Cómo fue el ataque, pocas horas antes de las PASO

Antes de ser herido, Velázquez fue insultado por gente de Milagro Sala
(0)
21 de agosto de 2015  

SAN SALVADOR DE JUJUY .-¡Me duele, me duele!

-¿Qué te pasó? ¿Qué te pasó?

-No sé, está oscuro.

Jorge Ariel Velázquez, el joven radical que murió anteayer en esta ciudad, llegaba al barrio Juan Pablo II, en San Pedro de Jujuy, cuando sintió un impacto en la espalda. No supo distinguir en ese instante qué le había pasado. Al recibirlo en la puerta de su casa, su hermano y su cuñada tuvieron ese intercambio breve de palabras, el último, antes de que Ariel se desplomara.

Era la madrugada del 8 de agosto, el día anterior a las PASO, cuando Ariel volvía de la casa de un amigo a encontrarse con su familia, luego de una jornada de militancia. Cuando lo atacaron, estaba oscuro, un lugar de calles de tierra y techos de chapa, casi sin alumbrado público.

Junto con otros jóvenes, Ariel había estado cerca de allí, sobre la avenida Libertador, en el barrio La Merced -donde además, vivía-, repartiendo boletas del Frente Cambia Jujuy. Estaban, dicen los militantes, en un territorio donde el Frente para la Victoria tiene fuerte presencia.

Esa tarde, mientras todos se distribuían en varios puestos partidarios, personas que vestían camisas de la Organización Barrial Tupac Amaru y que se trasladaban en un vehículo detuvieron su marcha y empezaron a insultarlos a la distancia, según testimonios recogidos. El hecho no era nuevo y en ese momento no pasó a mayores, según dijeron. Las grescas y diferencias entre partidos políticos se multiplicaron en esta campaña.

Ariel fue luego a lo de un amigo. Pasada la medianoche, estaba llegando a lo de uno de sus dos hermanos mayores y de su cuñada cuando fue atacado con un arma de fuego; la bala quedó alojada en una axila, luego de dañar varios de sus órganos vitales. Mientras la Justicia decía inicialmente que sus atacantes pretendían sustraerle sus pertenencias, su núcleo íntimo lo negó. Su celular desapareció en el traslado, tras el ataque; y Ariel, además, tenía plata en el bolsillo, afirmaron allegados de la familia a LA NACION.

Tampoco creyeron la versión de que tuvo un momento de lucidez y de que en el hospital dijo que le habían robado, como figura en el expediente.

Velázquez, de 20 años, estaba cursando el primer año del turno noche, en el Centro de Educación Integrada de Jóvenes y Adultos Germán Abdala, que la Tupac Amaru gestiona con fondos públicos. Se había inscripto allí para poder ser parte del Plan Fines, del Ministerio de Educación, que brinda facilidades para finalizar estudios incompletos. Para ser incorporado, fue "obligado" a firmar una ficha de afiliación al Partido por la Soberanía Popular, que lidera Milagro Sala, revelaron a LA NACION allegados a la familia.

La planilla de afiliación -así como otros documentos que acreditaban la condición de alumno secundario- fue difundida ayer por el propio sector milagrista. Sin embargo, la militancia pública del joven asesinado, como la de parte de su familia, era dentro del radicalismo. Este dato, según fuentes del Frente Cambia Jujuy, "desnuda el posible móvil político del crimen".

Esa ficha, convalidada a través de un documento oficial de la justicia electoral local, que ayer reveló el Frente Unidos y Organizados, tuvo la intención de desmentir a sus adversarios políticos y de desacreditar al senador Gerardo Morales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.