta los dos años de vida del niño, es el que tiene mayor posibilidad de influir en la expresión de los genes que traemos por herencia al nacer. Por lo tanto estos 1000 días representan una ventana de oportunidad para que los niños tengan un crecimiento saludable y alcancen todo su potencial de inteligencia, creatividad, desarrollo emocional, físico, y de salud en general.

2- La campaña #YoMePrendo hace hincapié en la importancia del abrazo entre madre e hijo para la estimulación temprana del bebé, reflejado también en el acto de amamantar. El video de la campaña podrá encontrarse en la fanpage de la marca www.facebook.com/huggiesargentina

Además, en Twitter, Huggies desarrollará una acción de concientización social sobre la importancia de la Lactancia Materna: por cada retweet de los seguidores de la marca, un pañal será donado al Hospital Materno Infantil Ramón Sardá el cual es un Centro Perinatológico de alta complejidad que asiste a 7000 recién nacidos por año y que fue acreditado por Unicef, la OMS y el Ministerio de Salud de la Nación como "Hospital Amigo de la Madre y el Niño" por proteger y apoyar la Lactancia Materna.

Fuente: Archivo - Crédito: OMS

vingrassia@lanacion.com.ar / @vingrassia

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?