Un desenlace inesperado para varios caciques del conurbano bonaerense

Fueron derrotados Othacehé, De la Torre, West, Cariglino, Curto, Giustozzi y Espinoza
María José Lucesole
(0)
11 de agosto de 2015  

LA PLATA.- Varios de los históricos jefes comunales del conurbano bonaerense -en especial los alcaldes que se pasaron al massismo o aquellos que del massismo regresaron al kirchnerismo- perdieron la interna, o incluso fueron desplazados por precandidatos identificados firmemente con Daniel Scioli.

En San Miguel, el intendente Joaquín de la Torre (UNA) obtuvo menos votos que el Frente para la Victoria (FPV): allí, se impuso el secretario de Servicios Públicos de la provincia, Franco La Porta, frente al ex futbolista Carlos "Chino" Tapia y al senador Claudio Coll Areco, también postulantes del oficialismo en la interna del FPV.

De la Torre, que no tuvo interna en UNA, quedó habilitado a competir el 25 de octubre. Pero todo indica que el candidato más fuerte será La Porta, el ganador de la interna del FPV.

En Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino (UNA) perdió con Leonardo Nardini, del kirchnerismo. Los dos, no obstante, competirán en octubre para medir fuerzas en las elecciones nacionales.

Similar situación es la de Luis Acuña, en Hurlingham: quedó ratificado como candidato a intendente por el massismo, pero obtuvo menos votos que el candidato del kirchnerismo, Juan Zabaleta, con gran despliegue electoral en ese distrito del conurbano. Ahora, el liderazgo de Acuña está en riesgo.

Acaso mucho más contundente fue la derrota de otros dos barones históricos que estuvieron con Massa: Raúl Othacehé, en Merlo, y Darío Giustozzi, en Almirante Brown.

Othacehé, que finalmente volvió al oficialismo, perdió por más de diez puntos la interna ante Gustavo Menéndez. Así, quedó fuera de la elección general.

Una situación similar registró Giustozzi, que llegó a presidir la bancada del massismo en la Cámara de Diputados. Cayó ante el sciolista y titular del Instituto de Previsión Social bonaerense Mariano Cascallares. Lo mismo le sucedió al intendente Daniel Bolinaga en Arrecifes, que cayó en la interna ante María Picoy Alcobe, madre del sciolista Marcos Di Palma.

En Moreno, Mariano West perdió frente a Walter Festa, de La Cámpora. "No tenemos el número suficiente para participar en las elecciones generales", reconoció West.

No sólo los intendentes identificados con las ideas y venidas al massismo perdieron.

En San Pedro, el intendente Fabio Giovanettoni (FPV) no podrá competir en octubre. En la interna fue superado por Julio Pángaro. En esa ciudad, el candidato más votado fue de Cambiemos, la alianza que integran Pro, UCR y la Coalición Cívica.

En Necochea, José Luis Vidal tampoco estará en la general. En la interna del FPV el vencedor fue Mario Goicoechea. El candidato que obtuvo más votos fue Pablo Aued, de Cambiemos.

En Salto, Oscar Brasca fue superado por Ricardo Alessandro en la interna del FPV.

Saladillo no fue la excepción y el votante eligió la renovación, relegando a Carlos Gorosito. El intendente fue superado en la interna de Cambiemos por José Salomón.

En Nueve de Julio, el voto fue para los nuevos: el intendente Walter Battistella, de Cambiemos, quedó fuera de las generales. Fue vencido por Mariano Barroso.

Tampoco podrá renovar el intendente de Azul, José Inza (FPV). Le ganó al alcalde Hernán Bertellys.

Un caso aparte es el de Hugo Curto: el histórico intendente de Tres de Febrero quedó habilitado para la reelección, pero en el recuento final de votos quedó a sólo dos puntos de Diego Valenzuela, postulante de Cambiemos.

La disputa entre el caudillo local y el historiador y periodista de Pro se terminará de dirimir el 25 de octubre próximo.

Entre los históricos mandamases del conurbano, sin dudas, el intendente que perdió la apuesta más fuerte fue Fernando Espinoza, de La Matanza, el distrito más poblado.

Tras posicionarse como vicegobernador de Julián Domínguez y quedar fuera de la interna, ahora ya no podrá regresar a la intendencia matancera.

Aún resta saber si Espinoza retomará el cargo como presidente del Partido Justicialista. "Un tipo que pierde una elección queda complicado para conducir un partido", dijo una fuente con conocimiento del peronismo.

Si bien a Espinoza aún le quedan dos años de mandato, algunos especulan con que el pragmatismo político definirá otros plazos. "Nunca sucedió un conductor sin poder en el territorio." La fuente, entendida en los manejos políticos de la maquinaria electoral más grande del país, cerró: "Normalmente el que pierde no es jefe".

Dejaron la intendencia otros dos kirchneristas: Lucas Ghi fue desplazado por el hermano de Martín Sabbatella, en Morón, mientras que Darío Díaz Pérez fue superado por el camporista Julián Álvarez, en Lanús.

En Escobar, el funcionario de Desarrollo Social Ariel Sujarchuk se impuso también por un amplio margen en la pulseada interna del FPV contra Claudia Derganz.

Tres históricos en decadencia

Raúl Othacehé

Merlo

Iba en busca de su séptimo mandato, pero perdió en la interna por diez puntos contra Gustavo Menéndez

Darío Giustozzi

Almirante Brown

Tras estar con Massa, volvió al FPV, pero cayó en la interna con el sciolista Mariano Cascallares

Mariano West

Moreno

Con tres mandatos en las espaldas (no fueron todos consecutivos), perdió la interna con Walter Festa, de La Cámpora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?