Suscriptor digital

Tres buenas y dos malas películas de Jake Gyllenhaal

Jake Gyllenhaal junto a Jena Malone en Donnie Darko
Jake Gyllenhaal junto a Jena Malone en Donnie Darko Fuente: Archivo
El estreno de Revancha es la excusa perfecta para darle una mirada a los altibajos en la carrera de un actor sólido
Milagros Amondaray
(0)
24 de agosto de 2015  • 10:29

*TRES BUENAS:

*1. Donnie Darko (2001, Richard Kelly)

  • Con excepción de lo que haría años después con el personaje de Lou Bloom en Primicia mortal, Donnie Darko es una de las interpretaciones más salvajemente diabólicas de Jake Gyllenhaal . El realizador Richard Kelly puso en el centro de la escena a un adolescente con el que no debemos necesariamente empatizar, uno que se cree superior a los pormenores del mundo adulto y que siempre tiene una frase sarcástica a mano. Sin embargo, lo interesante de Donnie es que nunca podremos descifrarlo del todo y que su aparente egoísmo es desplazado sobre el final (o comienzo) de esta historia por una cualidad antagónica. El film de Kelly se resiste a la síntesis, pero podemos decir que la narrativa involucra a un conejo llamado Frank que se le aparece a Donnie para anunciarle el fin del mundo, desestabilizando su ¿perfecta? vida suburbana. Obra de culto con momentos climáticos brillantes como el plano secuencia del corte del director musicalizado con INXS, Donnie Darko es la mejor película sobre el Apocalipsis que hizo Gyllenhaal, ubicada en el extremo opuesto de El día después de mañana. Dato: Maggie Gyllenhaal está hilarante en el papel, justamente, de su hermana.

*2. Secreto en la montaña (2005, Ang Lee)

Con Heath Ledger en una de las escenas más recordadas de Secreto en la montaña
Con Heath Ledger en una de las escenas más recordadas de Secreto en la montaña Fuente: Archivo

  • El rol de Jack Twist en Secreto en la montaña le valió un premio BAFTA y una nominación al Oscar a Gyllenhaal, quien co-protagonizó junto a Heath Ledger una de las historias de amor más trágicas y emblemáticas del cine contemporáneo, basada en la novela corta de Annie Proulx y bajo la dirección de Ang Lee, quien ganaría su primer Oscar por este film. Mucho se ha escrito sobre el descomunal trabajo de Ledger - a quien le tocó el personaje más hermético, contenido y complejo del film -, pero Gyllenhaal está igual de perfecto como el hombre más valiente de esa pareja con destino casi sellado. Ya sea en la escena que les dejamos aquí abajo - donde Jake no dice una sola palabra pero igualmente logra expresar la desilusión amorosa de manera conmovedora - como en el último momento que Jack comparte con Ennis (el de la famosa cita "I wish I knew how to quit you"/"ojalá supiera cómo dejarte"), el actor transmite la verdadera esencia de su personaje, uno que se rehúsa a la conformidad y que se da la cabeza contra la pared de modo continuo con el único objetivo de estar al lado del amor de su vida.

*3. Primicia mortal (2014, Dan Gilroy)

Como Lou Bloom en la gran ópera prima de Dan Gilroy, Primicia mortal
Como Lou Bloom en la gran ópera prima de Dan Gilroy, Primicia mortal Fuente: Archivo

  • Todavía no comprendemos cómo pudo ser que la Academia no lo haya nominado al Oscar este año porque lo cierto es que en Primicia mortal nos encontramos con una de las mejores actuaciones de Gyllenhaal. La ópera prima de Dan Gilroy contaba, a priori, con una premisa interesante. Un poco a la manera de Locke de Steven Knight, el realizador pone el foco en una profesión particular (el trabajo de quienes filman accidentes y los venden a noticieros nocturnos de reputación discutible), y lo hace mostrando el paulatino descenso a los infiernos de ese hombre sin pasado que es Lou Bloom. Gyllenhaal interpreta a esa criatura - a la cual el propio actor emparenta con un venado aguardando su presa - con una malicia que se percibe en su persuasiva verborragia y en su perturbadora mirada que, a diferencia de su trabajo en La sospecha, acá permanece todo el tiempo alerta, sin siquiera un pestañeo. Y más allá de lo anecdótico de la cantidad de peso bajado, la composición del actor excede lo físico y se percibe en el modo tajante y violento con el que se comunica para negociar y alimentar sus ambiciones.

*DOS MALAS:

*1. El Príncipe de Persia (2010, Mike Newell)

Todos cometemos errores. El de Jake fue El Príncipe de Persia
Todos cometemos errores. El de Jake fue El Príncipe de Persia Fuente: Archivo

  • En una entrevista con The Hollywood Reporter, Gyllenhal aludió a uno de sus mayores arrepentimientos en cuanto a decisiones para su carrera. La respuesta fue corta: El príncipe de Persia. "No quiero ofender a nadie de la producción, pero no es algo de lo que esté orgulloso", remarcó. No podemos culparlo porque, como él mismo reconoce, El Príncipe de Persia será la película basada en un videojuego que más recaudó en taquilla, pero es desprolija desde todo punto de vista. No solo pasó por distintos guionistas - finalmente la adaptación estuvo a cargo de tres - sino que al director Mike Newell se lo notó completamente a la deriva en un género que no es el suyo, y que está muy lejos de Cuatro bodas y un funeral y Pushing Tin, dos de sus mejores trabajos. De todas maneras, algo positivo salió de esta película, ya que su fracaso a nivel crítico motivó al actor a dar un salto al cine independiente donde le bastó encontrar un puñado de desafíos para demostrar su indiscutible versatilidad.

*2. Del amor y otras adicciones (2010, Edward Zwick)

La dupla con Anne Hathaway se repite en la no del todo lograda película de Edward Zwick
La dupla con Anne Hathaway se repite en la no del todo lograda película de Edward Zwick Fuente: Archivo

  • 2010 no habrá sido un buen año para él, pero sí fue una etapa bisagra en su filmografía. Luego de El amor y otras adicciones, ese híbrido en donde se reunió con Anne Hathaway tras haber sido pareja en Secreto en la montaña, el actor empezó a meditar mejor sus elecciones y protagonizó una seguidilla de films notables, desde la joyita de ciencia ficción 8 minutos antes de morir de Duncan Jones, pasando por el nervio de End of Watch hasta las dos excelentes colaboraciones con el director franco-canadiense Denis Villeneuve (la mencionada La sospecha y Enemy/El hombre duplicado), Gyllenhall estuvo a la altura de cada disímil personaje que le ponían enfrente. Por lo tanto, mejor olvidarse de esta película de Edward Zwick que pretende ser una crítica mordaz a la industria farmacéutica, un drama romántico con tragedia de por medio, una suerte de screwball comedy pero con escenas de sexo "jugadas", y termina siendo un film vacío que ni Gyllenhall ni Hathaway pueden salvar.

PARTICIPACIÓN. ¿Están de acuerdo con la selección? Los invitamos a sumar sus actuaciones favoritas - y las no tan favoritas - de Jake Gyllenhaal

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?