Suscriptor digital

Se autorizó la primera adopción integrativa

La chica llevará el apellido del marido de su madre
Evangelina Himitian
(0)
21 de agosto de 2015  

La decisión suena, cuando menos, polémica. Una jueza de Corrientes otorgó la adopción de una adolescente al nuevo esposo de la madre, aunque el padre está vivo y se opone. Además, autorizó a la chica a sacar de su documento el apellido paterno e incorporar el nuevo, tal como ella misma se lo pidió a la Justicia.

Se trata del primer caso de "adopción integrativa" que se produce desde la entrada en vigor del nuevo Código Civil. La jueza María Mercedes Sosa, a cargo del Juzgado de Familia N° 2 de Corrientes, echó mano de ese tercer tipo de adopción sobre la que ya existía jurisprudencia y que fue incorporado a la legislación argentina. "El nuevo código incorpora un nuevo tipo de adopción, respondiendo así a una realidad social vigente en nuestro país", dice el fallo.

Aclara, además, que no se trata de la adopción "orientada a amparar a un niño abandonado, sino a su incorporación a una familia en la que su padre o madre han contraído matrimonio y desean que ese hijo de uno de ellos sea un hijo común, un hijo de ambos".

El fallo destaca que no se trata de una decisión arbitraria, sino de un reconocimiento en el plano jurídico de algo que ocurre en la práctica. Sostiene que la nueva legislación no sólo incorporó esta figura de adopción, sino que también colocó en primer plano los derechos de los menores a ser escuchados y tenidos en cuenta en todos los procesos judiciales que los involucren, como sujetos de derecho.

"Tengo 15 años, estoy en cuarto año del colegio -escribió la adolescente en su declaración ante la Justicia, el año pasado-. A mi papá biológico lo conozco, pero muy poco. No me acuerdo muy bien porque lo vi cuando era chiquita. Viví siempre en el mismo lugar con mi mamá y con (su esposo), a quien le digo papá. Tengo muy buen trato, lo quiero como mi papá. Él me crió y cuidó, siempre estuvo conmigo. Estoy muy de acuerdo con ser adoptada por él. Con el apellido que tengo ahora no me siento identificada, me siento identificada con el apellido de él y el de mi mamá. Tengo un hermano menor de nueve años, me llevo muy bien con él", contó.

Pidió también llevar el mismo apellido que su hermano menor, compuesto por el del marido de su madre y el de su madre. La Justicia le dio la razón, aunque al otorgarse el tipo de adopción simple, no se anuló el vínculo jurídico entre el padre biológico y la chica. "Se establece que la adolescente mantendrá subsistente el vínculo jurídico con su progenitor y su familia extensa", dice el fallo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?