Estrategias educativas más o menos originales

Graciela Melgarejo
Graciela Melgarejo LA NACION
(0)
24 de agosto de 2015  

Nunca se sabe cuándo va a asaltarnos una duda lingüística porque ¿cuándo se termina de aprender la propia lengua? En la casa de quien esto escribe, se nos contaba siempre a los más chicos una anécdota sobre una tía española -o quizá fuera una vecina- que, cada vez que el hijo se portaba mal, le decía: "¡Mira que te * degollo!" Gracias a ese cuento burlón, aprendimos temprano que el verbo degollar es irregular y se conjuga como el verbo contar.

Por supuesto, no era ésa la única estrategia educativa familiar, pero es cierto que, al recibir una de las últimas comunicaciones de Fundéu, el recuerdo volvió fresco, risueño y pimpante a la memoria. Es que Fundéu dice que "el verbo degollar es irregular y se conjuga como el verbo contar, de modo que lo adecuado es degüella, no degolla".

Lamentablemente, el uso de este verbo y también el de decapitar se han vuelto muy frecuentes en los últimos tiempos en los medios periodísticos; en los gráficos, aparece "un uso inapropiado de algunas formas del verbo degollar: «El Estado Islámico degolla a 9 islamistas y lapida a otro por violación en Siria»".

Para una mejor explicación, Fundéu se remite al Diccionario panhispánico de dudas: "degollar, que significa cortar la garganta o el cuello a una persona o animal', es un verbo irregular. Así, algunas de sus formas de imperativo y del presente de indicativo y subjuntivo presentan el diptongo ue, escrito con diéresis en la u, en vez de la o ( degüello y no degollo). Esto sucede porque la o de esas formas, que era una vocal breve y tónica en latín, dio como resultado un diptongo en su evolución al castellano". En el ejemplo anterior, lo correcto es: "El Estado Islámico degüella a 9 islamistas y lapida a otro por violación en Siria".

En un momento tan activo de nuestra lengua, con tantas incorporaciones diarias de extranjerismos y tecnicismos, no es raro que haya dudas a cada paso. Algunos lectores han consultado sobre la forma correcta de escribir la palabra inglesa drone en español. Justamente, la Academia lo resolvió en la 23» edición del Diccionario en papel, es decir que si solo se consulta la última versión del DRAE en línea no se resolverá nunca el acertijo.

En cambio, en el papel, dron (plural drones) es la entrada correspondiente a la adaptación del sustantivo inglés drone (zángano'), para referirse a una aeronave no tripulada'. De manera que esta duda ya está resuelta, y lo estará más cuando la 23» edición estétambién en línea.

Con respecto a otra consulta de lectores de Línea directa sobre la palabra francesa ballottage -también de uso frecuente en tiempos de elecciones- hace bastante que RAE la castellanizó como balotaje. Ahora bien, para muchos hispanohablantes esta adaptación suena "muy" del español de España y se niegan a utilizarla. Respetemos el libre albedrío, pero respetemos también la ortografía: si vamos a usar la palabra francesa, escribamos entonces ballottage en bastardilla o cursiva o itálica, porque ésa es la regla en español para las palabras extranjeras que no están castellanizadas.

Como dice también el DPD, "no son admisibles grafías híbridas como * ballotaje o * balottage, que no son ni francesas ni españolas", aunque la recomendación final es usar la expresión española segunda vuelta, esa misma que conocemos desde siempre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.