Una joya de emperatriz para Beatrice Borromeo

El espectacular regalo que le hizo Carolina de Mónaco a su nuera por su casamiento con Pierre Casiraghi
(0)
10 de agosto de 2015  • 16:24

Durante la boda de Beatrice Borromeo y Pierre Casiraghi , la mayoría de las miradas fueron hacia los cuatro diseños –entre Valentino y Armani- que la periodista italiana lució durante las celebraciones nupciales. Sin embargo, para la ceremonia civil en el Palacio Grimaldi la novia llevó algo nuevo –y azul, y prestado, como manda la tradición- y también muy especial, unos aros salidos de los talleres que servían a la emperatriz Sissi de Austria.

La novia, con su diseño rosa de Valentino, apostó por flores naturales para el pelo y no lució ningún tipo de gargantilla, dejando todo el protagonismo a los aros, que -según el medio alemán Bunte- fue el regalo que Carolina de Mónaco hizo a su nuera para ese día tan especial. La princesa Carolina adquirió el regalo en la joyería vienesa, A.E. Köchert, una casa fundada en 1814 y que es conocida como "la joyería del Emperador", porque era allí donde Francisco I encargaba las piezas para su esposa. A lo largo de los años, la casa elaboró piezas históricas, entre ellas las 27 estrellas de diamantes con las que la emperatriz Sissi se trenzaba el pelo de un modo muy característico, retratado en la mayoría de los cuadros que dan cuenta de la belleza de Sissí.

Los mismos talleres trabajaron para numerosos miembros de la realeza y tallaron, por ejemplo, las piezas para la coronación de Fernando I de Austria, para la princesa María Luisa de Borbón-Parma (madre del rey Boris III de Bulgaria) o Zita de Borbón-Parma (la última Emperatriz y Reina consorte de Austria-Hungría). Esta joyería es además una de las favoritas de Ernesto de Hannover, con cuyos propietarios el Príncipe -y marido de Carolina- guarda una estrecha relación, de hecho en ocasiones ha asistido a eventos conmemorativos de la casa A.E. Köchert.

Los pendientes de Beatrice están compuestos de oro blanco, diamantes y morganita, una piedra preciosa que pertenece a la familia del Berilo, igual que las esmeraldas, por lo que debido a su color rosáceo se conoce como la "esmeralda rosa". Una joya de 13.500 euros que casa a la perfección con el fabuloso diamante rosa en forma de anillo de compromiso que Pierre Casiraghi le regaló a la que ya es su mujer.

Seguramente estos pendientes ya ocupan un lugar preferente en el joyero de Beatrice y serán una pieza que le acompañe el resto de su vida, quizá los podremos ver más adelante en algún Baile de la Rosa o en algún acto de la familia Grimaldi.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.